Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los nuevos VAMTAC ST5 de la Fuerza de Guerra Naval Especial

La unidad de operaciones especiales de la Armada española acaba de recibir varios vehículos todoterreno Urovesa VAMTAC ST5 especialmente modificados para llevar a cabo su cometido, potenciando las capacidades de transmisión y recepción de información y la explotación de sensores.

La FGNE (Fuerza de Guerra Naval Especial),  creada en 2009 sobre la base de la UOE (Unidad de Operaciones Especiales) del TEAR (Tercio de Armada) y la UEBC (Unidad Especial de Buceadores de Combate), está en proceso de aumentar de una forma muy discreta su personal, ya que aquí prima el criterio calidad sobre cantidad, e incorporar equipos de última tecnología.

Así, actualmente la Fuerza, al igual que el TEAR, está sustituyendo sus todoterrenos 4x4 Hummer de origen norteamericano por los modernos y mucho más protegidos VAMTAC (Vehículo de Alta Movilidad Táctica) ST5, que fabrica Urovesa en su nueva planta de Valga (Pontevedra). defensa.com ha tenido la oportunidad de ver los nuevos ST5 de la FGNE de máxima protección BN3, o STANAG 4569 según la OTAN, que cuentan con varias mejoras que facilitan la labor de esta unidad de operaciones especiales. Estamos ante la versión Alfa Comunicaciones, variante que  incorpora equipos adicionales de trasmisiones para operar en las bandas militares: VHF, HF y UHF, así como comunicaciones satélite que aseguran las comunicaciones en todos los casos. Así mismo, para emitir/recibir con estos equipos, estos VAMTAC ST5 cuenta con tres antenas de radio en su parte posterior.

Aunque el ST5, al igual que todos los del TEAR, tiene la capacidad VSP (Vadeo Sin Preparación), que le permite vadear una profundidad de hasta 1,5 metros sin preparación alguna, gracias a su estudiada estanqueidad y su snorkel que facilita el aire al motor Steyr Diesel de 272 CV de potencia y 3.200 cm3 con 6 cilindros en línea,  esta variante cuenta con baterías auxiliares, colocadas en el compartimento de carga, que alimentan los equipos de comunicaciones evitando el uso de las baterías propias del vehículo y su posible descarga. También incluye en el techo dos antenas de emisión/recepción a través de satélites, ya sean militares o civiles, así mismo dispone de la preinstalación para la colocación del sistema ROVER (Remotely Operated Video Enhanced Receiver).

Otra de las diferencias que se aprecia en la parte derecha delantera del techo de los vehículos es que cuenta con un soporte para llevar las eficaces cámaras térmicas electrópticas Coral, que suministra a las FAS (Fuerzas Armadas) españolas la multinacional israelí Elbit Systems. Este sistema aumenta mucho la capacidad de obtención de inteligencia, una de las principales misiones de esta discreta y sigilosa fuerza de élite.

Obviamente este soporte-sensor no impide, como pudimos ver, llevar  en el techo los tradicionales inhibidores de señal, y  los afustes de armamento 

en los que estaban montados, en el primero una ametralladora Browning M2 de 12,70 mm, y en el segundo un lanzagranadas Santa Bárbara Sistemas (actualmente General Dynamics European Land Systems (GDELS)) LAG-40 de 40 mm. Destacan también en ambos vehículos los soportes interiores para el armamento de los cuatro militares que puede transportar sentados, además del que empuña la ametralladora/lanzagranadas del techo, y las troneras sitas bajo las ventanillas en todas las puertas del vehículo para utilizar desde ellas las armas individuales.

Además de esta versión del ST5 porta-armas, la FGNE cuenta también con otras variantes de este vehículo estandarizado en las FAS españolas, como la de ambulancia, que cuenta con un sistema de presurización de puertas que permiten la estanqueidad del compartimento sanitario. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Dos de los nuevos VAMTAC ST5 del FGNE. Foto: Julio Maíz/defensa.com.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.