Viernes, 1 de marzo de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Matan a tiros a un general de la Guardia Nacional de México en un enfrentamiento con sicarios

La Guardia Nacional de México sufrió la pérdida de su primer mando de alto rango tras una serie de enfrentamientos que se prolongaron varias horas y en los un general Brigadier que encabezaba una operación de captura fue abatido por un sicario que intentaba huir de uno de los choques armados. 

El general Brigadier José Silvestre Urzúa Padilla, Comisario General y Coordinador Estatal de la Guardia Nacional (GN) en el norteño estado de Zacatecas, falleció el pasado 24 de noviembre al ser alcanzado por los disparos de un sicario que trataba de huir de uno de los enfrentamientos desatados tras una operación de cateo y detención en contra de policías municipales vinculados con grupos criminales de la región.

La operación que en encabezaba el general Urzúa Padilla se efectuó en el poblado de Pinos, a unos 20 kilómetros de los límites entre los estados de Zacatecas y San Luis Potosí, en una zona de muy altos niveles de violencia, especialmente contra las policías locales.

El general iba al frente de una pequeña columna de militares pertenecientes a la Guardia Nacional con los que apoyó el cateo en una de los cuarteles de la policía de Pinos, en donde se darían detenciones como parte de una investigación judicial en marcha. Luego de los cateos y cuando el convoy policiaco-militar regresaba a Zacatecas, fueron atacados por sorpresa en varios puntos de la carretera, originándose varias persecuciones contra los agresores.

Los enfrentamientos duraron cerca de cinco horas en varios puntos carreteros. En uno de estos, el general y el pelotón con el que iba lograron alcanzar a un grupo de tiradores a los que persiguieron pie a tierra. Uno de los atacantes se ocultó en la maleza y disparó emboscado, alcanzando al general y a otros guardias nacionales antes de ser abatido. 

El general Urzúa Padilla fue herido de gravedad. Un helicóptero de Seguridad Pública estatal lo trasladó al Hospital Militar de San Luis Potosí en donde murió cuando era atendido. 

Su muerte es la primera de un mando militar de alto rango en las filas de la Guardia Nacional, creada en junio de 2019 y puesta en operación en 2020. La GN cuenta actualmente con un estado de fuerza de 123 mil 535 elementos de los cuales 105 mil 841 constituyen la fuerza operativa realmente desplegada en 266 Coordinaciones Regionales.

La GN estima que para finales de este 2022 deberá haber un estado de fuerza de 128 mil 233 elementos en todo el país, para convertirse en la segunda fuerza armada de México, superando a la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) –conformada por alrededor de 9 mil efectivos—y a la Marina-Armada de México, con sus más de 78 mil integrantes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, así como los secretarios de la Defensa y de Marina, general Luis Cresencio Sandoval y almirante Rafael Ojeda Durán, al igual que el comandante de la Guardia Nacional, el general Luis Rodríguez Bucio, lamentaron la muerte del comisario Urzúa Padilla. 

En respuesta, el gobierno federal ordenó el envío de fuerzas especiales para dar con los demás integrantes del grupo criminal que atacó al general y a sus elementos. (Jorge Alejandro Medellín, corresponsal del Edefa en México)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.