Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

¿Incidente radiactivo en Europa?

El IRSN, el Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear francés, confirmó el 13 de febrero la presencia de elevadas trazas de yodo radiactivo, en niveles no dañinos para la salud, registradas en enero de este año en varios países de Europa, incluyendo España. El origen de esta sustancia radiactiva no ha podido ser aún confirmado pero no se descarta un accidente con un buque de propulsión nuclear, un submarino o incluso con algún tipo de prueba nuclear rusa, por el lugar de procedencia. El Yodo-131 es un radionucleido de origen artificial que ha sido detectado en el aire, a niveles próximos al suelo. Los primeros datos aparecieron durante la segunda semana de enero al norte de Noruega y posteriormente se confirmó su presencia en Finlandia, Polonia, República Checa, Alemania, Francia y España.

Se trata de una partícula con una vida media muy corta, en el orden de 8 días, por lo que se sospecha que la causa de la presencia es muy reciente aunque aún se desconoce. Las condiciones atmosféricas y meteorológicas han afectado a los niveles de concentración dispersándola y dirigiéndola hacia el sur. Estos datos han sido compartidos por una red de colaboración europea denominada Ring of Five formada por diferentes organismos encargados de la vigilancia atmosférica.

El Yodo-131 está asociado a aplicaciones de diagnóstico  y tratamiento médico, sobre todo al tratamiento de la tiroides o también es usado como trazador industrial en el análisis de fracturas hidráulicas. También está presente tras la fisión nuclear del uranio y del plutonio, habiéndose confirmado su presencia tras los accidentes de Chernóbil o Fukushima en 1986 y 2011 respectivamente.

¿Un accidente militar?

El origen de esta sustancia radiactiva no ha podido ser aún confirmado pero, como decimos, no se descarta un accidente con un buque de propulsión nuclear, un submarino o incluso con algún tipo de prueba nuclear rusa, por el lugar de procedencia. La presencia en Reino Unido de un avión especializado como el WC-135 “Constant Phoenix” se explicaría por este motivo habiendo sido visto uno de estos aviones el pasado 17 de febrero en la base aérea de la Royal Air Force de Midenthall, según informa The Avionist.

El WC-135 es un avión especializado de la Fuerza Aérea estadounidense que es empleado desde los años sesenta para detectar la presencia de sustancias nucleares en el aire. Durante sus misiones, transporta personal y equipo especializado para tomar muestras en vuelo del aire y poder analizar la presencia de sustancias radiactivas asociadas mayormente a pruebas nucleares. Estos aviones han sido empleados por ejemplo tras los desastres de Chernóbil el más reciente de Fukushima.

Aunque no existe información oficial sobre la naturaleza de la misión del avión es más que probable que esté rastreando la presencia del yodo-131 cuya presencia ha podido ser confirmada en los cielos europeos recientemente. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Uno de los WC-135 Constant Phoenix en servicio. Se aprecia uno de los captadores de aire adosados al costado del fuselaje (USAF)

·Gráfica de la presencia del Yodo-131 en Europa (valor +- incertidumbre (uBqm3)(IRSN)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.