Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

A diez años del gran terremoto y tsunami chileno, se revela magnitud de pérdida de material militar

En una entrevista otorgada al vespertino La Segunda, el ex Comandante en Jefe de la Armada de Chile, Edmundo González Robles (2009-2013), reveló datos de la magnitud de los daños que sufrió la Armada durante el cruento terremoto y posterior sunami que sufrió Chile hace 10 años, cuando  él estaba al mando la Institución marina.

“El tsunami y el terremoto craquelaron la parte más importante de la base (naval de Talcahuano, afectada por el tsunami): los muelles. Y Talcahuano es la principal base naval de Chile, no es Valparaíso. El daño fue tremendo, porque fracturó diques que tenían casi 100 años, fracturó muelles, destruyó muchas instalaciones a ras de piso y que eran sensibles, como talleres de reparación de buques con instrumental electrónico sofisticado, dañó embarcaciones menores, los buques en reparación también y se salvaron los que estaban con motor, porque zarparon. Los buques que no zarparon tuvieron que ser reparados”, desclasificó, añadiendo que los buques en cuestión correpondieron a “submarinos, misileras, había de todo. Afortunadamente, ninguno se dio por perdido”.

Consultado si con motivo de estas pérdidas en ese entonces, Chile quedó “vulnerable”, tal como lo esgrimiera Jaime Ravinet, a la sazón ministro de Defensa Nacional, Gonzáles Robles dijo: “Quedamos en cierta forma vulnerables. El submarino Carrera golpeó con contenedores que estaban flotando y pasó a reparaciones”.

La unidad, calificada de estratégicamente importante para la Armada, quedó con un daño tal que, según Edmundo González, el Presidente Piñera, que en ese entonces había asumido su primer Gobierno, dijo que la Armada iba a tener que dar por perdido al submarino.  “Pero lo hicimos flotar con pura ingeniería chilena y dos expertos de Estados Unidos que habían participado del movimiento de embarcaciones tras el tornado Katrina”, recordó.

A propósito del desastre, el ex Comandante en Jefe reconoció que los materiales, al estar a ras de mar, no estaban bien resguardados en Talcahuano. “Absolutamente no. Y se corrigió. Si hoy hubiese un tsunami no sería crítico para la guerra. Entonces se perdieron unos pocos torpedos —cada uno de US$ 1 millón, revela—, un misil y mucho instrumental. En total, unos US$ 1.300 millones, donde solo recuperar la base costó unos US$ 700 millones”, resumió.

Edmundo González añadió además la Armada modificó también los sistema de alerta de tsunamis. Modificamos, “protocolos; el sistema de comunicaciones; las capitanías de puerto ahora tienen maletas con equipos de comunicaciones listas para arrancar con ellas; levantamos en altura el material trasladable; doblamos el número de mareógrafos y que antes por lo caro mandaban una señal al satélite con su información cada una hora y ahora cada minuto. Para los tsunamis que vienen de otras partes del mundo había una boya Dark y ahora hay cinco a mil kilómetros de la costa. El sistema permite en 5 minutos predecir si habrá un tsunami y en 15 con certeza”, concluyó. (Pamela Squella)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.