Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

"Historia de la yihad”: La interpretación bélica de la yihad en el mundo musulmán

«Salid a combatir sea cual fuere vuestra condición. Contribuid por la causa de Allah con vuestros bienes y luchad» (Corán, sura 9:41). En Historia de la Yihad, José Javier Esparza profundiza en las raíces de la lucha contra el infiel y nos muestra que la interpretación bélica de la yihad es una constante en el mundo musulmán.

Yihad es una palabra árabe con un significado amplio, que tiene el denominador común de plantearse como una “lucha” –ya sea interior, espiritual o exterior-, pero se suele interpretar por “Guerra Santa”. Por desgracia, está en boca de todo el mundo en esta sangrienta acepción. Hace catorce siglos el islam nacía fruto de conflictos violentos y a día de hoy no parece que esto haya cambiado mucho. Considero a José Javier Esparza un gran divulgador histórico, porque sabe explicar de forma sencilla las complejas realidades de la historia. Aquí parte de una diferenciación que aclara el enfoque de la obra a la hora de analizar sus consecuencias: los islamistas son aquellos que quieren adaptar la vida política, social y cultural a los preceptos del Corán, mientras que los yihadistas son aquellos que quieren imponer este mismo objetivo, pero por la fuerza y el uso de la violencia, mediante el terrorismo. Si bien no todos los musulmanes son islamistas, ni todos los islamistas son yihadistas, sí es un hecho que estos últimos se han convertido, a ojos de muchos musulmanes, en la vanguardia de la religión.

El mundo ha conocido nuevos océanos y nuevos continentes; la vida ha cambiado por completo gracias al conocimiento del hombre y de la naturaleza, que tiene como resultado el asombroso desarrollo de la técnica y las ciencias. Pero esto es irrelevante para quienes consideran que la verdad suprema quedó fijada de una vez y para siempre en los tiempos originarios, y no solo en el espíritu de la revelación divina, sino también en la letra estricta de los hechos del Profeta y la sharia, la ley islámica. El Estado Islámico, cuyas atrocidades nos han impresionado tanto, no hace sino repetir textualmente los hechos atribuidos a Mahoma en el siglo VII.

Desde Mahoma al actual Estado Islámico, pasando por la conquista de la Hispania visigoda, las cruzadas, el imperio otomano o la guerra fría…, catorce siglos parecen tener un denominador común: la matanza de los Banu Qurayza y la masacre de los yazidíes, la destrucción de la mezquita de Al Dirar y la demolición masiva de mezquitas en Mosul, la “depuración” de la Kaaba de La Meca y el asolamiento de viejas ciudades sirias. El autor muestra que no es cuestión de atrasos y progresos, pues ese concepto carece de rigor cuando hablamos de culturas ajenas a la nuestra. Lo que se propone en la obra que presentamos es un recorrido por la “guerra santa” islámica a lo largo de su historia. En este recorrido, el lector verá que la interpretación bélica de la yihad es una constante en el mundo musulmán, así que debe leerse como una historia contada en perpetuo presente. Cabe señalar que se incluye un apéndice con 31 preguntas sobre la yihad y su mundo -de lectura obligada para aquellos que buscan una buena síntesis-, así como numerosos mapas y una amplia bibliografía.

La conclusión, que comparto plenamente, es que la respuesta contra el fanatismo no puede venir de fuera, sino de dentro del propio islam ya que es este mismo el que ha generado una visión de la religión donde el recurso a la violencia haya legitimidad santa. Es necesario conocer la historia de la Yihad para poder comprender lo que está ocurriendo en la actualidad y poder abordar una solución óptima a este problema que se ha traducido en uno de los principales conflictos globales y que afecta a los intereses de las principales potencias.

Gabriel Cortina, analista de defensa y política internacional.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.