Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Armada Nacional Uruguaya recuerda al héroe de la tragedia naval que determinó modernizar sus medios, denominando su base principal

A 70 años del naufragio que determinó la urgente compra de helicópteros y lanchas la Armada Nacional Uruguaya coloca una placa recordatoria al líder del desesperado intento de rescate entonces, en su base del puerto de Montevideo, que ahora lleva su nombre, en presencia de las más altas autoridades navales y ministeriales.

La conocida como Tragedia del Isla de Flores se produjo en agosto de 1954, en el duro invierno austral, al no poderse auxiliar al navío de este nombre ni con medios de superficie ni con aeronaves convencionales -navales o de la Fuerza Aérea- falleciendo 14 personas por falta de medios adecuados de rescate. Fue un hito en la historia de las Fuerzas Armadas Uruguayas,  el desafío no pudo ser enfrentado con la eficacia requerida, a pesar de numerosos y heroicos intentos. Tras su desenlace, perdieron la vida, entre todas las víctimas, también 7 efectivos de la Armada, encabezados por el Teniente de Navío Carlos Machitelli, cuyo nombre hoy denomina al área naval de la zona portuaria montevideana.

Luego de la evaluación crítica de aquel hecho, tanto la Armada como la hacía poco tiempo creada Fuerza Aérea decidieron encomendar sendos helicópteros Bell 47, cuya incorporación fue muy oportuna luego para paliar los efectos de inmensas inundaciones que asolaron el país en 1959. Asimismo, se dotaba a la entonces Prefectura Marítima de lanchas adecuadas.

El "Isla de Flores" había encallado durante una fortísima y larga tormenta en la formación  rocosa cubierta por arena, denominada "Banco Inglés", que se extiende a algunas millas de la costa al este de Montevideo, adonde no pudieron llegar ni los principales buques de la flota, ni otros civiles y tampoco los kits de socorro lanzado desde aeronaves-de la Armada y la Fuerza Aérea- pudieron ser alcanzados. Por ello, pese al abordaje logrado por miembros de la misma Armada en una  primera instancia, nada se pudo hacer.

Los especialistas de la época fueron unánimes en establecer que de haber dispuesto de helicópteros y quizá lanchas apropiadas el resultado de la tragedia hubiera sido completamente diferente. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.