Jueves, 18 de agosto de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Entrevistamos al vicepresidente de Brasil, general Hamilton Mourão

Nacido en Porto Alegre (Río Grande do Sul) en 1953, el General Antônio Hamilton Martins Mourão es vicepresidente de Brasil desde enero de 2019. Ha ocupado casi todas las responsabilidades jerárquicas dentro del Ejército durante sus 46 años de carrera militar. Con él hemos conversado sobre el complejo escenario de la Amazonia, el Pantanal y el Sur, las claves estratégicas del Brasil actual en el que el desempeño de las Fuerzas Armadas del país es clave.

 

¿Cómo evalúa los resultados de los planes “Verde Brasil” 1 y 2 y la continuidad de las acciones en el Plan “Amazonía”?

 

La evaluación en relación a los resultados de las operaciones Verde Brasil 1 y 2 es altamente positiva. Mediante decretos para la Garantía del Orden Público (GLO), las Fuerzas Armadas fueron llamadas por el presidente de la República a actuar de manera integrada con los órganos de inspección ambiental, que vieron reducida su capacidad operativa, brindando apoyo logístico, comunicaciones, seguridad e inteligencia, ya que son las instituciones con mayor capilaridad en la Amazonía Legal y porque cuentan con un amplio conocimiento del área y habilidades muy específicas para operar en esa región.

 

¿Cuál fue el perfil y y en qué destacaron las Fuerzas Armadas en estas operaciones?

 

Teníamos una técnica de atacar, apaciguarnos y luego volver a atacar. Es decir, las Fuerzas Armadas actuaron en un primer momento con la Operación Verde Brasil 1, con un gran refuerzo conjunto de cuerpos y organismos, consiguiendo una reducción muy significativa de los índices de delitos ambientales cometidos en la zona. En un segundo momento se replegaron,y las actividades de inspección y combate continuaron exclusivamente con los ministerios relacionados con el tema, a través de un grupo de cooperación interinstitucional, denominado Grupo Gestor. Luego, las Fuerzas Armadas regresaron con la Operación Verde Brasil 2, intensificando acciones en los municipios más afectados por delitos ambientales y territoriales.

 

El Plan Amazonía entró en vigencia poco después de la Operación Verde Brasil 2. Establece lineamientos para la continuidad de las acciones, individual o conjunta, cuando sea necesario, de cada ministerio, cada organismo responsable, cada agente de fiscalización. El legado para nosotros es sumamente positivo y el número de incautaciones obtenidas, el número de multas impuestas y el gran volumen de material incautado demuestran que las operaciones Verde Brasil 1 y Verde Brasil 2 fueron un éxito, a pesar de todo el espectro de dificultades presentes en la zona, dadas sus dimensiones, aislamiento, dificultades de acceso y desplazamiento de recursos humanos y materiales.

 

 

La Marina y el Ejército recorriendo la cuenca amazónica.

 

¿Qué es el Consejo Nacional  de la Amazonía Legal?

 

Combatir las ilegalidades que se dan en la Amazonía Legal es una lucha incansable, constante y prioritaria para el actual Gobierno. En ese sentido, en febrero de 2020, el presidente Bolsonaro restableció el Consejo Nacional de la Amazonía Legal (CNAL) y me delegó la misión de presidirlo, dada mi amplia relación y conocimiento de la región en su conjunto, sus desafíos y oportunidades. Soy hijo de un amazonense y viví tres años en Manaus y dos en São Gabriel da Cachoeira, trabajando en el Ejército. El Consejo es de gran importancia ya que tiene la función de coordinar e integrar las políticas públicas y los esfuerzos dirigidos a la región amazónica, realizados principalmente por los 17 ministerios que la conforman, pero también por aquellos que eventualmente desarrollan el trabajo en el área. La acción del Consejo se basa en un trípode: preservar, proteger y desarrollar. Creemos que preservar y proteger la Amazonía es desarrollar a todo Brasil.

 

Además de combatir y reprimir las ilegalidades ambientales y territoriales, también hacemos todo lo posible para que los más de 25 millones de brasileños que viven en la Amazonía puedan generar ingresos y obtener condiciones de supervivencia dignas y sostenibles, manteniendo su cultura, sus costumbres, su posición y, especialmente, la selva en pie. Debido a que viven en una situación difícil, muchos terminan optando por un uso inadecuado de las florestas. En el ámbito del Consejo, buscamos el equilibrio entre el desarrollo de la región y la preservación del medio ambiente, temas que se integran estrechamente en el siglo XXI. También realizamos otras acciones, como campañas informativas y educativas, representadas por el eslogan  Di sí a la vida y no a los incendios, en alianza con los órganos que integran dicho Consejo, y tengo una conversación semanal con pobladores amazónicos, a través del programa de radio Por dentro de la Amazonía, donde busco sensibilizarlos y transmitir información importante sobre la preservación del medio ambiente y la lucha contra los ilícitos ambientales.

 

¿El haber mandado un Batallón de Infantería en la selva le cambió o reforzó algún concepto sobre la Amazonia?

 

De hecho, siempre he conocido la Amazonia real. Mi padre nació en Humaitá (Amazonas) y eso hizo que mantuviéramos una fuerte conexión con esa región. Mi formación militar, que comencé muy temprano, desde muy joven, con cursos y ejercicios en dicha región, también contribuyó a mi continua adaptación al lugar. También tuve la oportunidad de comandar la 2ª Brigada de Infantería de Selva, con sede en São Gabriel da Cachoeira, en el Estado de Amazonas, la cual tiene una extensa área de actuación, incluso en la zona denominada Cabeça do Cachorro, en la frontera con Colombia y Venezuela. Entonces, puedo decir con confianza que no es esta Amazonía figurada en la vida cotidiana de manera casi escatológica, por personas que nunca han estado allí. La Amazonía real no se trata solo de deforestación e incendios. Por su grandeza y su utilidad, presenta varios otros desafíos, como dificultades de interiorización y logísticas y control de fronteras, entre otros, pero también aporta varias oportunidades, como el desarrollo económico y social para la población local y para el país, mediante la explotación sostenible de sus recursos naturales. Y en ese sentido, el Gobierno se preocupa y actúa, de forma coordinada, en todos los frentes.

 

 

La operación “Verde Brasil 2” reúne a militares de las Fuerzas Armadas con otros organismos federales de control medioambiental y de seguridad pública, como el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (foto Ministerio de Defensa de Brasil).

 

¿Qué significa la Amazonía para Brasil y los países que la componen?

 

La Amazonía brasileña es un espacio vital para nuestro país. El bosque tropical más preservado del mundo, con un 84 por ciento de bosque nativo, ocupa el 60 por ciento de nuestro territorio y destaca por su exuberancia, riquezas naturales, biodiversidad y abundantes recursos hídricos, bienes valiosísimos que sin duda tienen un valor inestimable estratégico, económico y de contribución social a la región, a nivel nacional e internacional. Y obviamente, por su riqueza, existe una especulación en los medios, una agresividad, incluso una desinformación potenciada y propagada por gente que no la conoce, aunque tiene intereses, eso sí, aislados, en la región, principalmente en formas indebidas e irregulares de explotación. Si no tuviéramos estas riquezas, nadie estaría interesado. La observan porque saben que realmente tiene un conjunto increíble de vegetales, minerales y agua con un gran potencial de desarrollo. Y eso nos llena de orgullo y un sentimiento de protección. La Amazonía brasileña es nuestra, la preservamos, tenemos esta capacidad, tenemos este cuidado, tenemos esta responsabilidad, incluso con las generaciones futuras, para que reciban una Amazonía aún mejor. Así, ya sea del lado de la preservación de nuestro patrimonio ambiental, sea del lado de mantener la soberanía nacional sobre el espacio territorial brasileño, y también de la necesidad de apoyar a las poblaciones locales y pueblos indígenas, Brasil se mantiene vigilante y activo en la protección, en la preservación y el desarrollo sostenible de la gran porción de la Amazonía que es nuestra responsabilidad.

 

Hace algún tiempo mantuvo un duro intercambio con el presidente francés Macron sobre la Amazonía y la agricultura.

 

Esta discusión, o, mejor dicho, la acusación lanzada por el presidente Macron, no se produjo directamente ni por los medios oficiales de la diplomacia. Fue a través de los medios que explotaron un discurso publicado en las redes sociales desde un lado totalmente comprometido con las políticas agrícolas en los países europeos, que se sienten presionados por el potencial de Brasil en el sector. Somos una potencia agrícola y tenemos un papel central en la provisión de seguridad alimentaria para el mundo. Actualmente, suministramos alimentos a más de mil millones de personas, a través del agro-negocio que invierte en tecnología para garantizar la trazabilidad y sostenibilidad de la cadena productiva, siguiendo los más altos estándares y criterios ESG (Ecológic, Social y de Gobernanza).

 

Es innegable que los países competidores, en particular Francia, se sienten presionados por nuestra producción agrícola y sostenible, cada vez más próspera y batiendo records. Por lo tanto, en un acto político desesperado y para hablarle a su electorado, monsieur Macron difundió la noticia falsa de que depender de la soja brasileña es respaldar la deforestación en la Amazonía. La producción de soja en Brasil se hace en el Sur del país, en la Amazonía es muy pequeña. Por otro lado, nuestra capacidad de producción en este campo es imbatible y muy por encima de nuestros competidores. Entonces, en esa ocasión, Macron solo expresó los intereses proteccionistas de los agricultores franceses, aunque, con ideas que no se materializan en sí mismas, son especulaciones sin fundamento, que se desmienten fácilmente, porque no se prueban. Es parte del juego político.

 

En el caso de la Amazonía y el Pantanal, Brasil viene logrando éxitos constantes, sostenidos y crecientes en la lucha contra el narcotráfico. ¿Esperan una mayor audacia de los narcotraficantes en estas regiones o un desplazamiento de esta actividad hacia el sur de Brasil, Uruguay y Argentina?

 

La Amazonía y el Pantanal, por sus características de fácil permeabilidad y difícil control fronterizo, así como la vecindad con países productores de cocaína, terminan siendo puntos estratégicos y atractivos para los delincuentes involucrados en el narcotráfico. Brasil se mantiene alerta, vigilante y activo contra esta práctica ilegal y todas aquellas que de ella se derivan, que afectan de forma cruel e inhumana a nuestra sociedad y en especial a nuestros jóvenes. Es una eterna pelea del gato y el ratón, con nosotros persiguiéndolos, atacándolos y ellos tratando de evadir la vigilancia y modificar sus medios de operación. No veo una tendencia a que los traficantes desciendan a las fronteras del Sur de Brasil, ya que son regiones fisiográficas muy diferentes. La permeabilidad de las fronteras con el Pantanal y la Amazonía es mucho más fácil que las ya humanizadas, como Uruguay y Argentina. Pero, si eso sucede, allí también estaremos, contraatacando, no sólo las Fuerzas Armadas, sino todo el Gobierno, con sus órganos de inspección y lucha contra el narcotráfico. En resumen, se trata de estar siempre listos para la vigilancia y seguridad de nuestras fronteras.

 

¿Qué parte del éxito contra las drogas se debe a la tecnología y la acción conjunta entre policías, militares y fuerzas locales, y también a la Ley de Derribos de vuelos clandestinos?

 

La tecnología también existe, ayudándonos, jugando un papel protagónico en la lucha contra el narcotráfico y otras actividades ilícitas. Mediante la vigilancia electrónica y la vigilancia aérea, intensificamos y mejoramos el monitoreo de nuestras fronteras, optimizando el control y combate al narcotráfico y la ocurrencia de delitos ambientales, como la explotación indebida del suelo y la explotación minera ilegal, entre otros. Además, actuamos cada vez más de manera sinérgica e integrada, no solo con las agencias estatales y federales brasileñas, sino también con las agencias de seguridad de los países vecinos, con quienes mantenemos una buena relación y política de intercambio de información en las áreas de inteligencia y logística, obteniendo mayor interacción y mejores resultados.

 

Respecto a la Ley de Derribos, ésta autoriza a abatir aeronaves civiles que ingresen al espacio aéreo brasileño sin autorización, o que, luego de ello, se nieguen a obedecer las órdenes emitidas por la autoridad competente. En la práctica, nos permite derribar aeronaves que no se identifiquen, aeronaves sospechosas de tráfico, siempre que se sigan todos los procedimientos previstos por la ley. Y esto, obviamente para los países productores de cocaína, que son vecinos allí y utilizan esta ilegalidad, termina teniendo una manifestación contraria, en un intento de eludir, dificultar o ganar espacio en la prensa con información distorsionada sobre nuestra acción. Estaremos dispuestos a actuar en defensa de nuestra soberanía y de nuestras fronteras, siempre siguiendo los estrictos criterios previstos en la Ley.

 

 

El general Mourão durante su visita a Helibrás, la filial brasileña de Airbus Helicopters.

 

Para ayudar a venezolanos que huían por la Amazonía, Brasil creó la “Operação Acolhida”. En menor medida hay un movimiento de cubanos vía Guyana y Surinam hacia Uruguay y Paraguay e incluso intentan cruzar Estrecho del Darién hasta Centroamérica. ¿Cómo manejan esto y cuáles son sus perspectivas?

 

Excelente pregunta. Es una verdadera acción humanitaria desarrollada por varios ministerios y liderada por el Ministerio de Defensa, principalmente por el amplio conocimiento que tienen las Fuerzas Armadas en la zona, los medios y la movilidad que ya hay en esa región y el control mucho más fácil, ya que existen unidades militares dispersas allí. Se trata de una operación sumamente exitosa, donde el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea trabajan en conjunto con los ministerios, acogiendo a los venezolanos que piden ayuda a Brasil, víctimas de las truculentas acciones de su propio Estado. Es lamentable que la población termine sufriendo las consecuencias de un Gobierno dictatorial, un Gobierno que no piensa en su pueblo y que traiciona los principios de quienes lo eligieron.

 

La Operación denota ese aspecto que tiene Brasil de atención y respeto no sólo a sus nacionales, sino también a sus hermanos vecinos. Los acoge y busca acomodarlos en puestos de trabajo en distintas regiones del país, aprovechando las potencialidades, capacidades y habilidades de cada uno, para que en nuestra patria puedan tener la vida digna que merecen. Cualquiera que siga de cerca sabe lo triste que es tener toda tu familia, tu casa, tus posesiones, tus bienes reducidos a una bolsa de 3 o 4 mudas de ropa y dejar atrás tu zona, la región donde estabas, nacido, tu vida, para empezar de cero en un país extraño. Este apoyo ha sido dado y muy efectivo. Para el futuro, esperamos que las cosas mejoren y puedan regresar a su país de origen, dejando este gran vínculo de gratitud y atención que nuestro Brasil ha brindado principalmente a nuestros hermanos venezolanos.

 

Ud. es candidato al Senado por Rio Grande do Sul, habiendo nacido en ese Estado y mandando tanto la 6ª División del Ejército como el Comando Militar Sur. ¿Cuáles son sus propuestas específicas en términos de defensa y seguridad para esta región?

 

Evidentemente, conozco bien el Sur, incluyendo toda esta problemática actual en relación al tema de la seguridad en su conjunto, que preocupa y aqueja al habitante riograndense. Por lo tanto, la seguridad ciudadana será uno de los temas que contará con mi amplia dedicación y tendrá un lugar destacado en nuestro proyecto, que se está preparando y pensando cuidadosamente para brindar a la población de Rio Grande do Sul una mejor calidad de vida, donde puedan caminar libremente y vivir y criar a sus hijos con tranquilidad. En relación a la defensa, un área en la que tengo mucha experiencia militar, también es muy importante para el Estado, ya que limita con Uruguay y Argentina. El seguimiento de la actividad militar encaminada a la defensa de las fronteras y los intereses nacionales en esa región tendrá mi atención. Cabe mencionar la excelente convivencia y armonía entre Brasil, Argentina y Uruguay, así como con los demás países sudamericanos. Nuestra propuesta para la región también incluirá identificar, en conjunto con el Gobierno del Estado, la sociedad civil y el sector productivo, las principales vulnerabilidades, cómo actuará frente a las mismas el Gobierno Federal y cómo el Senado puede sumar esfuerzos a estas acciones. Creo que juntos somos más fuertes. La acción conjunta, integrada y alineada llevará a Rio Grande do Sul a una nueva era en matéria de seguridad pública y desarrollo económico y social.

 

De nada sirve prometer cosas que no se completan o que no satisfacen los deseos populares. La actuación de un senador va mucho más allá de mirar sólo a su Estado. Tiene que mirar al Estado, a las temáticas problemáticas del Estado, estudiar soluciones posibles y factibles y trabajar en ellas, para que sean efectivamente implementadas. Haré una campaña de alto nivel, debatiendo temas que interesan a Rio Grande do Sul y a Brasil. No se trata sólo de hacer discursos de campaña. Ese tiempo ya no existe. Lo que existe es la identificación, en los diferentes campos de poder, en las áreas psicosociales, de nuestros problemas, y las propuestas de soluciones factibles. Si el pueblo riograndense me da la oportunidad de actuar como senador, con una mirada de conjunto, habiendo integrado el Gobierno central y obtenido la experiencia política que tiene una Vicepresidencia, durante estos 4 años que han sido muy intensos, estoy absolutamente convencido que podré ayudar de manera mucho más eficaz a las obras que se desarrollan en sociedad con el Gobierno del Estado, contribuyendo no sólo a Rio Grande do Sul, sino también a todo Brasil. Por lo tanto, decidí presentarme como precandidato. Es necesario restablecer en Río Grande aspectos que se han perdido y que hoy tanto preocupan y aquejan a la población en las áreas de educación, infraestructura, movilidad y seguridad, entre otros.

 

¿Si la crisis argentina se profundiza, además de aumentar la emigración, producirá una entrada desordenada por Río Grande, Santa Catarina y Paraná, requiriendo implementar un plan, incluso en seguridad?

 

Brasil sigue de cerca la evolución de la situación política y social en los países vecinos. Nos preocupa, sí, en dónde terminará esto, aunque estamos seguros que el pueblo argentino, un pueblo siempre muy trabajador, amante de su tierra, de su país, de su nación, logrará superar esta etapa y volver al papel, al escenario que siempre ha ocupado en Sudamérica. Sin embargo, con la experiencia de Brasil con lo que viene pasando en Venezuela y la exitosa Operación Acolhida, podremos, si es necesario, actuar y ayudar también a los hermanos argentinos y a cualquier otra nación vecina que necesite nuestro apoyo, ya que podemos implementar otras medidas necesarias para proteger a nuestra población fronteriza.

 

 

La Ley de Derribos está plenamente vigente.

 

¿Obtener mayor peso que la Federación Industrial y las universidades paulistas o una gran bancada legislativa en Brasilia, serían necesarios para potenciar la capacidad tecnológica de Rio Grande do Sul en el sector de defensa?

 

Hemos observado un trabajo muy efectivo en Rio Grande do Sul. La Federación de las Industrias del Estado de Rio Grande do Sul (FIERGS) ha buscado, a través de iniciativas conjuntas con muy diversos segmentos de la sociedad, desde los sectores agrícola e industrial, fortalecer la economía local y adoptar varias medidas de desarrollo. Sin embargo, debemos entender que son estados diferentes. São Paulo es São Paulo y Rio Grande do Sul tiene su propia estatura socioeconómica, además de otras oportunidades y demandas. Sin embargo, no le falta fuerza. La Federación de Industrias del Estado de São Paulo (FIESP) es muy fuerte allí.  La FIERGS, por otro lado, tiene su fuerza en el Sur. Estamos viendo actualmente  implementaciones de capacidades que nos entusiasman mucho y ciertamente allí, en el Senado, podremos ayudar a todo este conjunto de empresas. También hay otro trabajo muy interesante que ya se está realizando en la región junto con el Gobierno, la industria de defensa y las universidades. Se trata de las la denominada triple hélice, academia y industria y Fuerzas Armadas, cuyas partes han estado activas, invirtiendo en investigación e innovación en este Estado, en busca de optimizar proyectos y acciones específicas para las distintas regiones de Río Grande. Es una iniciativa encomiable, que también estaremos acompañando y apoyando, ya que creemos en el potencial de esta tríada para llevarnos a excelentes resultados en términos de producción de actividades económicas orientadas al desarrollo tecnológico sostenible de Rio Grande do Sul y la generación de ingreso y empleo para los gaúchos. como se denomina al habitante de esta parte del Sur de Brasil.

 

Estamos viendo actualmente  implementaciones de capacidades que nos entusiasman mucho y ciertamente allí, en el Senado, podremos ayudar a todo este conjunto de empresas. También hay otro trabajo muy interesante que ya se está realizando en la región junto con el Gobierno, la industria de defensa y las universidades. Se trata de las la denominada triple hélice, academia y industria y Fuerzas Armadas, cuyas partes han estado activas, invirtiendo en investigación e innovación en este Estado, en busca de optimizar proyectos y acciones específicas para las distintas regiones de Río Grande. Es una iniciativa encomiable, que también estaremos acompañando y apoyando, ya que creemos en el potencial de esta tríada para llevarnos a excelentes resultados en términos de producción de actividades económicas orientadas al desarrollo tecnológico sostenible de Rio Grande do Sul y la generación de ingreso y empleo para los gaúchos. como se denomina al habitante de esta parte del Sur de Brasil.

 

Fotografia portada: La Amazonia y el Pantanal, suponen un juego del gato y el ratón con el narcotráfico para el vicepresidente brasileño (foto Romério Cunha).

 

(1) Al contrario de los núcleos industriales militares y aeroespaciales de São Paulo, próximos a São José dos Campos y su entorno (el complejo tecnológico-aeronáutico del Ejército en Taubaté,o el Parque Aeronáutico de la Fuerza Aérea en Guarulhos y el de la Armada y sus desarrollos nucleares en Iperó, el Sur brasileño en estas áreas no parece con sinergias o geograficamente unificado, desarrollando una parte industrial  en Santa Maria (KMW, simuladores, la oferta técnica del Ejército respecto a vehículos blindados, etc.) y otros, como AEL (integrando el nuevo Gripen NG y representando al grupo Elbit) Agrale o Taurus/CBC en la periferia de Porto Alegre, junto a tentativas de iniciar un polo naval en el puerto de Rio Grande... ¿Obtener –muy difícilmente....- mayor peso que la Federación Industrial y las universidades paulistas o una gran bancada legislativa en Brasilia, serían necesarios para potenciar la capacidad tecnológica de Rio Grande do Sul en estas áreas?


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.