Domingo, 26 de junio de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

La industria militar mexicana fabricará armas para la Policía del país

Los cuerpos policiacos de México serán armados por la Industria Militar del país, la cual desarrolla desde hace varios meses un proyecto para fabricar armamento automático y semiautomático con el que dotará a cerca de 400 mil elementos distribuidos en alrededor de 2.500 municipios en todo el territorio nacional. 

Con ese proyecto no solo se daría impulso a la Industria Militar mexicana, sino que, además, se busca dejar de depender de las compras de fusiles, ametralladoras, pistolas y equipo relacionado que se hacen de manera frecuente en el extranjero a través, precisamente, de la Secretaría de la Defensas Nacional (SEDENA). 

El anuncio sobre esta nueva etapa en la Industria Militar mexicana fue hecho hace unas semanas por el secretario de la Defensa Nacional, el general Luis Cresencio Sandoval. Así mismo, hace dos semanas, durante una de las conferencias de prensa mañaneras de López Obrador, en el norteño estado de Sonora y en la que se rindió el Informe Mensual de Seguridad, el gobernador de esa entidad, Alfonso Durazo, propuso que el armamento que se le ha decomisado a los cárteles de la droga no sea destruido, sino que una parte sea entregada a los cuerpos policiacos cuyo poder de fuego es mucho menor que el de las bandas criminales. 

Los carteles de la droga, poderosamente armados

El cártel se enfrenta sin mayor problema a las tropas del Ejército, de la Fuerza Aérea, de la Marina y de la Guardia Nacional atacándolas con fusiles de asalto avanzados M-60, M-4, Tavor 23, Bush Master, FAMAS, SCAR, Galil, Ak-47, AK-74, AK-90 y sus versiones de fabricación china, así como con lanzagranadas de 40 milímetros Milkor, ametralladoras automáticas Browning calibre .50 y fusiles de francotirador M-82 Barret, calibre 12.7 x 99mm (.50) en sus 8 variantes. 

Además, en el último año, varios cárteles de la droga se han atacado y han atacado a las fuerzas armadas con cargas explosivas lanzadas desde drones o han sembrado minas antipersonales de fabricación artesanal en caminos de terracería. Uno de estos artefactos fue usado contra tropas del Ejército Mexicano en Michoacán, causando daños y un herido a un blindado ligero Sandcat, mientras que elementos de la Guardia Nacional fueron atacados con drones explosivos durante un cateo nocturno en el norte del país. 

Datos del gobierno federal indican que en lo que del mandato de López Obrador han sido asesinados 1.517 policías en distintos puntos del país. Fue ante esta situación que Durazo Moreno -ex secretario de Seguridad y Protección Ciudadana- pidió al presidente no destruir armas incautadas, sino entregarlas a los cuerpos policiacos que más las necesiten. 

Obrador de pidió al general Sandoval responder a la petición. El secretario de la Defensa recordó que, al haber sido incautadas en operativos o luego de enfrentamientos o en cateos por orden judicial, las armas forman parte de un proceso penal en marcha y quedan bajo resguardo hasta que el caso concluya. 

Actualmente sí las destruimos; se hace el aseguramiento, se ponen a disposición de la autoridad correspondiente. Si no están vinculadas con algún delito de otra naturaleza, algún homicidio, pues se pasan a disposición de la secretaría para su destrucción; cuando están vinculadas a un homicidio, pues esas tienen que quedar bajo resguardo, explicó el secretario.  

“Tenemos una cantidad importante, a la fecha, resguardadas, a disposición de los ministerios públicos, pero, bueno, podríamos hacer el análisis y ver de qué manera podemos cumplir con esto. También, comentarles que hay un proyecto dentro de nuestra industria militar que en esta administración también se ha generado”.  

Sandoval dio a conocer que “se han incrementado las capacidades de nuestra industria militar y hemos pensado como proyecto que en algún momento, ya una vez concluida toda la infraestructura que se tiene en (el municipio de) Oriental, Puebla, también podríamos hacer el análisis de tener la posibilidad de fabricar armas, como lo hacemos actualmente para nuestra institución, fabricar esas armas para la policías”. 

Esto se haría de tal manera que “el armamento, las municiones, todo lo que tiene que ver ahorita con estas armas de la policía sería más fácil tenerlas, tener un control de ellas, no depender del extranjero para poder adquirir el armamento que requieren las policías, en lo cual se tardan demasiado tiempo, casi un año de puros trámites, y de la posibilidad de tener armas disponibles para las fuerzas policiales”, reveló el general Sandoval. 

(Jorge Alejandro Medellín, corresponsal del Grupo Edefa en México

Fotografía: Ejército Mexicano.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.