Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Avanza la llegada de almirantes a las administraciones portuarias en México

El plan del gobierno del presidente López Obrador  de sustituir a 14 de los 16 encargados de las Administraciones Portuarias Integrales del país (API) con personal de la Secretaría de Marina-Armada de México (SEMAR) sigue adelante, con el nombramiento de nuevos responsables de las APIs quienes tendrán diversas misiones que cumplir para garantizar el buen funcionamiento de las terminales portuarias. 

El nombramiento de almirantes en activo o en retiro, así como de personal de la Marina Mercante –Capitanes de Altura– al frente de las administraciones portuarias del país es una medida ordenada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para frenar la corrupción que se fue apoderando de los puertos de México durante los últimos 30 años. 

En ese lapso los principales puertos del país, especialmente los del Pacifico y los ubicados en el Golfo de México cerca de la frontera con los Estados Unidos, se vieron sometidos poco a poco al control de funcionarios corruptos y luego al asedio de grupos de la delincuencia organizada. 

Para garantizar que su estrategia de combate a la corrupción se aplique al pie de la letra, el mandatario nombró a Rosa Icela Rodríguez, una de sus más cercanas colaboradoras, como nueva coordinadora de Puertos y Marina Mercante, con la encomienda, como primera acción, de vigilar el nombramiento de 14 de los 16 titulares de las API existentes.  Así, el lunes 10 de agosto tomaron protesta los nuevos directores generales de las Administraciones Portuarias Integrales (API) de Tampico, Altamira y Tuxpan, como instruyó el Presidente de la República, licenciado Andrés Manuel López Obrador, y el nuevo secretario de Comunicaciones y Transportes, Jorge Arganis Díaz Leal. 

El Capitán de Altura, Óscar Miguel Ochoa Gorena, nuevo responsable de la API de Altamira, se ha desempeñado como titular de las Capitanías de los puertos de Veracruz, Chiapas y Altamira, además cuenta con experiencia en materia de seguridad y protección marítimo-portuaria. 

En tanto el Vicealmirante, Miguel Báez Barrera, responsable de la API de Tampico, es ingeniero en Ciencias Navales, tiene una maestría en Administración Naval, realizó un curso de Estado Mayor en Alemania y ha sido Comandante del Sector Naval de Santa Rosalía, Baja California Sur, además de Oficial, Capitán de Cargo y Comandante de buque en Tampico, Tamaulipas. 

Por su parte el Vicealmirante, Nicodemus Villagómez Broca, designado director general de la API de Tuxpan, es ingeniero en Ciencias Navales, tiene una maestría en Administración Naval y ha realizado cursos de Protección Marítima y Portuaria, y Seguridad Portuaria contra Terrorismo. 

Fue Comandante del Sector Naval de Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero, presidente de la Comisión Coordinadora de Instalaciones Estratégicas, Auditor interno de la Secretaría de Marina y Oficial, Capitán de Cargo y Comandante de buques en Veracruz y Tamaulipas. 

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) señaló que en cuatro APIs se ha registrado el relevo de sus titulares, ya que el pasado viernes se nombró al Almirante Víctor Francisco Uribe Arévalo, como director general de la de Puerto Vallarta. 

Rosa Icela Rodríguez dijo que estos cambios obedecen al proceso de transformación del sistema portuario mexicano, que comprende el manejo de los puertos por marinos con experiencia, con el objetivo de combatir la corrupción e impunidad. 

Sin embargo, estos cambios no han contado con el apoyo del sector de la Marina Mercante que ve en la llegada de la Marina una intromisión, una militarización en la que los Almirantes y Vicealmirantes ejercerán funciones reservadas para los civiles. 

Antes de ordenar el nombramiento de Almirantes, Vicealmirantes y Capitanes de Altura al frente de las APIs, el presidente dio instrucciones para que el Ejército Mexicano se sumara al despliegue de 879 marinos en zonas portuarias para reforzar la seguridad y envió a los militares a controlar y vigilar las 49 aduanas del país para darle más solidez a su estrategia. 

Desde 2017, en el anterior gobierno, se gestó la llegada de la Marina para hacerse cargo de 103 recintos portuarios, con la finalidad de hacer cumplir su estatus de Autoridad Marítima Nacional y aplicar el estado de derecho en puntos clave del territorio nacional. 

En años recientes, el crimen organizado asfixió a numerosas empresas nacionales y foráneas asentadas en México amenazándolas con cometer actos de violencia extrema si no pagaban cuotas por pasar determinados cargamentos de mercancía, como automóviles, autopartes, maquinaria pesada, electrónicos y otros.  

foto: Vicealmirante Nicodemus Villagómez Broca 

Hace tres meses un grupo de empresarios se acercó al presidente López Obrador para demandarle acciones urgentes ante la embestida de los cárteles de la droga en la franja fronteriza con los Estados Unidos, así como en puertos del Pacífico, en donde los grupos criminales atacan y presionan por los cargamentos desde la misma zona de desembarque con la complicidad de funcionarios aduanales. 

Las principales acciones que deberán cumplir los nuevos encargados de las APIs son al menos 12: 

• Planear, programar y ejecutar las acciones necesarias para la promoción, operación y desarrollo del puerto, o grupo de ellos y terminales, a fin de lograr la mayor eficiencia y competitividad; 

• Usar, aprovechar y explorar los bienes del dominio público en los puertos o grupos de ellos y terminales, y administrar los de la zona de desarrollo portuario, en su caso; 

• Construir, mantener y administrar la infraestructura portuaria de uso común; 

• Construir, operar y explorar terminales, marinas e instalaciones portuarias por sí, o a través de terceros mediante contrato de cesión parcial de derechos; 

• Prestar servicios portuarios y conexos por sí, ó a través de terceros mediante el contrato respectivo; 

• Opinar sobre la delimitación de las zonas y áreas del puerto; 

• Formular las Reglas de Operación del Puerto, que incluirán entre otros, los horarios del puerto, los requisitos que deban cumplir los prestadores de servicios portuarios y, previa opinión del Comité de Operación, someterlas a la autorización de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT); 

• Asignar las posiciones de atraque en los términos de las Reglas de Operación; 

• Operar los servicios de vigilancia, así como el control de los bienes accesos y tránsito de personas, vehículos y bienes en el área terrestre del recinto portuario, de acuerdo con las reglas de operación del mismo y sin perjuicio de las facultades del capitán de puerto y de las autoridades competentes; 

• Percibir, en los términos que fijen los reglamentos correspondientes y el Título de Concesión, ingresos por el uso de la infraestructura portuaria, por la celebración de contratos, por los servicios que presten directamente, así como por las demás actividades comerciales que realicen, y 

• Proporcionar la información estadística portuaria 

El administrador portuario se sujetará a un Programa Maestro de Desarrollo Portuario, que contiene: 

• Los usos, destinos y modos de operación previstos para las diferentes zonas del puerto o grupos de ellos, así como la justificación de los mismos; 

• Las medidas y previsiones necesarias para garantizar una eficiente explotación de los espacios portuarios, su desarrollo futuro y su conexión con los sistemas generales de transporte. (Jorge Alejandro Medellín)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.