Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Bolsonaro inaugura el primero de tres radares para controlar la frontera de Brasil con Bolivia

La Fuerza Aérea Brasileña (FAB), a través de su Sistema de Control del Espacio Aéreo Brasileño (Sisceab) y Omnisys, filial de Thales en Brasil, inauguran una estación de radar en Corumbá (Mato Grosso do Sul)  para controlar el espacio aéreo nacional, con presencia presidencial. El acuerdo se firmó a fines de 2018 y también prevé la instalación de similares sistemas de vigilancia en Porto Murtinho y Ponta Porã (frontera con Paraguay) en el mismo estado brasileño. El Director General de Thales en Brasil, Luciano Macaferri Rodrigues, estará presente y disponible para responder preguntas sobre la tecnología utilizada en el proyecto.

Omnisys es una empresa brasileña de alta tecnología con amplia experiencia en los mercados civil, espacial, de defensa y de seguridad. Con sede en São Bernardo do Campo, Sao Paulo, la empresa cuenta con más de 200 empleados y una fuerte presencia en los segmentos de control de tráfico aéreo, defensa aérea, electrónica de misiles, guerra electrónica, sonares, cargas útiles de satélites, entretenimiento en vuelo, además de servicios. En 2006, Omnisys se convirtió en una subsidiaria del Grupo Thale. Desde 2015, también ha recibido inversiones para la apertura de la línea de radar secundario y la implantación del Sonares Center. Es el principal proveedor del programa espacial chino-brasileño CBERS.

Las ubicaciones fueron elegidas debido a la cantidad de aeronaves que se observaron ingresando al territorio brasileño de manera irregular en toda la región. Cada sistema de radar se compone de dos unidades: un radar primario LP23SST-NG y un radar secundario RSM970S. Cada uno funciona, de forma simplificada, de la siguiente manera:

Radar primario o de destino: uno que detecta cualquier cosa en el camino. Es una onda electromagnética que golpea el obstáculo (avión, edificio, bandada de pájaros, montaña) y regresa, registrando los datos en la pantalla del operador. Se asemeja al sonar submarino y tiene grandes áreas de cobertura.

Radar secundario: funciona en conjunto con el radar primario y se comunica con el transpondedor de la aeronave. Intercambia información electrónica con el transpondedor para descubrir datos de altitud, velocidad y otros elementos.

El LP23SST-NG forma parte de una nueva generación de radares primarios de largo alcance, que pueden alcanzar más de 400 km. Está equipado con capacidad altimétrica que permite una identificación tridimensional precisa de objetivos, además de funciones de contramedidas electrónicas que protegen los radares de interferencias electromagnéticas intencionales o no intencionales. Los radares también permiten la detección de aeronaves con velocidades bajas o nulas, como helicópteros, o con alta velocidad y maniobrabilidad, como aviones de combate.

Los radares fueron fabricados en Brasil por Omnisys. El contrato de suministro prevé la absorción de conocimientos técnicos por parte del Comando de la Fuerza Aérea (Comaer), posibilitando el mantenimiento preventivo y correctivo, minimizando los costos logísticos y manteniendo un alto nivel de disponibilidad de equipos.

Durante la ceremonia de inauguración, el presidente Jair Bolsonaro activó la estación de radar a través de videos interactivos que activaron el sistema. También se comunicó con el piloto de un Super Tucano A-29 y dio el mando para iniciar una acción que simulaba la interceptación de una aeronave ilícita.

“El trabajo que estamos haciendo para inaugurar este equipo, ayudará mucho, a nuestra Policía Federal y Policía Federal de Carreteras, en la lucha contra el narcotráfico y el tráfico ilícito de armas. Y cabe recordar que, desde mayo hasta ahora, nuestras autoridades policiales batieron el récord nacioanl de incautaciones de narcóticos”, señaló el presidente Bolsonaro. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.