Domingo, 29 de mayo de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Así emplearán los helicópteros de las Fuerzas Armadas del Perú los gobiernos regionales

El Ministerio de Defensa del Perú suscribió con los Gobiernos Regionales de Ayacucho, Cusco, Huancavelica y Ucayali, convenios de cooperación que les permitirán disponer de horas de vuelo de las aeronaves de las Fuerzas Armadas, principalmente helicópteros.

Será para atender, única y exclusivamente, emergencias, realizar evacuaciones aeromédicas y trasladar ayuda humanitaria en sus respectivas jurisdicciones. Los convenios, a los que en breve se sumarán los Gobiernos Regionales de Apurímac y Junín, regirán hasta el 31 de diciembre de este año, habiéndose establecido la opción para renovarlos de cara al 2023.

El despliegue de estas aeronaves, como informamos en su momento en defensa.com, no afectará las capacidades operacionales de las Fuerzas Armadas, siendo los gobiernos regionales quienes asuman los costos de operación por hora de vuelo. De otro lado, las tripulaciones aéreas podrán incrementar sus horas de vuelo y por tanto estar mejor entrenadas.

Las naves, se desplegarán de acuerdo con los requerimientos y necesidades de las regiones, y operarán desde bases aéreas o instalaciones militares donde, además de ser debidamente custodiadas, tendrán acceso a combustible, soporte logístico y mantenimiento. Su uso será racionalizado

Las aeronaves a desplegar serán principalmente helicópteros del Tipo Mi-17-1B y Mi-171Sh/Mi-171Sh-P Hip H, las cuales tienen un costo de operación de unos 4.880 dólares por hora de vuelo, que será cubierto inmediatamente por las regiones en función a la cantidad requerida de horas y a medida que sean utilizadas.

Propuesta Polémica

A inicios de febrero, el Presidente Pedro Castillo anunció que, a cada región del país, se le asignaría un helicóptero con la finalidad de que pudieran movilizarse para atender los casos de emergencia de sus localidades. La propuesta - con evidente tinte demagógico y populista, y que implicaba desplegar de forma permanente al menos 24 helicópteros a costo del Estado – fue calificada por diversos especialistas como inviable.

La forma como estaba planteado el despliegue iba a generar una merma  en las capacidades operacionales y de respuesta esencial de las Fuerzas Armadas, y por ende de su capacidad disuasiva, e iba a requerir un incremento en el presupuesto de operaciones con el cual cubrir, entre otros aspectos,  el alojamiento y viáticos de al menos dos tripulaciones aéreas (piloto, copiloto, ingeniero de vuelo y mecánico de abordo) y dos de mantenimiento, sumado a los equipos de apoyo en tierra, herramientas y un stock de repuestos mínimo. Por si fuera poco, no se consideró un factor clave: ninguna de las regiones dispone de hangares y no en todas existe la disponibilidad de combustible Turbo Jet A-1, lo que implicaba que este debía ser trasladado, con el alto costo asociado, desde las Refinerías de “La Pampilla” (Callao) o Talara (Piura).

Desatada la polémica, el Ministerio de Defensa presentó ante la Comisión de Defensa, Orden Interno, Desarrollo Alternativo y Lucha contra las Drogas del Congreso, el Proyecto de “Asignación de Helicópteros para las Regiones”, mediante el cual se contemplaba desplegar 12 helicópteros a ubicaciones que cubrirán por completo los requerimientos de las regiones.

La propuesta, elaborada por el Comando Operacional Aéreo (COA) – ente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas encargado de planificar y dirigir las operaciones aéreas - en base a criterios estrictamente técnico-operacionales, contemplaba que el Comando Operacional del Norte – CON) contaría con una nave en Piura, una en Bagua (Amazonas) y una en Trujillo (La Libertad); mientras que el del Sur (COS), dispondría de otras tres: una en Arequipa, una en Cuzco y una en Puerto Maldonado (Madre de Dios).

Por su parte, el Comando Operacional de la Amazonia (COAM), en Iquitos, dispondrá de una nave, que eventualmente podría ser remplazada, de acuerdo con los requerimientos operacionales, por un Viking DHC-6-400 Twin Otter, mientras que el de Ucayali (COU), en Pucallpa, o bien en Tarapoto (San Martin), dispondría de una nave. El Comando Especial del VRAEM tendría a su cargo dos: una en Pichari (La Convención, Cuzco) y una en Satipo (San Martin) y el Comando Operacional del Centro (COC), en Lima, dispondría de dos.

Finalmente, se optó por aplicar, algo que debió hacerse desde un inicio, la fórmula utilizada desde mediados de 2018 en los Convenios de Cooperación con el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS), que permitió crear el Programa de PIAS Aéreas, y con el Seguro Social de Salud (ESSALUD) para el traslado de personal, material e insumos médicos a nivel nacional. (Alejo Marchessini, Corresponsal de Grupo Edefa en Lima).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.