Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Comienzan los vuelos de pruebas del segundo MQ-8C Fire Scout para la US Navy de cara a su despliegue este verano


(defensa.com) El pasado 13 de febrero comenzaron los vuelos de prueba de la segunda unidad del vehículo aéreo de despegue vertical MQ-8C Fire Scout. Las pruebas tuvieron lugar en la base naval de Point Mugu, en California, donde se comenzaron a validar las capacidades de este helicóptero no tripulado de cara al comienzo de su despliegue en los buques de la US Navy este verano.

El MQ-8C deberá demostrar el correcto funcionamiento de sus sistemas para adquirir inteligencia, identificar objetivos y distribuir la información en tiempo real a los buques estadounidenses, obteniendo conciencia situacional de áreas de interés durante largos períodos de tiempo. Los vuelos de prueba de este sistema comenzaron el 31 de octubre del año pasado en la misma instalación.

El MQ-8C Fire Scout está derivado de la versión inicial MQ-8B pero ahora emplea el fuselaje de un helicóptero Bell 407 Jet Ranger. Ahora tiene un tamaño mucho mayor pero mantiene casi el 90 % de los sistemas, incluyendo sensores y puesto de control pero ofrece una mayor autonomía, mayor alcance y capacidad de carga (puede volar a 140 nudos en lugar de los 110 de la versión B, su capacidad de carga es de 1.000 libras en lugar de las 600 del primer modelo y su autonomía sube de las 5 a las 14 horas).

El Pentágono quedó encantado con el prototipo y en la primavera de 2.012, Northrop Grumman recibió un encargo de 30 aeronaves de esta versión. Hasta el momento la Navy había comprado 30 unidades del modelo B que continuarán operando.
Esta variación surge de un requisito emitido en 2.01 por el US Africa Command (AFRICOM) y el Special Operations Command (SOCOM) que necesitaban de manera urgente un vehículo aéreo no tripulado con mayor alcance y carga útil para las misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento navales. La capacidad inicial operativa de esta versión estaba prevista para 2.016 pero está lista para un despliegue inicial el próximo verano a bordo de alguno de los buques junto a los que opera el SOCOM, posiblemente en el Mediterráneo o en el Sahel, zonas de interés para el AFRICOM.

Hay que recordar que desde que fuera presentado en las primeras versiones, el Fire Scout ha sido siempre una de las opciones preferidas por la Armada española de cara a la adopción de un sistema no tripulado a bordo de sus buques. (J.N.G.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.