Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Se suspende la compra de los aviones “Pampa III” a Argentina días después de haberla anunciado

Guatemala suspendió ayer, 11 de julio, la compra de 2 aviones de entrenamiento armado Pampa III  a Argentina, tras una polémica por la supuesta opacidad de la transacción. El portavoz de las Fuerzas Armadas, Óscar Pérez, dijo que obedece a una recomendación de la Contraloría General de Cuentas de la Nación, el ente estatal encargado de vigilar las entidades públicas. El 3 de julio, el presidente Morales anunció durante una visita a Argentina la compra de esas 2 aeronaves por 28 millones de dólares.  La organización Acción Ciudadana, representante en el país de la ONG Transparencia Internacional, pidió dos días después levantar los fueros al presidente Morales y al ministro de la Defensa, Luis Ralda, para investigarlos por sospechas de fraude en esa operación. La compra está en un compás de espera para recibir las recomendaciones de Contraloría y mejorar su proceso. Suponía la primera exportación de aviones de la FAdeA en 35 años.

El ministro de Defensa de Guatemala, general de brigada Luis Miguel Ralda, aseguró que la incorporación de 2 reactores de entrenamiento Pampa III no es un capricho, sino un requerimiento de su Fuerza Aérea, rechazando que el procedimiento haya sido una compra, pues sostuvo que se trató de una adquisición de los dos aviones y de todo un sistema integral de seguridad aéreo que incluye el acompañamiento del Estado y la Fuerza Aérea Argentina (FAA), que tendrá un costo total de 27.997.000 dólares. Tras la reunión semanal del Gabinete de Gobierno, aclaró que el dinero para la suscripción del acuerdo proviene de una readecuación del presupuesto de la entidad castrense, que contó con la aprobación del Ministerio de Finanzas, de la Procuraduría General de la Nación y otras entidades, luego de una consulta que realizó el propio Ralda, previo a su viaje a Argentina con el presidente Jimmy Morales, cuando se cerró la operación el 3 de julio, viaje que también hizo la canciller guatemalteca, Sandra Jovel.

El titular de la cartera detalló que había increpado a la Fuerza Aérea por ser tan ineficientes en el combate al narcotráfico y la respuesta fue que no podían dar alcance a las aeronaves ilícitas que ingresaban al territorio nacional. Según el ministro, las incautaciones de paquetes de cocaína que realiza el Ejército decrecieron en 2019, pues en lo que va del año solo hubo 4.949, mientras que en todo 2018 fueron 23.232 y 10.341 en 2017. Los radares militares identificaron el ingreso al país de 136 aeronaves sospechosas, de las cuales 21 fueron decomisadas. Sin embargo, 5 eran reactores, lo cual alertó al alto mando y lo motivó a realizar la adquisición de las aeronaves, que alcanzan una velocidad de 870 km/h., con un techo de servicio de 13.000 m. Ralda agregó que el factor del aumento del tránsito de aeronaves sospechosas en territorio nacional se debe al éxito que ha tenido la Marina guatemalteca, por lo que el narcotráfico ha buscado ahora utilizar el espacio aéreo, contra lo que no podía competir la fuerza armada.

El Pampa es de entrenamiento básico-avanzado usado por la FAA, pero cumple también una función para controlar y custodiar fronteras. En septiembre del año pasado el presidente de Guatemala presumió de la labor desempeñada por el Ejército y aseguró que Guatemala es el único país que persigue aviones de cocaína con camiones y ¿saben qué es lo más chilero (gracioso)?: Los atrapa. Esas son las historias y las leyendas de Guatemala. Con un camión atrapamos un avión, y camión viejo. Yo me siento feliz, orgulloso. Esa es la seguridad que estamos logrando en Guatemala, nación que actualmente no dispone de aviones específicos de intercepción. Ralda insistió en que el procedimiento fue sujeto a derecho, contrario a lo señalado por la oposición y analistas, como el capítulo guatemalteco de Transparencia Internacional, Acción Ciudadana, que presentó una solicitud de desafuero al presidente Jimmy Morales y a Ralda por esta compra.

En este orden de cosas, la fiscal general de Guatemala, Consuelo Porras, confirmó que se investiga esta adquisición de aviones militares a Argentina, a cargo de la Fiscalía contra la Corrupción. El agente que tiene a cargo este tema, Nilsson Castillo, aseguró que está próximo a requerir todos los informes, documentos y expedientes que sean necesarios a efecto de practicar un análisis exhaustivo y determinar el rumbo de las acciones que se van a tomar. El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI) calificó de inaceptable que Guatemala fije como una prioridad la adquisición pública de armas y equipo bélico y demandó al país que desista de la compra de los 2 aviones argentinos y otros equipos bélicos. El ministro de Defensa subrayó que no actuó solo y que formó una comisión de pilotos de todos los grados y de las distintas escuelas militares, quienes hicieron el análisis y determinaron que el Pampa cumplía con los requisitos necesarios.

El ministro asegura que se reunió con los oficiales y les pidió a cada uno su opinión y todos coincidieron que era el avión indicado para combatir al narcotráfico. Negó que hubiese opacidad con el procedimiento, pues el convenio con Argentina fue hecho público hasta que se suscribió el acuerdo entre mandatarios. Horas previas a la firma entre Jimmy Morales y su homólogo argentino, Mauricio Macri, tanto el vicepresidente Jafeth Cabrera, como el portavoz del Ejército, Óscar Pérez, negaban la compra de los aviones y aseguraban que aún se estaba estudiando. La declaración de Ralda fue peculiar: Les preguntaron si iba a ser una compra y va a ser una adquisición. El acuerdo incluye la profesionalización de los pilotos, transferencia de doctrina, entrenamiento y equipamiento de pilotos, según el ministro.

La negociación se fragua desde enero, cuando realizó una visita acompañado del viceministro de Defensa por una invitación de Argentina, y analizaron las viabilidades del avión en instalaciones de su constructor, la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), que asegura que inició el diálogo con Guatemala en abril de 2017. Posteriormente se desplazaron a Guatemala técnicos argentinos a explicar a Guatemala el funcionamiento Se trata de la primera exportación de este modelo, definido como versátil, moderno y económico. La compra incluye un sistema de navegación, repuestos para 18 meses, entrenamiento en tierra y equipamiento para hacer funcionar las aeronaves. Las entregas se producirán en noviembre. Hay una opción para comprar otros 6 Pampa III por parte de Guatemala.

El actual jefe de la Fuerza Aérea de Guatemala, general de brigada Timo Hernández Duarte, cursó su carrera de piloto en Argentina, en la Escuela de Aviación Militar. Para la compra, se dispensó de la Ley de Compras y Contrataciones del Estado y se aplicó el Convenio General Marco que Guatemala sostiene con Argentina para cooperación técnica, ratificado por el Congreso nacional. Serán pagados mediante la banca pública de ambos países con recursos obtenidos de la recaudación presupuestaria. Por otro lado, la nación centroamericana desembolsará otros 9,5 millones de euros en la adquisición de un avión de transporte adjudicado, a Helicópteros de Guatemala, según consta en el Sistema de Contrataciones y Adquisiciones del Estado, Guatecompras.

No se ha especificado el tipo de aeronave adquirida, detallándose solamente que se trata de un bimotor turbohélice, multimisiones y con una capacidad para 19 pasajeros, aunque pudiera ser un Cessna SkyCourier 408 con una capacidad de carga de 2.722 kg. o 19 esas plazas. Su diseño es enteramente nuevo y en su versión de carga cuenta con un suelo plano y una compuerta en la zona trasera del fuselaje, que permitiría hasta 3 contenedores LD3.  Lleva como planta motriz 2 Pratt & Whitney Canadá PT6A-65SC de 1.100 shp, que proporcionan una velocidad de crucero de 200 nudos y un alcance máximo de 1.670 km., o de 741 con 2.270 kg. de carga. Se espera que la producción en serie comience en el 2020 para su primer cliente es Fedex, con un pedido de 50 aviones en firme y 50 opciones, a un coste unitario de 5,5 millones, por lo que Guatemala pagaría el doble, de ser el caso, entendiendo que se incluye ahí entrenamiento y soporte. 

El Ministerio, en el marco de un acuerdo de cooperación con el de Colombia, adquirió 1 navío de apoyo logístico y ayuda humanitaria por 11,9 millones de dólares, que llegará en noviembre de este año, en base al Memorando de Entendimiento sobre Cooperación Técnico-Militar entre ambos, a través la Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industria Naval Marítima y Fluvial (COTECMAR), en un convenio firmado el pasado 10 de mayo.  Los fondos se obtendrían mediante una readecuación hecha al Presupuesto de Egresos del Funcionamiento para Equipo Militar y se harán cinco aportes. Ha trascendido que la compra fue hecha al menos un año antes, durante la visita que Jimmy Morales hizo al entonces mandatario colombiano Juan Manuel Santos. También se espera el primer patrullero Defiant-85 y recibirá además un Island ex US Coast Guard, con la esperanza de adquirir una segunda nave de ese tipo.. (Julio Montes, corresponsal de Grupo Edefa para Centroamérica)

Fotografía: Los presidentes guatemalteco, Jimmy Morales (a la derecha), acompañado por el presidente argentino, Mauricio Macri, delante de un “Pampa”.


·Patrullero de la Clase “Island”.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.