Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El M-27 se generaliza en la Infantería de Marina estadounidense

El uso del M-27 IAR se generalizará en la Infantería de Marina estadounidense, no solo reemplazando a la ametralladora M-249 SAW, sino también al fusil de asalto M-4. Y es que La Infantería de Marina de dicho país acaba de iniciar un proceso de compra de otros 50.000 M-27 Infantry Automatic Rifle (IAR) para reemplazar al M4 actualmente en servicio. Estos 50.000 fusiles se añaden a los 11.000 en proceso de compra de los que informamos en febrero, que iban destinados a reemplazar muchas de las M-249 SAW (Squad Automatic Weapon), dejando a esta en reserva.

El propio Comandante de la Infantería de Marina, el general Robert Neller ha destacado las virtudes de este arma después de que en abril se considerara el M-27 un reemplazo perfecto para los M-4, la versión compacta del fusil de asalto M-16 que en diferentes versiones está en servicio desde hace casi sesenta años. Para Neller, después de haberlo usado ya, el M-27 ofrece muchas ventajas en términos de fiabilidad, durabilidad, portabilidad y precisión.

A diferencia del M-4, el M-27 está dotado de un cañón pesado y flotante de mayor longitud, lo que asegura mayor precisión, también está dotado de un bípode, un visor óptico Squad Day Optic de Trijicon y un pistolete delantero y, sobre todo, puede hacer fuego automático con los cargadores de 30 proyectiles.

Qué ofrece el M-27

En el caso del reemplazo de la M-249 SAW, los marines, igual que hizo el Ejército de Tierra estadounidense, adquirieron la ametralladora ligera M-249 SAW recamarada en el mismo calibre 5,56x45 que los M-4 y M-16. Este arma diseñada para proporcionar fuego de supresión implica sin embargo un elevado peso para su usuario, limitando el movimiento de este dado no solo por el peso del arma sino por la cantidad de munición que debe llevar o por la dificultad de emplearla en entornos estrechos como las operaciones urbanas.

Tras años de operarla, se comenzó a estudiar la posibilidad de adquirir un fusil de asalto con capacidades particulares que sustituyera a esta ametralladora ligera. Se eligió una versión del HK 416 recamarada para el mismo calibre 5,56 pero que ofrecía una mayor precisión y alcance que la ametralladora y que el fusil de asalto estandarizado. El M-17 IAR o “Rifle Automático de Infantería” se basa en el citado HK416, por lo que emplea el mecanismo de disparo del G36, es decir, un pistón de gases de recorrido corto y un cerrojo rotativo además de un cañón flotante. El resto de accesorios, incluyendo el visor, es muy similar a los usados en el resto de fusiles de asalto de los marines.

A partir de ahí comenzaron las evaluaciones, que a raíz de las adquisiciones han sido muy positivas, sin embargo el arma no ha escapado al habitual debate. Y es que hay quien duda que un fusil de asalto, por muy preciso que este sea, pueda reemplazar en su rol a una ametralladora ligera. Los defensores del M-27 afirman que la mayor precisión y alcance hacen innecesario el despilfarro de munición que hacen supuestamente las ametralladoras. Además defienden las ventajas de usar un arma que comparte gran número de elementos con el resto de M4 en servicio y que puede usar sus accesorios y sobre todo cargadores. Además su semejanza hace que sea más complicado identificar al infante que actúa como sirviente de ametralladora del resto de miembros de su unidad. Este sin embargo lleva más del doble de cargadores de 30 balas que el resto de miembros de su unidad, de ahí que se esté estudiando el uso de cargadores de tambor de gran capacidad. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Tiradores haciendo fuego contra objetivos a 100 metros en Camp con el M-27 Lejeune, Carolina del Norte (USMC).

·Realizando fuego con el M-27 desde la posición de rodillas durante un ejercicio (USMC)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.