Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Ampliación de capacidades para el vehículo de combate de infantería Puma IFV del Ejército alemán

El Ejército alemán ha contratado al Grupo Rheinmetall para ampliar las capacidades del vehículo de combate de infantería Puma IFV (Infantry Fighting Vehicle), mediante la incorporación de equipos adicionales o la sustitución de otros por nuevos elementos que aporten mayor rendimiento. A pesar de que es un vehículo nuevo y que las entregas al Bundeswehr no terminaran hasta el año 2020; la Oficina Federal de Equipamiento y Apoyo al Servicio del Bundeswehr (BAAINBw), con sede en Coblenza, ha decidido incorporar una serie de mejoras en los blindados, todas ellas destinadas a mejorar sus prestaciones.

El importe total de las modificaciones asciende a 260 millones de euros, de los cuales 115 serían para las aportaciones a realizar por Rheinmetall. Las capacidades ampliadas mejoraran notablemente el rendimiento en combate del Puma IFV, así como incrementar las posibilidades y potencial en los procesos de formación.

En concreto, el paquete de expansión incluye, entre otras cosas, el desarrollo e incorporación de una nueva estación de armas secundaria independiente de la torre principal, la TSWA (Turret-independent Secondary Weapons Station); junto la instalación de nuevos sistemas y tecnologías de visualización avanzada, así como la provisión de nuevos recursos de formación. El TSWA reforzará significativamente el rendimiento del vehículo en el campo de batalla, en especial sus capacidades de autodefensa. Este sistema, es en realidad una estación de armas no tripulada, que podrá .ser gestionada por control remoto desde el compartimento trasero del vehículo. 

Esto significa que la amenaza puede ser combatida de manera cercana, sin necesidad de  recurrir al armamento principal; siendo especialmente importante en combate urbano, lo cual mejora significativamente la protección de la tripulación y de la infantería embarcada durante su despliegue. El lanzagranadas automático TSWA, puede disparar munición letal y no letal de 40 mm; entre la no letal, por ejemplo, granadas flah-bang, gases lacrimógenos, siempre con un alcance máximo de 400 metros. El contrato prevé el desarrollo y fabricación de tres prototipos iniciales para evaluación, las mejoras desarrolladas  durante la evaluación serán introducidas en los vehículos en las fases posteriores, así como en su producción y despliegue a gran escala. Se trabaja con la  previsión de estar completamente terminado e incorporado en el 2023.

En lo referente a su visualización, el Puma será adaptado al estado de la técnica y a la normativa actual, sustituyendo el sistema los captadores de imágenes y los monitores en blanco y negro por pantallas en color; incrementando así notablemente su rendimiento. Todo esto proporcionará al jefe del vehículo y al artillero imágenes en alta resolución, aportando un perfil más detallada del terreno y de la situación táctica en cada momento. De igual manera, se abrirán mayores posibilidades es las funciones de reconocimiento y de combate contra objetivos de compromiso. Un nuevo visor, situado en la parte trasera del vehículo, realizará la búsqueda por infrarrojos, mejorando así la visión nocturna del conductor. En este apartado, solamente se ha adjudicado la fase piloto para el desarrollo para tres vehículos, dejando las opciones de producción en serie para el año 2020.    

Otro requerimiento adicional afecta a la formación de los operadores de la torreta principal del IFV, uno de sus sistemas más sofisticados. El nuevo sistema, permitirá entrenar conjuntamente al jefe del blindado y al artillero sin necesidad de operar el vehículo, utilizando para ello técnicas de simulación realistas. Además, el personal de mantenimiento puede practicar los procedimientos de reparación de manera realista y eficaz; todo ello sin actuar sobre los medios reales, mejorando así la flexibilidad y disponibilidad, lo que supone también una importante reducción de costes operativos.

La entrega se realizará ente los años 2019 y 2023, incluyendo la actualización de los sistemas actuales y la entrega de once nuevos; en un promedio de dos por batallón. Serán desplegados en todas las bases de la infantería mecanizada alemana, así como en los centros de formación de Aquisgrán y Munster.

(Antonio Ros Pau)

 

 

Fotografías: Un “Puma” en acción.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.