Jueves, 18 de agosto de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

A 16 días de su captura, el pesquero chino Lu Rong Yuan Yu 606 aún no fue presentado por la Armada a la Justicia uruguaya

El pesquero chino Lu Rong Yuan Yu 606, dedicado a la pesca del calamar, fue detenido por  el navío uruguayo ROU 23 Maldonado el pasado 5 de julio en un confuso episodio (ni los reflectores necesariamente usados para la faena pesquera, ni las bandejas y demás artes de pesca estaban extendidas), tras diversos sobrevuelos de un bimotor Beechcraft B-200 del Comando de Aviación Naval e intentos nocturnos sin resultado.

En dichas tentativas, los tripulantes chinos aducen que el ROU 23 Maldonado  de la Armada Uruguaya no se habría identificado ni mantenido sus luces y AIS activos, por lo que sus efectivos aproximándose al potero habrían generado una actitud aprensiva a los marinos asiáticos, que decidieron poner rumbo a Montevideo rápidamente.

Los marinos uruguayos, evaluando esta actitud como "fuga", y aparentemente, confundiendo el despliegue de una denominada ancla de capa (dsipositivo  para disminuir la velocidad ante clima hostil) finalmente abordaron al potero ya en horas del día, no constatando captura alguna. No obstante, tras comunicar sus primeras impresiones al Comandante de la Flota, contralmirante Mario Vizcay, éste ordena la continuación del procedimiento y la conducción del barco a Montevideo.

Una vez arribados al puerto de la capital uruguaya embarcación y tripulantes, tras una nueva inspección- que nada constata- de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA) quedan a cargo de la Prefectura Nacional Naval, una suerte de Guardia Costera integrante hace medio siglo de la Armada, la cual, a su vez, debe preparar las pruebas para la Fiscalía, las cuales, llamativamente no fueron aún entregadas al Ministerio Público.

Si bien aparecen en la segunda verificación 11 toneladas de calamar, seguidamente se comprobaría que  habían ya sido industrializadas, por lo cual, no fueron pescadas en aguas territoriales ni la zona económica exclusiva del Uruguay, lo cual diluiría cualquier posibilidad de constituir un caso judicial. Según ha trascendido, en vísperas de que la Cámara de Agentes de Pesqueros Extranjeros y otras entidades navales mantengan reuniones al más alto nivel con jerarquías navales y ministeriales, las autoridades uruguayas buscarían una fórmula "sin vencedores ni vencidos" en este diferendo para que el pesquero vuelva a navegar sin tener que el gobierno local pagar costos políticos previsibles.

Esto debería culminar, se estima, con profundos cambios en la interna de la Armada, ya que la posición del Comandante de Flota, contralmirante Mario Vizcay, quedó fuertemente comprometida, mientras que, desde Prefectura Nacional Naval se evaluaría volver a incluir en las tripulaciones de patrulla a alguno de sus efectivos, como lo fue hasta hace años, ya que la función de la detención de navíos mercantes o de pesca, excepto en contados casos,  se evalúa una tarea de índole policial más que militar, lo que caracteriza usualmente a este cuerpo. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.