Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La OTAN apremiará a Europa a incrementar su gasto militar en respuesta a la amenaza de Rusia

(defensa.com) La crisis en Ucrania ha puesto sobre la mesa un problema que preocupa desde hace tiempo en el seno de la OTAN: muchos de sus integrantes europeos se alejan de la “regla” de invertir el 2% del PIB en gasto militar.

Con el este de Ucrania amenazado por militares rusos en la frontera, la Alianza Atlántica aguarda a la trascendental cumbre del mes de septiembre para presionar a sus socios europeos y apremiarles a que eleven su gasto en Defensa de cara a los próximos ejercicios, teniendo en cuenta este escenario de nueva Guerra Fría que se está viviendo a las puertas del Ciejo Continente.

El objetivo es que los líderes de la Alianza Atlántica presionen a los socios europeos durante la cumbre que tendrá lugar en el próximo mes de septiembre en Gales, fecha que se presenta como clave en el devenir de la organización, puesto que en este acto también se confirmará al nuevo secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg.

“El objetivo de la cita de Gales será conseguir un compromiso por parte de los líderes europeos para que aumenten su gasto militar”, explicaba el comandante en jefe de la OTAN, Philip Breedlove, quien destacó que entre todos deben estar preparados ante cualquier camino “que pueda tomar Rusia”.

Desde el Pentágono, las reprimendas hacia los países europeos han llegado del secretario de Defensa, Chuck Hagel, quien ha subrayado recientemente en Washington la importancia de que Europa aumente su gasto militar porque la crisis ucraniana ha demostrado que todavía vive “en un mundo peligroso”, tirando al traste todas las hipótesis que hacían pensar en que la integridad europea no podía verse sorprendida por ningún tipo de amenaza militar.

El mandatario norteamericano indicó que Rusia examinará “a largo plazo” el compromiso y resistencia de la Alianza Atlántica, y advirtió a los países europeos que deben entender cuáles pueden ser las consecuencias de la “tendencia actual” de reducción del gasto de Defensa.

En el informe publicado por la Alianza Atlántica con los gastos militares de 2013, tan sólo Estonia, Reino Unido y Grecia cumplían con la “regla OTAN” del 2%, quedando la media del gasto de los socios europeos en el 1,6% del PIB. Estados Unidos, con un gasto del 4,4% sobre el total de su PIB, sigue tirando del carro de la Alianza Atlántica, pese a que cuenta con una riqueza menor que todo el conjunto de los países miembros europeos. En la otra cara de la moneda encontramos a Letonia, Lituania e incluso España, que apenas alcanzan el gasto del 1% de su PIB.

Fotografía:
·El comandante en jefe de la OTAN, Philip Breedlove.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.