Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La reorganización del Ejército irlandés y su impacto en las demás fuerzas de defensa

 

Es ya evidente la tendencia actual de suprimir la división en favor de la brigada como entidad táctica clave de la mayoría de los ejércitos del mundo. Se está procediendo a reducir el número de este tipo de grandes unidades, bajo la teoría de “menos pero más efectivos”. El pequeño Ejército irlandés es la más reciente incorporación a este proceso.



La reducción de las Fuerzas de Defensa no estuvo entre las demandas explícitas de la Troika del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE) impuestas al Gobierno Irlandés como elementos del rescate fiscal implementado hace dos años. Está claro que la rebaja en el total de sus efectivos y la reorganización de la fuerza terrestre, anunciadas por el Ministro de Defensa, Shatter (cuyo apellido irónicamente se traduce como romper en pedazos), el 17 de julio de 2012 son como consecuencia de la crisis económica.
La plantilla es relativamente modesta, de 10.500 personas en las Fuerzas de Defensa Permanentes (Ejército, 8.426; Armada, 1.144; y Cuerpo Aéreo, 930) establecidas por el Libro Blanco de la Defensa de 2000, que ya fue reducida a 9.500 cuando el  ministro anunció que el Ejército pasara de tres a dos brigadas.

 

Aunque explícitamente esta medida era para mermar la proporción de elementos de diente contra rabo, al eliminar personal administrativo y de apoyo logístico, sin perjuicio para las unidades de combate, lo que ha ocurrido implica la eliminación de uno de los nueve batallones de infantería existentes (el 4º, en Cork), la unión de dos más (el 2º y 5º, ambos en Dublín) en un nuevo 7º Batallón y la eliminación total de los elementos de apoyo de combate y logísticos de la extinta 4ª Brigada (con cuartel general en Athlone), a saber: el 4º Escuadrón de Caballería Mecanizada, el 4º Regimiento de Artillería de Campaña, la 4ª Compañía de Ingenieros de Combate, la 4ª Compañía de Comunicaciones y el 4º Batallón Logístico.
El 1er Regimiento de Defensa Aérea, que existía sólo en el organigrama en el Centro de Entrenamiento de la Fuerzas de Defensa, también ha desaparecido y sus elementos se repartieron entre los dos remanentes regimientos de Artillería (el 1º en Cork y el 2º, mudado desde Dublín a Athlone), que han cambiado de nombre de Artillería de Campaña, ya equipados con una mezcla de cañones ligeros de 105 mm., morteros pesados de 120, cañones antiaéreos Bofors 40L/70 y misiles RBS-70.

Casi el único elemento positivo de la nueva organización es la confirmación de la existencia como elemento independiente de infantería mecanizada de la Compañía del 3er Batallón de Infantería (Kilkenny), equipada con el blindado de transporte de personal Mowag Piraña 8x8 y destacado al Centro de Entrenamiento de la Fuerzas de Defensa, donde forma parte de la Reserva Estratégica, junto con el ala de Fuerzas Especiales y el 1er Escuadrón de Caballería Blindada, que opera los únicos vehículos a orugas del Ejército irlandés, sus 14 carros de combate ligeros Alvis Scorpion 76.
Como se ve en el cuadro adjunto, el reorganizado Ejército está conformado por la 1ª Brigada, ocupando la parte Sur y Suroeste del país, bajo una diagonal trazada de Galway, en el Oeste, hasta el Norte del Condado de Wexford, en el Sureste; y la 2ª Brigada, destacada en la parte al Norte y Noroeste de esa diagonal. Ambas brigadas, aun con jurisdicciones geográficas radicalmente distintas, mantendrán sus actuales cuarteles generales en Cork y Dublin, respectivamente.

Sin embargo, a cambio de los existentes 3º, 4º y 12º Batallones de Infantería (de Kilkenny, Cork y Limerick, respectivamente), la nueva 1ª Brigada comprenderá el 1er Batallón de Infantería (Galway) y los existentes 3º y 12º. Por su parte, la 2ª Brigada se articula sobre el 6º Batallón de Infantería (Athlone), el nuevo 7º (Dublín), el 27º (Dundalk) y el 28º (Letterkenny). La mayoría de sus elementos de apoyo de combate se han mudado desde Dublín a Athlone.
La reserva
La Reserva Voluntaria del Ejército, con una plantilla autorizada de 14.500 personas, consistía normalmente en dos entes distintos: la Reserva Integrada, cuyos miembros, por lo menos en teoría, aumentarían los efectivos del Ejército Permanente hasta su plantilla completa si se movilizaban; y la Reserva no Integrada, cuyos 9 batallones de Infantería, 3 escuadrones de Caballería, 3 regimientos de Artillería, 3 compañías de Ingenieros, 3 compañías de comunicaciones y 3 batallones de Apoyo Logístico, una vez movilizados proporcionarían el equivalente a 3 brigadas más, para cubrir las funciones de defensa local de las 3 del Ejército Permanente, liberando a estas últimas para funcionar como una fuerza de maniobra táctica.

Lamentablemente, en la práctica el número total de la Reserva nunca subió más allá de 9.652 efectivos y últimamente había bajado a sólo 4.554. Bajo el nuevo régimen, la plantilla de la Reserva del Ejército será reducida a 3.800 y, aunque todavía no se ha revelado ningún detalle, parece evidente que la Reserva no Integrada va desaparecer. El proceso de reducción de este elemento se materializa en la clausura de 32 de los 48 centros de entrenamiento de reservas fuera de instalaciones ocupadas por la fuerza permanente, junto con la merma de 261 a 57 de sus cuadros fijos.
Aunque la plantilla de las cuatro compañías de la Reserva de la Armada (Servicio Naval) será reducida a un total de 200, parece que el volumen de la permanente de este elemento de las Fuerzas de Defensa no sufrirá merma alguna, por lo menos en el futuro inmediato, y aunque el remplazo de sus 3 buques más antiguos, los OPV (Offshore Patrol Vessel) Emer, Aoife y Aisling, que ya tienen más de 35 años cada uno, se postergó, un contrato para la construcción de 2 unidades de una versión mejorada y ampliada y de más de de 2.000 ton. de los 2 existentes del tipo Roisin ha sido firmado y se espera que el primero será  entregado en 2014.

El Cuerpo Aéreo, que jamás ha tenido ningún elemento de reserva voluntaria, igualmente parece inmune de las recortes de plantilla que afectan al Ejército, aunque ha dado de baja su único aparato de transporte ligero, un Beech Super King Air, sin sustituirlo, dejando como 1 Learjet y 1 Gulfstream IV como  los únicos elementos dedicados a transporte, aunque los 2 Airbus Military CN235M, empleados normalmente en tareas de patrulla marítima, a veces han sido usados para esos fines. El Pilatus PC-9 perdido en un accidente hace más de un año tampoco fue remplazado, dejando los 7 restantes aparatos de este modelo como la flota dedicada tareas de entrenamiento y apoyo táctico.

Los 5 supervivientes de un lote original de 8 Reims-Cessna 172 adquiridos hace casi 40 años todavía sirven como aviones multipropósito, estando empeñados en tareas de enlace, enseñanza primaria y cooperación con el Ejército y la Armada. El helicóptero ligero EC135 que sufrió severos daños en un aterrizaje igualmente se dio de baja, dejando la fuerza de aeronaves de ala giratoria limitada a los 6 AW139, que son su espina dorsal. El único EC135 que queda se emplea primordialmente en tareas de instrucción, aunque el Cuerpo Aéreo también mantiene y opera el avión Britten-Norman Defender y los dos EC135 de la Policía Nacional.

Autor: Adrián J. English

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo. Todos los derechos reservados a Grupo Edefa SA


Fotografías:

·Batería de cañones ligeros RA de 105 mm. disparando.

·Infante irlandés con fusil de asalto AUG y lanzagranadas.

·Nuevo despliegue de los elementos de combate del Ejército irlandés (cortesía de la revista “An Cosantóir”).

·Mowag “Piraña” 8x8.

·Mortero de 81 mm.

·Cañón antiaéreo Bofors 40L/70.

·El AW139, la espina dorsal de la flota de helicópteros del Cuerpo Aéreo irlandés.

·La Armada en ejercicios.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.