Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Rusia “congela” sus patrulleros polares

Finalmente los dos patrulleros polares o “rompehielos militares” Proyecto 23350 o clase Ivan Papanin que iba a construir el Astillero del Almirantazgo en San Petesburgo para la Marina Rusa tendrán que esperar. Así lo ha confirmado el director general del astillero Alexander Buzakov que ha confirmado que han sido motivos presupuestarios los que han hecho que el encargo de los dos buques, contemplados en el plan de armamento estatal para el período 2018-2027, no se pongan en marcha hasta el período 2023-2024.

En mayo de 2016 adelantamos el encargo de estos dos buques que iban a comenzarse a construir ese mismo año e iban a ser entregados a la Marina a finales de 2020, según anunció entonces el Comandante en Jefe de la Armada rusa, Alexander Fedotenkov. Los buques han sido diseñados por el Bureau de Diseño Marino Almaz Central e iban a ser construidos por Astilleros del Almirantazgo, una filial de United Shipbuilding Corporation (USC)

Se trata de dos nuevos tipos de buques denominados oficialmente patrulleros polares, pero que destacan por combinar elementos de tres tipos de buques: los patrulleros, los remolcadores de altura y los rompehielos. De hecho, según las especificaciones de diseño, podrá navegar con espesores de hielo de hasta 2 metros (inicialmente se anunciaron 1,5 metros), lo que hace que no haya otro buque similar con el que pueda ser comparado.

Tendrán un desplazamiento de 8.500 toneladas e irán equipados con un cañón automático de 76 mm. AK-176MA  en una torre de bajo perfil (inicialmente se anunció un A-190 de 100 mm), una cubierta para helicópteros y aeronaves no tripuladas y un hangar. En popa, tras la cubierta de vuelo hay una zona para la estiba de contenedores, que podría alojar dos unidades del sistema de misiles Club-K como el ofrecido para el mercado de exportación. Cada uno de estos contenedores podrían albergar cuatro misiles antibuque Club o cuatro misiles de ataque a tierra Kalibr-NK como los empleados por Rusia en el conflicto de Siria. Con este despliegue de armamento el buque supera la categoría de patrullero y se posiciona claramente como una corbeta.

Este tipo de buques podrá desempeñar diversas misiones en la región del Ártico que podrían ir desde la escolta y protección de buques de suministro, operaciones de rescate, transporte de contenedores u otras de mantenimiento y apoyo a otros buques que operen en la región, dando a Rusia una capacidad sin parangón en lo que a operación de buques militares en el Ártico, en la línea de los intereses rusos en la región.  (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Proyecto 23350 original (Astillero del Almirantazgo

·Maqueta del proyecto 23350 con el cañón de 100 mm. (War is borign)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.