Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Entrega del portaaviones británico HMS Queen Elizabeth II a la Royal Navy

El portaaviones HMS Queen Elizabeth acaba de ser entregado oficialmente a la Marina Real británica en la Base Naval de Portsmouth, al sur de Inglaterra, que será su puerto sede. El acto, presidido por la reina de Inglaterra el pasado 7 de diciembre, marca la recuperación de una importante capacidad, muy reforzada, que se perdió por la revisión de gastos de defensa del Reino Unido, lo que supuso la prematura retirada de los aviones BAE Harrier II en 2010.  Igualmente se dieron de baja los tres portaaviones de la clase Invencible, el último el HMS (His/Her Majesty's Ship) Illustrious en 2014.

La ceremonia de asignación del nuevo portaaviones HMS Queen Elizabeth (R08) tuvo la máxima relevancia, además de la soberana, asistió su hija mayor la princesa Anne, y el defence secretary (ministro de Defensa) Gavin Williamson, además de altos jefes militares. La Reina habló en la ceremonia, que se desarrolló en la  denominada HMNB (Her Majesty's Naval Base) Portsmouth, asistida por la princesa Anne, en su papel de madrina del navío, antes de que su Comandante, el commodore (contraalmirante) Jerry Kyd, leyera la orden de puesta en servicio. Tras lo cual se izó por primera vez  en el mástil del HMS Queen Elizabeth la  White Ensign de la Royal Navy, simbolizando la puesta en servicio del futuro buque insignia de una de las marinas militares con mayor tradición del mundo.

El gigantesco navío, tras haber completado con éxito su segunda fase de pruebas en el mar frente a la costa sur de Inglaterra, ha  vuelto al que será su puerto base de Portsmouth. El mayor buque militar construido por la centenaria industria naval británica, ha implicado el trabajo de más de 10.000 personas a lo largo y ancho de todo el Reino Unido en el marco del consorcio Aircraft Carrier Alliance (ACA). Esta alianza tecnológica-industrial está completando, además, el segundo navío de la serie, el HMS Prince of Wales (R09), que se entregará a finales de 2019 o principios de 2020, y que una vez entre en servicio en 2023 convertirá a la Royal Navy en la segunda fuerza mundial en el campo de los portaaviones, tras la US Navy.

Está previsto que el HMS Queen Elizabeth realice a principios del nuevo año un crucero de instrucción para capacitarle principalmente para operar con helicópteros. Aunque su prueba de fuego vendrá en el otoño de 2018, cuando se traslade  hasta los Estados Unidos llevando a cabo pruebas iniciales de vuelo con los cazabombarderos Lockheed Martin F-35 Lightning II. Actualmente están entrenándose allí más 150 miembros de la Royal Navy y la RAF (Royal Air Force) para conseguir la capacidad operativa de los dos primeros Escuadrones, uno de cada fuerza, que emplearán el F-35, de los que hasta la fecha Reino Unido tiene ya entregadas 13 unidades.

El navío, de 65.000 toneladas y 280 metros de eslora, tiene capacidad para transportar cuarenta aviones de combate, que serán los citados F-35B y helicópteros de diferentes modelos. Tiene una dotación de 679 personas, aunque el personal embarcado ascenderá hasta casi 1.600 personas, incluyendo el del grupo aéreo embarcado y el Estado Mayor, cuando sea plenamente operacional en 2020. (Julio Maíz Sanz)

Fotografías:

·El portaaviones HMS “Queen Elizabeth II” atracado en la de Portsmouth. Foto: Royal Navy.

·La reina Isabel II hablando con algunos de los miembros de la dotación del navío, que lleva su nombre. Foto: Royal Navy.

·Izado del pabellón de la Royal Navy, la “White Ensig” que es una bandera blanca, con la roja cruz de San Jorge y la Unión de Jack en el cantón. Foto: Royal Navy.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.