Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

623 militares han desertado en el gobierno de López Obrador

La deserción de miembros del Ejército, Fuerza Aérea y la Marina sigue afectando a las Fuerzas Armadas mexicanas, aunque con una incidencia mucho menor en comparación con las anteriores administraciones, en las que las bajas por este motivo sumaron cientos de miles, sobre todo en el Ejército y Fuerza Aérea. En enero de este año legisladores federales solicitaron al Ejército, a la Fuerza Aérea ya la Armada de México actualizar y dar a conocer las cifras sobre el número de militares y marinos desertores en el actual gobierno. El objetivo de los diputados era conocer la incidencia de este fenómeno y saber cuáles son las para rastrear de manera especial a los ex integrantes de los cuerpos de fuerzas especiales que han desertado en los últimos cinco años.

La solicitud fue hecha el pasado 17 de enero, porque consideran que la cantidad de militares existente debería ser mayor al promedio que hay en otras fuerzas armadas del continente, en países como Colombia, Venezuela, Uruguay y Ecuador, que tienen en promedio un soldado por cada 7,1 habitantes, mientras que en México hay un soldado por cada 10.4 habitantes. Los diputados indican en el texto dirigido a los titulares de la Marina y el Ejército, que la sobrecarga de funciones y misiones de seguridad encomendadas a las tropas, las presiones a las que son sometidas y su cercanía con los grupos del crimen organizado son algunas de las posibles causas de la deserción en las filas castrenses.

Como contexto estadístico para formular la solicitud, los legisladores citaron datos sobre la cantidad de soldados y marinos que había en México en 2017 a partir de datos de la Secretaría de Hacienda, encargada de fijar el presupuesto que recibirá cada dependencia del gobierno federal durante el año fiscal en curso.

Los datos aportados por los diputados fueron tomados del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2017, en donde se señala que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que engloba al Ejército ya la Fuerza Aérea Mexicana, estaba integrada por 215. 276 elementos, y la Secretaría de Marina (Semar) por 65.605 efectivos, para sumar un total de 280.881 integrantes.

Con una plantilla orgánica integrada por 215.243 elementos registrados este año ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) documenta en sus bases de datos 5.786 bajas desde el inicio del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. De esta cifra, 569 corresponden a militares que han desertado entre el 1° de  enero y el 30 de junio de este año. El grueso de los desertores eran elementos de tropa; Soldados, Cabos, Sargentos Segundos y Sargentos Primeros. Les siguen en la lista los oficiales (Subtenientes, Tenientes, Capitanes Segundos, Capitanes Primeros) y solo un jefe (Mayor). No ha habido bajas de Tenientes Coroneles, de Coroneles y mucho menos de Generales.

Los datos de la Sedena indican que de los 569 militares desertores, 271 eran Soldados, 144 eran Cabos, 51 eran Sargentos Segundos, 14 eran Sargentos Primeros, 32 más eran Subtenientes mientras que 53 eran Tenientes, 1 era Capitán Segundo, 2 eran Capitanes Primeros y uno más era Mayor. Las cifras de la Sedena no muestran en qué meses se produjeron las deserciones y solo presentan datos hasta el 30 de junio. En comparación, durante todo 2018 desertaron 1.319 elementos del Ejército y Fuerza Aérea, en un universo en el que la Sedena tuvo 12.763 bajas por diversas razones.

En cuanto a la Marina-Armada de México (Semar), esta reporta 66 mil 505 plazas para este año y sus bases de datos, también actualizadas al 30 de junio, revelan que de sus filas han desertado 54 elementos en lo que va del primer año de gobierno de López Obrador.

Al igual que en la Sedena, la mayor parte de los desertores corresponde a la marinería, a las clases y algunos oficiales.  En el caso de la Marina las deserciones más numerosas se dieron en los primeros tres meses del gobierno lopezobradorista y continuaron con menor frecuencia en el segundo trimestre del año. En detalle, en los primeros tres meses de la administración del presidente López Obrador y del almirante José Raúl Ojeda, desertaron 39 elementos; 10 en enero, 11 en febrero y 18 en marzo.

De los 10 primeros, 1 era Teniente de Corbeta, 2 eran Terceros Maestres, 2 eran cabos y 5 eran Marineros. En febrero desertaron 11 elementos, de los cuales 1 era Teniente de Navío (el del mayor grado en todo el registro), 3 eran Terceros Maestres, 3 más eran Cabos y 4 eran Marineros.

En marzo desertaron 18 elementos más; 2 eran terceros Maestres, 6 eran Cabos y 10 eran Marineros, de acuerdo con los datos de la Semar. Además, las deserciones continuaron en abril, mayo y junio, con 9, 5 y 1 casos. Para julio y agosto las cifras aparecen en ceros.

Las tres bases de datos de la Marina sobre este tema son incompletas y confusas. En el micrositio de Transparencia Focalizada se puede acceder al apartado Bajas del Personal Naval, el cual muestra cuatro entradas a documentos en formato PDF que compilan cifras de la administración el presidente Enrique Peña Nieto y una más con datos del actual gobierno.  Ninguna de las entradas, incluida la de López Obrador, muestra, entre las 10 categorías de baja, la de deserción. En la parte baja de la página de Transparencia existe un apartado especial sobre Deserciones del Personal Naval, creado por la secretaría tras una discusión en la Cámara de Diputados acerca de la falta de información sobre el tema.

Esta base de datos señala que en 2016 hubo 377 deserciones que, sumadas al total registrado en el sexenio de Peña Nieto dan 2.342 bajas por este motivo en la Marina en su administración. Sin embargo, esa base de datos no coincide con información entregada por la Semar vía el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), en la cual se le solicitaron las cifras de deserción entre diciembre de 2000 y el 31 de diciembre de 2017. En la respuesta entregada, la Marina indica que en 2016 hubo 398 deserciones.

En cambio, en la base de datos de la dependencia elaborada en formato Excel se señala que en 2016 desertaron 377 elementos de la institución. La diferencia es de 212 elementos.  En todo caso las deserciones de Marinos con Peña Nieto y bajo la conducción del almirante Vidal Soberón Sanz, fueron de 2.342 o de 2.321, según la base de datos que se revise. En tanto, en la Sedena desertaron con Peña y el general Salvador Cienfuegos Zepeda 8.124 soldados en todo el sexenio, según la secretaría.

Una investigación documental hecha por defensa.com con base en informes oficiales y bases de datos foráneas muestra que entre 1985 y noviembre de 2017 el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos ha registrado la baja, por diversos motivos, de 728.345 elementos. Sin embargo, más de la mitad de estas bajas históricas documentadas de manera oficial por la Sedena desde el inicio del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, corresponden únicamente a deserciones.  Oficialmente, y siempre con base en las cifras oficiales publicadas en el portal de internet de la Defensa Nacional, entre 1985 y noviembre de 2017, han desertado 397 mil 918 los soldados y pilotos de las filas del Ejércitoy Fuerza Aérea Mexicanos por distintos motivos. (Jorge Alejandro Medellín, México)

DESERCIONES

EJERCITO Y FUERZA AÉREA:

2013… 2.022 elementos

2014… 1.176 elementos

2015… 1,252 elementos

2016… 1.205 elementos

2017… 1.147 elementos

2018… 1.319 elementos

TOTAL: 8.121

MARINA-ARMADA DE MEXICO:

2013… 401 elementos

2014… 475 elementos

2015… 399 elementos

2016… 398 (o 377) elementos

2017… 362 elementos

2018… 307 elementos

TOTAL: 2.342 (o 2.321)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.