Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las magnitudes y retos de la Defensa española en 2015

 

(defensa.com) La principal asociación industrial del sector de Defensa en España, TEDAE, aprovechaba hace unos meses la presentación en su sede de los resultados de las empresas asociadas para pedir a la Administración claridad, celeridad y continuidad en las políticas de defensa. Sindicatos, políticos y empresarios, participantes en una jornada de debate celebrada en la sede de CDTI y organizada por MCA-UGT, CCOO de Industria y TEDAE, coincidían hace escasos días en la necesidad de que España impulse la industria de defensa y de seguridad y que se genere una pacto de Estado en esta materia. A lo que habría que añadir el objetivo progresivo de alcanzar, o cuanto menos aproximarse presupuestariamente, a un el 2% del PIB.

 

Respecto del capítulo tecnológico, estrechamente vinculado al necesario fortalecimiento en el país de la tan traída inversión en I+D+i es clave para enfrentarse al tipo de riesgos y amenazas hoy dominante. Las Fuerzas Armadas demandan cada vez más soluciones en el área del mando y control, el trabajo en red, la gestión de objetivos en zonas difíciles (para evitar daños colaterales), las capacidades ISTAR (Inteligencia, Vigilancia Adquisición de Objetivos y Reconocimiento) o de ciberguerra. Son programas de alta tecnología, por lo que esta será el elemento clave que determinará en gran medida las necesidades de seguridad nacional.

Defensa, que  apoya la concentración del sector en España para hacer frente en mejores condiciones a un escenario global  cada vez más competitivo, ha manifestado, a través del SEDEF,  que estamos en el momento adecuado para poner en marcha un nuevo modelo de financiación de las Fuerzas Armadas que se base en dos elementos clave:  la estabilidad económica y la responsabilidad y transparencia pública de los programas. Tanto la industria como las Fuerzas Armadas deben conocer las disponibilidades financieras a largo plazo para poder tener estabilidad con la que poder planificar las acciones. De ahí que la nueva política de financiación deba materializarse en un acuerdo constructivo.

No hay que  olvidar en el contexto español el mantenimiento del importante papel que sigue manteniendo el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que para el ejercicio 2015 dispone de 564 millones de euros para programas de defensa, un incremento del 64 % respecto al ejercicio 2014. El papel de este Ministerio ha resultado clave desde que se instauró el mecanismo de anticipos reembolsables que forma parte de los Programas Especiales de Armamento (PEAs).

Recordemos ahora las cifras  más relevantes que definen las capacidades de la Defensa de España en 2015  poniéndolas en perspectiva con las del pasado año:

Además del presupuesto, el Ministerio de Defensa dispone de otras fuentes de financiación aunque de mucha menor entidad:

• 734 millones: coste de las operaciones de mantenimiento de la paz, financiadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores.
• 884 millones: créditos extraordinarios del Ministerio de Industria en 2014 para que Defensa afronte los compromisos derivados de los Programas Especiales de Armamento (PEAs). Se espera una cifra similar en 2015.
• 201 millones: fondos recaudados por el Ministerio de Defensa en 2014 por la venta de inmuebles.

El destino del presupuesto:
• Más del 75 % del presupuesto se destina a gastos de personal.
• 69,38 %: porcentaje del presupuesto destinado a la actividad propia de las Fuerzas Armadas.
• 30,6 %: porcentaje del presupuesto de Defensa destinado a gastos administrativos.
• 41 millones: partida destinada en el presupuesto del Ministerio de Industria, Energía y Turismo de 2015 para el desarrollo de la nueva fragata F-110 para la Armada española
• 37 millones: partida destinada en el presupuesto del Ministerio de Industria, Energía y Turismo de 2015 para el desarrollo del vehículo blindado 8x8 para el Ejército de Tierra.

Cifras referentes a personal:

• 157.273: personal del Ministerio de Defensa entre militares y civiles.
• 122.256: militares en activo del Ministerio de Defensa.
• 1.750: número de militares españoles que participan en este momento en misiones en el exterior.

El denominado “Proceso de Transformación de la Fuerza” ha supuesto una nueva distribución del personal militar en las Fuerzas Armadas:

• 67.000 efectivos constituyen la “Fuerza Conjunta”, que se compone de tres elementos.
• 12.000 efectivos para los cometidos permanentes de las FAS como son vigilancia y seguridad marítima, defensa y operaciones aéreas de ámbito nacional, ciberdefensa o inteligencia.
• 15.000 efectivos de los tres Ejércitos para planes de reacción rápida o contigencias que puedan efectuar misiones en solitario o combinadas con aliados internacionales como en las que se ha tomado parte recientemente (Afganistán o Líbano por ejemplo). Esta cifra se formaría por:
• Estos dos elementos, que suman 27.000 efectivos se denominarán “Núcleo de la Fuerza Conjunta” y realizará rotaciones semestrales con dotaciones procedentes del tercer elemento de la Fuerza Conjunta.
• 40.000 efectivos que constituirán una suerte de “banquillo” o reserva inmediata que mediante rotaciones alimentará los dos elementos anteriores. Mientras no forman parte de la Fuerza Conjunta, realizarán taras de adiestramiento y alistamiento.
• Los 53.000 efectivos restantes hasta completar los 120.000 actuales comprenderá los medios de apoyo a la fuerza y los cuarteles generales, siendo estos sobre los que se aplicarían reducciones progresivas en caso necesario según el escenario presupuestario.
• 120.000: número de militares que se pretende disponer según los objetivos de capacidades derivada de la directiva de política de defensa.
• 79.000: número de efectivos de tropa y marinería contempladas como máximo a 31 de diciembre de 2015. Se estima que dicha cifra permite cubrir las necesidades de soldados y marineros para el cumplimiento de las misiones de las Fuerzas Armadas y los compromisos internacionales.
• 87.664: tropa y marinería disponible en enero de 2010.
• 76.669: tropa y marinería actual.
• 50.000: número de cuadros de mando que recoge la reforma de la ley de carrera militar.
• 45.000: número actual de cuadros de mandos.

El sostenimiento ha sido una de las áreas que ha sido más perjudicada por los recortes de estos últimos años. Respecto al año pasado se producen ciertas variaciones:
• 1,49: reducción de la partida para sostenimiento de las Fuerzas Armadas.
• 3 %: reducción de la partida para sostenimiento del Ejército de Tierra.
• 2,2%: reducción de la partida para sostenimiento de la Armada.
• 3 %: reducción de la partida para sostenimiento del Ejército del Aire.
• 70 %: nivel actual de alistamiento de las Fuerzas Armadas según el JEMAD.

Lo mismo ha sucedido con los fondos disponibles para modernización:
• 2,8 %: disminución de la partida destinada a modernización en el Ejército de Tierra respecto a 2014.
• 1,6 %: disminución de la partida destinada a modernización en la Armada.
• 4,6 %: disminución de la partida destinada a modernización en el Ejército del Aire.

Se ha contemplado un aumento de las partidas destinadas a adiestramiento en 2015:
• 7,6 %: incremento de la partida de adiestramiento de las Fuerzas Armadas.
• 3,6 %: incremento de la partida para adiestramiento en el Ejército de Tierra.
• 6,6 %: incremento de la partida para adiestramiento en la Armada.
• 3,8 %: incremento de la partida para adiestramiento en el Ejército del Aire.

Principales magnitudes sobre el sector de Defensa y Seguridad en España
•    5.500 millones de euros de facturación.
•    Empleo directo: 19.645 trabajadores.
•    I+D+i: 10% de los facturado.
•    Exportación 70% de lo producido.
•    El sector es 2,6 veces más productivo que la media nacional.
•    Cada euro invertido en defensa genera 2,5 euros de actividad económica.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.