Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Alerta por la presencia en aguas de Brasil del Yantar, señalado como buque espía ruso

Aunque autorizado por el gobierno brasileño para transitar las aguas territoriales del país, el barco "científico" ruso Yantar (Proyecto 22010, según su historial), acusado en repetidas ocasiones en los últimos cinco años de espiar cables submarinos, desconectando repetidamente su AIS y otros equipos a bordo, levantó las sospechas de la Armada y la FAB (Fuerza Aérea Brasileña), que enviaron aviones y helicópteros para su seguimiento, siendo ubicado a poco más de 50 millas náuticas de Río de Janeiro navegando desde la altura de Santos, precisamente muy cerca de un importante cruce de cableado submarino, incluidos los que alimentan el tráfico de comunicaciones a Uruguay (el Tannat Monet de 40 Terabytes FO), desde donde el buque había salido días atrás.

La alarma comenzó el día 10, cuando el Centro Integrado de Seguridad Marítima en Río de Janeiro detectó al Yantar, una embarcación con tecnología avanzada de sensores, dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Brasil, casi sin identificarse.

Poco después de un breve contacto, el barco desapareció de las redes de monitoreo, lo que plantea la hipótesis casi segura de que el equipo AIS, que justamente permite su ubicación, se hubiera apagado. Inmediatamente se lanzó una operación de patrulla hacia el barco. A última hora de la tarde del domingo 16, un helicóptero naval y un avión de la FAB ubicaron la nave a poco más de 50 millas (80 km) de las playas de Río.

En un primer acercamiento, la tripulación rusa no respondió las llamadas de los pilotos brasileños. Luego, ya sobre el área de cables submarinos, dio una respuesta evasiva a la pregunta sobre el trabajo que estaba haciendo, hasta que atracó el 18 en el puerto de Río, permaneciendo allí menos tiempo del previsto cumpliendo la solicitud inicial de la Orientación Naval Rusa al gobierno de Brasil.

Según fuentes de la Marina, si bien la navegación del Yantar a lo largo de la costa brasileña no fue ilegal,  su "desaparición" electrónica durante seis días se consideró muy extraña.
En este sentido, la desconexión del sistema de identificación puede implicar intentos de espionaje o procedimientos sospechosos por parte del barco.

Lo que más intrigó a las autoridades náuticas fue el hecho de que el barco, que provenía de Uruguay, "reapareció" cerca de los cables de comunicación submarinos que conectan Brasil, precisamente con Uruguay y otros países, después de permanecer durante casi una semana con su dispositivo. Identificador desconectado.

La red mundial de comunicaciones marítimas está compuesta por 378 cables submarinos, una conexión de 1,2 millones de kilómetros cuadrados. Cualquier incidente con cualquiera de ellos no solo puede causar serios daños a la economía global, sino dejar a países enteros sin acceso a fibra óptica.

El Yantar y su nuevo gemelo casi a punto de ser botado en poco tiempo,el Almaz, son naves nodrizas, cada una de las cuales puede lanzar dos mini submarinos de 25 toneladas de la clase Konsul, tripulados por tres operadores. El tiempo de la misión se estima en 12 horas a profundidades de 6,000 metros. Además de estos modelos más grandes, los barcos son capaces de operar versiones más pequeñas de sumergibles controlados a distancia.
 
El trabajo clasificado del barco fue reconocido por el Parlamento ruso a través del semanario oficial Parlamentskaya Gazeta, que, al presentar el Yantar, destacó "accesorios para el seguimiento en alta mar y dispositivos altamente secretos para conectarse a cables de comunicación".

El barco ya había sido identificado en Cuba, en la bahía de Guantánamo, y poco después ancló en el puerto de Nuuk, en Groenlandia, un importante cruce de telecomunicaciones en el extremo norte de Europa.

Los servicios de inteligencia israelíes informaron la presencia de Yantar en el Mediterráneo en 2017, cerca de un punto a través del cual el cable de fibra óptica que conecta a Israel a una estación de energía en Chipre establece enlaces con gran parte de Europa. En el mismo año, la agencia de inteligencia británica informó que el buque utilizó "sus recursos secretos" para localizar los aviones de ataque rusos Sukhoi-33 y MiG-29 que finalmente fueron derribados o se estrellaron sobre el Mar de Siria. Un informe de 2019 del Royal Institute of Services for Defense Studies revela que los barcos de inteligencia de Rusia "están deambulando discretamente por áreas estratégicas de todo el mundo". El Yantar, colaborando con Argentina al buscar el accidentado submarino ARA San Juan, a fines de 2017, fue ,de todos modos, permanentemente monitoreada y delimitada su tarea por la Armada Argentina, debido a su perfil.

La Marina brasileña aclaró, en una nota, que "la autorización militar para permanecer en Brasil fue solicitada por el Agregado Militar de Rusia, y siguió los protocolos vigentes para el movimiento de buques de guerra extranjeros y barcos estatales en aguas jurisdiccionales brasileñas (AJB)".

Debido a sus características, el barco antes mencionado está acompañado por la Armada brasileña, durante todo el tránsito en las AJB.” Este procedimiento es adoptado por la Armada de Brasil para todos los buques clasificados como “de interés”.

En Uruguay, tanto funcionarios del gobierno entrante, como de la estatal telefonica Antel, siguieron el tema discretamente. En Brasil, el tema puso en evidencia la necesidad de contar con mejores sistemas de vigilancia ,e inclusive en dispositivos satelitales especiales y radares OTH. (Javier Bonilla, corresponsal del Grupo Edefa en Brasil)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.