Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Navantia evacúa a su personal de Venezuela por la crisis política

La empresa naval española Navantia ha ordenado salir provisionalmente de la nación caribeña  a los cuatro técnicos que trabajaban en el programa de construcción del patrullero “Comandante Eterno Hugo Chávez”, que se ejecuta en la localidad de Puerto Cabello (Estado Carabobo).

Según explicó Navantia no se trata de una retirada de apoyo, como ha manifestado un importante periódico español, sino una retirada temporal de los técnicos españoles que se encontraban en Venezuela por razones de seguridad y siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Exteriores de España.

“La retirada del personal de Navantia, no supone ningún cambio en nuestra postura de apoyo al programa que en los últimos meses ha entrado en su última fase de pruebas de mar como paso previo a la entrega, es decir está casi finalizado”, según fuentes de Navantia. 

Sobre el terreno, queda personal técnico subcontratado por Navantia en el país para continuar con los trabajos, que se realizan en las instalaciones de la empresa venezolana Diques y Astilleros Nacionales (Dianca). La construcción del BVL  “Comandante Eterno Hugo Chávez”, que lleva en su casco el numeral de la Guardia Costera GC-24, es un símbolo de la cada vez más degradada situación que ha vivido Venezuela en los últimos años. Estamos ante el último patrullero de los ocho encargados (cuatro oceánicos y cuatro designados como BVL (Buque de Vigilancia Litoral)) encargados en noviembre de 2005 por el entonces Gobierno de Hugo Chávez a Navantia, tras el acuerdo con su colega español José Luis Rodríguez Zapatero, tras múltiples gestiones comerciales, que cerró el entonces  ministro de Defensa de España, José Bono.

Venezuela quiso construir el último de los BVL, a diferencia de los siete anteriores, que se construyeron en los astilleros gaditanos de Navantia de Puerto Real y San Fernando, en la citada instalación de Dianca  de Puerto Cabello. Aunque la construcción de estos patrulleros por parte de Navantia se sustanciaba en menos de tres años, la de la última unidad de la clase “Guaicamacuto”, el “Comandante Eterno Hugo Chávez” se alarga ya más de una década. Se inició en 2008 y no fue botado hasta 2014, y eso teniendo en cuenta que la mayoría de los bloques se fabricaron por parte de Navantia en España, mientras que en el astillero de Dianca, filial de la petrolera estatal PdVeSA, se centraron en ensamblarlos, con asistencia de los referidos trabajadores de la naval española.

En todo caso Navantia continúa prestando plenamente la obligación contractual asumida con el Gobierno de Caracas, antes de las sanciones internacionales, dado que manifiesta que “En cualquier caso mantenemos varias personas subcontratadas de Venezuela que continúan el ritmo de trabajo necesario”.                                                                  

La situación en Venezuela se ha vuelto cada vez más peligrosa ante la violenta represión desatada por el Gobierno de Nicolás Maduro contra la oposición, que han causado la muerte de 43 personas, la mayoría de ellas a manos de las fuerzas de seguridad y los paramilitares chavistas. La actual crisis se produce tras la renovación del cargo del presidente Maduro, tras unas elecciones consideradas  fraudulentas por la oposición y la mayor parte de la comunidad internacional, lo que, según marca la Constitución de Venezuela, ha conllevado a anularlas y nombrar presidente provisional al actual presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, hasta la convocatoria de nuevas elecciones con garantías democráticas. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El BVL “Comandante Eterno Hugo Chávez”.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.