Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Real Marina de Marruecos se interesa por los submarinos griegos

Desde hace años la Marine Royale (MR) de Marruecos está buscando dotarse de submarinos, la última noticia que reflejan medios alhuitas es este sentido es el interés por los griegos de tipo 209/1100, construidos en Alemania y que los helenos podrán tener en venta. Hablamos de los veteranos submarinos del Tipo 209/1100. La noticia saltaba tras la visita realizada el pasado día 11 de abril a la principal base naval de la armada griega, la de Salamis, por parte de los comandantes de las fragatas de la AR Tarik Ben Zyad (613) y Sultan Moulay Ismail (614), que como ya informó defensa.com están operando este mes en el Mediterráneo.

 

Durante el tour a Salamis los mandos marroquíes pudieron ver los submarinos helenos y visitar unos de los más modernos, en concreto el del tipo 214 Papanikolis, que da nombre a su clase. En esa misma base también estarían las tres veteranas unidades del tipo 209/1100 que los griegos están en proceso de dar de  baja, de hecho el primero de los cuatro adquiridos, el Glavkos, se dio de baja en 2011 y muy posiblemente tendrán  consideración de material enajenable tras la incorporación de los cuatro del tipo 214.

 

Se ha de destacar que ambos se corresponden a modelos diseñados y fabricados o cofabricados (en el caso de los 2014) por la empresa naval alemana ThyssenKrupp Marine Systems (TKMS). La  Marina de Marruecos está dando pasos para instruirse en este campo, a finales de 2015 supimos que uno de sus oficiales estaba realizando el curso de submarinos en el denominado Centro Addestramento Sommergibili de la Marine Militare (MM) situado en la Estación Naval del Mar Piccolo (Taranto-Italia).

 

Aunque en este caso concreto hablamos de una conjetura, todo indica que la MR estaría intentando dotarse de varios submarinos, parece lógico que en principio se adquieran solo de dos o tres, que aseguren tener al menos permanentemente en operaciones uno, o listo para actuar. Se ha de recordar que hablamos de un sistema muy caro tanto de adquirir como sobre todo de sostener, y más para un país que tendría que depender del país/fabricante foráneo para las tareas de mantenimiento, como las de la gran carena.

 

Una de las opciones sería dotarse con el modelo ofrecido por el consorcio Rosoboronexport, que sería alguno de los de la clase Amur,  la designación de exportación de la nueva clase Lada, que a su vez es una versión mejorada de los conocidos submarinos Kilo, a los que se les puede dotar de  propulsión Air-Independent Propulsión (AIP).

 

Respecto a los modelos occidentales, están las opciones francesa y holandesa, que intentarían vender sus respectivamente sus submarinos convencionales de la clase Scorpene que ofrece la DCNS gala, o el proyecto que está poniendo en marcha la empresa de construcción Damen Schelde Naval Shipbuilding (DSNS), en conjunción con la sueca SAAB. La otra opción sería algún diseño de la alemana TKMS, de hecho la formación que se da en el citado Centro de Adiestramiento de Submarinos de Taranto, se dirige en parte al manejo de los clase Todaro, que son los TKMS de tipo 212 adaptados a los requerimientos de la MM.

 

En caso de optar por la opción alemana, si sería factible que la AR adquiriese al menos una de las unidades griegas, tras la preceptiva gran carena y modernización parcial, para irse entrenando en dichas técnicas de guerra naval mediante una nave con tecnología de TKMS. En su momento la armada de Malasia realizó una operación similar con Francia, ya que en 2005 alquiló al antiguo submarino francés Ouessant (S623)  a fín de entrenar a sus marinos, cara a operar posteriormente los dos modernos de la clase Scorpene que recepcionó en 2009, tras ser construidos por la DCNS y la empresa española Navantia. (Julio Maíz Sanz)

 

Fotografía: Marinos de la AR bajando del submarino S-120. Foto: Marocco Navy.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.