Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Nuevos fusiles de asalto de H&K, ahora en el .300 Blackout/Whisper

Entre las novedades que se presentaron en la ciudad alemana de Nuremberg  en el salón de equipamiento policial Enforce Tac,  fuimos partícipes de una primera aproximación a dos fusiles de asalto que son novedosos en lo que a capacidad de fuego se refiere y que hacen que la compañía germana Heckler & Koch, que hace unas semanas presentó también su nuevo fusil de asalto modular HK433, se sitúe en una posición de liderazgo que le va a permitir estar en la mejor disposición en un momento en el que se prevén muchas compras de este tipo de armas largas para dotar a fuerzas militares y también a las policiales.

Principalmente para estas últimas, aunque sin descartar también a las primeras, dado el cuestionamiento general que se hace sobre el calibre 5,56x45mm para hacer frente a diferentes amenazas y situaciones de combate, acaban de llegar dos modelos nuevos y muy elaborados: el HK237 y el HK337.

Ambos tienen un aportación común. Están recamarados para disparar el ahora en boga .300 Blackout/Whisper, un cartucho que incluye un proyectil que casi triplica la masa del estándar del 5,56, consiguiendo un potencial letal más eficaz sobre todo a cortas distancias y en escenarios como el urbano.

El HK237 es un arma de la familia G36 de la que recoge su concepción general y un cajón de mecanismos realizado de material sintético. En él, que tiene las mismas dimensiones que el G36C -el más compacto de los que se fabrican-, se introduce una culata más compacta, que es compatible con el uso de cascos con visera blindada y que se repliega sobre un costado, así como un guardamanos rediseñado que se adapta especialmente bien al cañón corto de este modelo.

Del HK237 decirles que es la adaptación de los HK416A5 al mismo calibre que el anterior, optando por mantener la configuración general del arma y por un cañón compacto que estimamos en 11 pulgadas, aunque HK no difundió ese dato. Su peso es de unos tres kilogramos.  Ambos modelos expuestos en Enforce Tac tenían como curiosidad compartida que eran el prototipo número 1, suponemos que empleados, junto a algunos otros más, en evaluaciones iniciales y en presentaciones a determinados clientes. Suponemos que Heckler & Koch se ha decidido a fabricar esos dos nuevos fusiles de asalto teniendo como objetivo potencial un mercado que se abre en Europa para hacer frente al terrorismo yihadista. Las fuerzas policiales belgas se han decidido recientemente por un fusil del .300 Blackout, un cartucho que también está comenzando a difundirse mucho en Estados Unidos. Es una munición idónea para combinarla con supresores sónicos.

Con la triada de nuevas armas de asalto de HK, que complementan a otros modelos que siguen produciéndose, están en disposición de afrontar cualquier necesidad policial o militar que se pueda presentar. (Octavio Díez Cámara)

Fotografías: El HK237 de Heckler & Koch (fotos de Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.