Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Vehículos de combate autónomos Kalashnikov

Bien conocido en el entorno militar mundial es el hecho de que el fusil de asalto AK47 del 7,62x39mm y sus muchos derivados, que incluyen una amplia línea de armas largas que llega ahora hasta los AK105, son obra del ingenio de Kalashnikov, y por eso llevan su nombre. El mismo lo tiene una corporación de Rusia que fabrica esas armas ligeras, sistemas tecnológicamente avanzados de alta precisión y desde hace poco ingenios autónomos controlados a distancia.

Acaban de dar a conocer que están experimentando con dos nuevos conceptos de vehículos autónomos de cadenas (UCGV, Unmanned Combat Ground Vehicles) destinados a acompañar a las tropas en los asaltos finales o en entornos tan complejos como el urbano. Los han presentado operando junto a tropas especiales en un área nevada y con edificios lo que demuestra sus posibilidades para operar tanto en espacios poco amplios como en lugares en los que el movimiento es complicado.

El mayor de los dos recibe el nombre de Soratnik. Se trata de un ingenio oruga de unos cuatro metros de longitud y uno y medio de altura que incluye un tren de rodaje de cadenas y es manejado a distancia -se dice que hasta diez kilómetros- por un operador que controla sus movimientos, pudiéndolo hacer también las tropas a las que acompaña. La barcaza, íntegramente blindada contra impactos de armas ligeras y esquirlas de explosiones cercanas, se muestra equipada con una torre también protegida que acoge un sofisticado sistema de visión y apuntamiento y un módulo estabilizado donde situar ametralladoras medias, cañones ligeros, lanzagranadas automáticos y otros sistemas de armas que incluyen sistemas filoguiados de misiles contracarro.

Se sabe que fue llevado a Siria para ser probado allí en condiciones de elevada temperatura y podría haber participado en algunos combates. Tiene potencial para aportar fuegos precisos a las tropas que acompaña, realizar actividades de reconocimiento o participar en patrullas que obtendrán datos y los transmitirán en tiempo real a la estación de control. Pesa unas siete toneladas y puede alcanzar velocidades punta de 40 kilómetros por hora.

La corporación Kalashnikov promueve el anterior junto al más compacto Nakhlebnik, un concepto que puede ser usado como UGV o UCGV en función de lo que se pretenda. Mide unos tres metros y tiene uno de altura, siendo más discreto y hábil para moverse en espacios confinados o por calles estrechas. Se le puede equipar también con una torre en la que instalar sistemas de armas ligeros que se pueden disparar a distancia. Para acompañar a los combatientes puede incorporar una pantalla antibalas que les protegerá del fuego que el adversario pueda generar sobre ellos.

Ambos vehículos son dos conceptos novedosos que podrían dar lugar a series definitivas, pues los entornos de combate futuros harán óptimo el contar con este tipo de recursos tanto en operaciones militares como en las policiales. (Octavio Díez Cámara)

Fotografías:  Kalashnikov

·Los vehículos autónomos de combate de Kalashnikov son toda una novedad en el entorno militar terrestre.

·La impulsión por orugas garantiza la mejor movilidad en todo tipo de terrenos y escenarios.

·La idea es que estos vehículos autónomos acompañen a las tropas en aquellas acciones en que el adversario esté especialmente próximo.

·Se les ha equipado con distintos sistemas de armas, que incluyen lanzacohetes, con los cuales pueden ser muy útiles en combate urbano.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.