Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Recuperadas parte de las baterías robadas en Zaragoza para los submarinos S-80

(defensa.com) El programa de submarinos S-80 es en esta ocasión protagonista indirecto de una, cuanto menos curiosa, noticia relacionada  con el robo de las baterías que una empresa zaragozana almacenaba para Navantia. La investigación de la Guardia Civil ha desmantelado una operación que comenzó el pasado 25 de marzo de manera rocambolesca, cuando se recibía aviso de que un camión se encontraba atascado  en un camino próximo al polígono industrial Marqués de Arlanza en Zaragoza. El camión transportaba nueve de las setenta baterías que se habían sustraído un mes antes de las instalaciones de la empresa Lakar Park que almacenaba estas baterías fabricadas por Exide Technologies para Navantia hasta el momento de ser instaladas en los submarinos.

Anteriormente se había puesto la denuncia por el robo de setenta de estas baterías valoradas cada una en 6.700 euros, lo que suponía una pérdida de 469.000 euros. La empresa que las almacenaba incluso había contratado una póliza de seguro dado su elevado valor. Estas baterías tienen un peso de casi 600 kilos y una composición particular a base de plomo y cobre, lo que hace complicado su reciclaje.

Esta fue la pista que siguió la Guardia Civil, que localizó las empresas capaces de realizar el reciclaje de estas baterías, situadas en Bilbao, Soria y Zaragoza. Tras ponerse en contacto con estas empresas se conoció que habían comprado legalmente un gran número de éstas a dos empresas de reciclaje ubicadas en Zaragoza, concretamente en el Polígono Cogullada y en Garrapinillos. Las dos empresas zaragozanas habían comprado a primeros de marzo un gran número de baterías, concretamente la ubicada en Garrapinillos pagó 2.204 euros por baterías que revendió rápidamente a una empresa de reciclaje de Bilbao. La empresa del polígono Cogullada compró 47 baterías por las que pagó 12.000 euros.

Se da la circunstancia de que la empresa que vendió las primera baterías  lo hizo a Reciclados Bekea de Galdácano y que doce de estas llegaron al fabricante original Exide Technologies, constatando que se trataba de algunas de las robadas. La firma Recobat de Pina de Ebro informó a la Guardia Civil de la compra de 47 de estas baterías a la empresa Reclicarte, en Malpica que las adquirió a su vez a la empresa del polígono Cogullada.

La Guardia Civil detuvo a tres personas responsables de estas chatarrerías por un posible delito de receptación además de a las dos personas que sorprendió en el camión atascado cuando intentaban recuperarlo con una grúa, responsables del robo. Sin embargo la investigación sigue aún abierta hasta que se aclare el papel de todos los implicados. (J.N.G.)


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.