Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El segundo portahelicópteros para Rusia completa las primeras pruebas de mar

(defensa.com) El Sevastopol, el segundo buque portahelicópteros para la Marina rusa que está construyendo el astillero francés DCNS finalizó el viernes pasado las primeras pruebas de mar con la presencia de personal de las empresas DCNS, el contratista principal, y de STX, subcontratista. Embarcaron en el buque en torno a 200 personas que pudieron realizar tres turnos de ocho horas continuadas.

Las siguientes pruebas tendrían lugar a mediados de abril, ya que estaba previsto que el buque fuera entregado a Rusia durante el último trimestre de este año. Sin embargo en estos momentos se desconoce si finalmente Rusia  recibirá o no los navíos, ya que el gobierno francés decidió paralizar la entrega debido al conflicto en Ucrania. Francia y Rusia acordaron en 2011 la construcción de dos portahelicópteros derivados de la clase Mistral francesa adaptados a los requerimientos de la Marina Rusa, dejando la puerta abierta a la construcción de otros dos buques bajo licencia en Rusia. El importe de este acuerdo alcanzaba los 1.370 millones de euros. El primero de los buques, el Vladivostok, debería haber sido entregado el 14 de noviembre del pasado año.

El incumplimiento del contrato de los portahelicópteros de clase Mistral podría acarrear significativas pérdidas a Francia,  además de la devolución de los 890 millones de euros ya pagados por Moscú y una multa por sobrepasar la fecha prefijada de entrega, que aumenta cada semana (a pesar de estar limitada al 5% del valor total del contrato) además de la cantidad que pudiera exigir Moscú por los daños y perjuicios ocasionados, incluyendo el gasto asociado al envío de marineros rusos a los astilleros de Saint-Nazaire. El diario francés  'L'Opinion'  aseguraba recientemente que la actual situación le costará a París, asimismo, 5 millones de euros al mes solo por lo que atañe al mantenimiento y la protección de los buques, que se quedarían en Francia.

El abanico de posibles sanciones se extendería más allá. El pasado 3 de marzo, el ministro de Comunicaciones ruso, Nikolái Nikíforov, sugería imponer sanciones comerciales a entidades francesas por la negativa a entregar a Rusia los portahelicópteros de clase Mistral. En este sentido, habría sugerido al viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, que supervisa las políticas relacionadas con la defensa del país, dirigiendo una "instrucción directiva" a la compañía de comunicación de satélite nacional RSCC con objeto de que rompa las relaciones con el satélite proveedor europeo Eutelsat SA, con sede en París. El valor total de los contratos firmados entre RSCC y Eutelsat asciende a 658,9 millones de euros.  

Nikíforov  habría sugerido por carta  que "Por planificación directiva o en el marco de la repetida indicación de las FAS (Servicio Federal Antimonopolio de Rusia) sugiero cambiar los resultados del concurso de GPKS (Empresa Unitaria del Estado Federal) en cuanto al diseño y la fabricación del satélite de comunicación Express-AMU2 [en relación al concurso realizado en 2014 donde obtuvo la victoria EADS Astrium], y que RSCC suspenda los acuerdos de arrendamiento de la capacidad de satélite con el operador francés Eutelsat SA".


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.