Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Fuerza Aérea Argentina no olvida a sus héroes

En la Quebrada de Matienzo, en la localidad mendocina de Las Cuevas en lo que es hoy conocido como Parque Provincial Aconcagua en la provincia de Mendoza, donde se encuentra la piedra en la que falleció hace 102 años el teniente Benjamín Matienzo, precursor de la Fuerza Aérea Argentina, se realizó una ceremonia en su recuerdo.

En un escenario completamente blanco y con un helicóptero LAMA de fondo,  especializado en vuelos en alta montaña, en representación de la Fuerza Aérea se encontraban el vicecomodoro Matías Oréfice, jefe del Grupo 4 de Caza y el mayor Diego Almirón, jefe del Escuadrón III de Búsqueda, Rescate y Tareas Especiales, ambos de la IV Brigada Aérea ubicada en Mendoza. Junto a ellos se hizo presente personal del Ejército Argentino y de la Patrulla de Rescate y Auxilio de Montaña.

Matienzo y su travesía aérea

El 28 de mayo de 1919, Matienzo junto a los tenientes del Ejército Argentino Pedro Zanni y Antonio Parodi, intentó cruzar la parte más alta de la cordillera de los Andes. El mal tiempo complicó la travesía por lo que Zanni y Parodi decidieron regresar. Él, sin embargo, continuó su viaje; decisión que, posteriormente, le costaría la vida.

Sus restos fueron encontrados seis meses después. Se había visto obligado a aterrizar e intentó regresar a pie pero murió debido a las bajas temperaturas.

“La aventura que llevó a la muerte a Matienzo es una muestra más del espíritu y la constante voluntad de vencer obstáculos de quienes nos indicaron el rumbo hace más de 100 años”, manifestó en su discurso el vicemodoro Oréfice.

En un escenario majestuoso de la Cordillera de los Andes, los integrantes de la institución aeronáutica hicieron un alto en sus tareas, para mantener el acervo histórico. Esto, que podría pasar desapercibido e incluso olvidado por los funcionarios o el mismo ciudadano común, es recordado en el mismo lugar en que otros hombres, soportando al clima y a carencias tecnológicas, mostraron un camino.

En estos momentos, de tantas dificultades económicas y políticas, la FAA mantiene sus tradiciones y no olvida a su gente. Como es habitual, la IV Brigada Aérea, unidad señera y trascendental en la marcha de la Fuerza, marca la diferencia.

Fotografía: La FAA no olvida a sus precursores.

En la inmensidad del macizo andino un recuerdo presente


Los helicopteros LAMA tienen muchas decadas de operatividad a toda prueba en la Cordillera de los Andes


Trompa de la Banda de Musica de la IV Brigada Aerea entre la inmensidad

Valientes e intrepidos fueron que se arriesgaban en las montañas de los Andes

·(Fotografías IV Brigada Aérea de la Fuerza Aérea Argentina.)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.