Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Modernización del Centro de Operaciones Marítimas de la Fuerza Naval de El Salvador

La encargada de negocios de la embajada de EE. UU en El Salvador, Jean Manes, reconoció los esfuerzos de la Fuerza Naval (FNES) después de un par de meses de grandes resultados en la lucha contra el narcotráfico. A finales de agosto, una unidad de Infantería de Marina salvadoreña realizó la captura de una lancha que transportaba 168 paquetes de droga en la playa El Tamarindo, en Conchagua, La Unión.

El cargamento está valorado en unos $4,2 millones.  Días antes, la Presidencia salvadoreña había anotado otra captura millonaria de drogas cuando la FNES detectó a una narcolancha a 490 millas náuticas (907 kms) de las costas salvadoreñas.  La embarcación, procedente de Suramérica, se detuvo por desperfectos mecánicos, siendo asistida por otra embarcación procedente de México.  Justo cuando terminaban el traslado de la droga los sorprendió el patrullero salvadoreño. La embarcación mexicana intentó la fuga pero los comandos Tridente simplemente inutilizaban los motores, con disparos certeros en movimiento y en mar abierto.  En el interior de la narcolancha se capturaban 1.370 kilogramos de cocaína, con un valor de 34.269.180 dólares.  El patrullero que los había interceptado había participado horas antes en la captura de otra embarcación a 319 millas náuticas (575 kilómetros) al sur de Punta Remedios (Acajutla).  Allí capturaba 585 kilogramos de cocaína, con un valor de 14.625.000 dólares.  

Durante la ceremonia, Manes destacó que su país había proporcionado una inversión de 795.000 dólares en la modernización del Centro de Operaciones Marítimas de la Fuerza Naval, dotándole de una infraestructura mejorada, equipo informático actualizado y un área laboral mejorada.  Los fondos fueron proporcionados por la oficina de asuntos antinarcóticos y aplicación de la ley de la embajada de Estados Unidos, indicó Manes.  Así mismo, Manes indicó que su país está proporcionando entrenamiento y capacitaciones en tácticas y estrategias marítimas y recalcó la participación de un oficial de la Fuerza Armada salvadoreña en la Fuerza Multinacional contra el Narcotráfico en Miami, Florida, y recalcó la importancia del Centro de Monitoreo Antinarcótico que funciona en el aeropuerto de Comalapa. Sin embargo, se necesita aún más.  La acción a 319 millas náuticas anotada antes tendría una duración de seis días, o sea extendiendo los límites de capacidades de las embarcaciones salvadoreñas, que indudablemente tuvieron que ser reabastecidas en el mar. 

Una de las carencias de la FNES es la de tener instalaciones propias en Acajutla, desde donde operan los PM-13 y PM-14.  Estos patrulleros son los principales navíos a cargo de las operaciones antinarcóticas antes de la llegada del PM-15.  Fueron proporcionados por los EE. UU, pero son embarcaciones adquiridas de segunda o tercera mano y con escasos 20 metros de eslora, convertidos a patrulleros al equiparlos con sistemas de punta de navegación y comunicación.  Sin embargo, sus características propias los hace inadecuados para el patrullaje más allá de las 12 millas náuticas (22,22 kms), y su velocidad máxima se limita a menos de 10 nudos, por lo que ya muestran un desgaste acelerado de sus cascos y maquinaria. 

La otra carencia es la de no contar con navíos con capacidad de autonomía de entre 15 y 30 días, y de un porte entre los 40 y 80 metros de largo para asegurar su navegabilidad en mar abierto. Finalmente, la Infantería de Marina salvadoreña necesita lanchas de patrulla fluvial, y unidades de desembarco, además de los equipos propios de unidades de tierra, fusiles de precisión y equipo motorizado, además de la necesidad de transformarse en una brigada de tres batallones y grupo de mando. 

 El gobierno se propone a gastar 1.025.689$ en equipos de protección personal a incluirse 100 cascos balísticos por 115.200 dólares, y 130 chalecos de flotación antibalas de protección personal por 134.400 para la Fuerza Naval y 940 cascos balísticos para el Ejército y Fuerza Aérea, por 427.136 dólares, junto con 956 chalecos por 483.353,60 dólares.  También se invertirán 13 millones de dólares en un OPV, pero que de no ser suficientes los fondos para un modelo nuevo, se adquiriría un modelo de segunda mano.  Esto implica potenciales problemas logísticos, y una mayor inversión en mantenimiento. 

Un OPV salvadoreño debe llevar sistemas motores, de comunicación y navegación compatibles a los que ya usan sus otros patrulleros menores y un Centro de Información de Combate (CIC).  Un OPV también necesita un arma de autodefensa, y capacidad de hacer disparos de advertencia o de inutilización al motor del evasor de forma certera a las 3 millas, lo que requiere que sea estabilizado y con capacidad de hacerlo en todo tiempo, a incluir mar picado, como el ejemplo antes mencionado lo demuestra.  El BAE MK-38 Mod. 2 de 25mm es un modelo usado la US Navy y USCG que pudiese estar disponible y accesible a través de excesos y fondos de la Oficina de Asuntos Internacionales contra el Narcotráfico y Aplicación de la Ley (INL) y/o por medio del FMS. Al tratarse de activos para operaciones navales antinarcóticas, la asistencia de los EE. UU es necesaria y crucial en su adquisición y mantenimiento.

En julio pasado, el embajador de Colombia en El Salvador, Cesar Felipe González, se reunió con el capitán de Navío Rafael Leonardo Callamand Andrade, vicepresidente de Tecnologia y Operaciones; el capitán de Fragata Eliberto Niño Pinilla, Generante de Contracciones, y el capitán de Navío Walter Wilches Gesto Comercial para Centro y Sur America, en San Salvador para ofrecer los productos navales colombianos a la Fuerza Naval.  El ofrecimiento incluiría la patrullera CPV-40, un diseño de la alemana Fassmer construida en Colombia, con un precio de alrededor de 15 millones de dólares; su eslora es de 40 metros, y desarrolla una velocidad de hasta los 35 nudos, teniendo un alcance de las 3.728 millas.  Otro navío es la patrullera CPV-46, de 46 metros de eslora, cuyo precio sería superior al de la CPV-40.  Se sumaría al catálogo disponible la BDA de unos 13 millones de dólares.  (Julio Montes)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.