Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Guatemala compra en Colombia sistemas de armas

El Convenio Específico de Cooperación Técnico Militar entre Colombia y Guatemala ha dado como resultado una inversión de unos Q79.4 millones por 8.000 fusiles, esto es un negocio que ronda los 10 millones de dólares, pues cada fusil tiene un costo aproximado de 1.290 dólares (Q9.956).  También se invirtieron otros Q90 millones (11 millones de dólares) en la adquisición de un buque anfibio de desembarco.  Se trata de un buque logístico que puede permanecer entre tres y cuatro meses en el mar y funciona como nave nodriza desde donde pueden salir entre cuatro a cinco lanchas rápidas.  Los fondos salen de una readecuación de Q150 millones ($19.458.660) del presupuesto de Defensa.

De estos fondos, Q50 millones ($6.486.220) fueron asignados a la Fuerza Aérea, para reparación y mantenimiento de aeronaves, y Q100 millones ($12.972.440) a la Marina para adquirir el buque que será utilizado para el combate al narcotráfico.  Se adelanta también la compra de ocho mil fusiles Galil SAR Córdova 13, calibre 5.56×45 a la Industria Militar de Colombia (Indumil) por más de $10 millones.

Ambas transacciones están avaladas por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, la Procuraduría General de la Nación, la Dirección General de Adquisiciones del Estado, y el Servicio de Material de Guerra, y hecho bajo la Ley de Compras y Contrataciones. El fusil es una versión de la pistola/carabina Galil-C, equipada con rieles Picatinny, y usa cargadores estándar Galil 5.56x45mm de 20 o 30 tiros.

Llegaron por otra parte  los cinco Huey II para la Policía Nacional Civil (PNC), que denomina UH-1H II Super Huey.  Los aparatos fueron donados por los EE. UU en 2013.  En septiembre de 2018 los helicópteros fueron trasladados a los EE. UU en el marco de la Carta del Convenio entre el Gobierno de Guatemala y el Gobierno de los Estados Unidos de América, firmado en el 2017, para apoyar un programa de Asistencia de Aviación.  Los helicópteros pertenecen al Ministerio de Gobernación, y son operados bajo la nómina de la Subdirección General de Análisis de Información Antinarcótica SGAIA, y la Unidad Especial Antinarcóticos (UNESA), pero mantenidos y operados por elementos de la Fuerza Aérea (FAG). Arribaron a las instalaciones de la FAG a bordo de un avión Antonov An-124.  Fueron seis los helicópteros donados por el gobierno norteamericano, pero uno se accidentó el 25 de agosto del 2016 en el municipio de La Tinta, en Alta Verapaz, durante un operativo antinarcótico.  El convenio de junio del 2017 incluye la entrega de cuatro Huey-II adicionales. (Julio Montes, Centro América)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.