Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El ministro de Defensa y senadores sobrevuelan el mar uruguayo retomando la necesidad de adquirir OPV

El ministro de Defensa de Uruguay, Javier García, sostuvo que impulsará un diálogo político, para acordar el acceso a navíos OPV para la Armada. El jerarca junto al comandante de la Armada , almirante Jorge Wilson, y los senadores Guido Manini Ríos y Gustavo Penadés, de la  Comisión de Defensa del Cuerpo Legislativo, sobrevolaron buena parte del mar territorial uruguayo a bordo del Beechcraft B- 200T  Armada 871.

“Fuimos a ver aquello que los ojos no permiten ver desde la costa, lo que está no digo escondido, sino fuera de nuestro alcance. Estuvimos en la zona Delta, frente a la zona de Piriápolis (próxima a Punta del Este). Hay una ciudad, pueden llegar a haber 9000, 10000 personas que están en 200, 300 barcos por día. Están ahí esperando o reposición de víveres o haciendo mecánica, etc.”, explicó el ministro.

Agregó que “todos los días tenemos 10.000 personas allí que tenemos necesidad de ejercer la protección, el cuidado y también de evitar que se desarrollen allí actividades que no sean ilícitas, o que se perjudique el medioambiente. La única forma de hacerlo es con la Armada, hoy lo vimos volando pero también eso habla de las necesidades que tenemos de reposición de equipamiento para poder ejercer la soberanía”.

Acerca de si está controlada la zona, respondió “es muy difícil… por falta de equipamiento para estar allí. Uno sobrevuela, ve lo que necesita el barco para poder estar allí y ejercer también tareas policiales, es decir, cuidar que no se destruya el medioambiente, de que no hayan actividades ilícitas y que todo lo que se desenvuelva allí sea dentro del marco de las normas”.

"En los corredores, por año, 340.000 buques pasan por año frente a las costas del Uruguay. Imaginemos lo que significa eso en tránsito, en personas, en comercio sin duda ninguna, pero también en custodia ambiental, en protección de los recursos naturales ;para eso se requieren barcos, no hay otra forma”, advirtió.

"Esta es una inversión que todos tenemos que asumir porque sino estamos regalados, totalmente regalados”

“Vamos a tener que avanzar en lo que significa equipamiento para las patrullas oceánicas. Yo quiero allí tener la capacidad de tener un encuentro y un diálogo político que permita que haya un acuerdo, una política de Estado para que todos los partidos políticos, oficialismo y oposición , podamos ponernos de acuerdo para una compra que no es para el gobierno, que va a durar 20 o 30 años”, enfatizó.

Recordó que “ en el 2014 hubo una declaración de todos los partidos políticos en el Senado que acordaron la compra de esos patrulleros, dijeron «estamos de acuerdo, el Uruguay los necesita». 2014, ya siete años. Por diferentes circunstancias no se pudo, las que fueren, no importa. Lo que importa es mirar para adelante y ponernos de acuerdo, revalidar ese acuerdo para decir tenemos necesidad de cuidar nuestra soberanía, de que no nos roben recursos naturales, de cuidar el trabajo de los uruguayos, la producción que se puede obtener, que es salario, pero al mismo tiempo recursos naturales, ecología, es decir, ser más soberanos y proteger más lo nuestro".

Pese al acuerdo de 2014, y no obstante la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró dispuesta a negociar- durante una visita presidencial a Europa en 2017- con el entonces presidente uruguayo Tabaré Vázquez(que no tenía el tema presente), al respecto de posibles contrapartidas, debido a que la Armada  había comunicado sus preferencias claras por las OPV Lurssen, seguidas de las también germanas Fassmer, el actual gobierno prefirió barajar de nuevo el tema y convocar a todos los fabricantes a la mesa de negociaciones, lo que puede extender el tema durante años, asunto delicado en una Armada sin mayores medios que la escasa flota aeronaval y alguna unidad costera, sin siquiera sensores costeros.

Además, debido al enorme peso de China, como mayor socio comercial uruguayo ,con una balanza mucho más favorable al país sudamericano, de haber una licitación formal o concurso de precios, podrían registrarse presiones a favor de la opción asiática-técnicamente la menos apreciada por la Armada, por temas de calidad y durabilidad- difíciles de procesar, especialmente debido a las bajas cotizaciones y a las usuales condiciones de pago chinas, mientras aún pasarán algunos años, más que críticos respecto a la efectiva protección ya no de la Zona Económica Exclusiva del mar territorial uruguayo, sino inclusive del área costera. Así las cosas, de no mediar una esquiva donación desde países amigos (algo se habló, años atrás de dos unidades Clase Hamilton ex USCG) no habría OPVs uruguayas navegando hasta principios de 2028.

Ante este cuadro, muchos observadores se preguntan si no hubiera sido lo más conveniente, seguir conversando con Alemania, ajustando al máximo términos de intercambio y apostando ,quizá a las variables germanas de eslora algo mayor, 85 o 90 metros de eslora, de prestaciones prácticamente imbatibles. Por el momento, se recibirían tres unidades de la Clase Protector estadounidenses para paliar considerablemente  el déficit de cobertura costera, las cuales navegarían al menos hasta que sus motores MTU - de costoso mantenimiento para el acotado medio local- demanden una inspección mayor, las cuales frecuentemente Uruguay tiene dificultades en financiar. (Javier Bonilla)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.