Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El portaaviones Charles de Gaulle triplica la fuerza de Francia contra el Estado Islámico

Con la llegada del portaaviones Charles de Gaulle a Oriente Medio la capacidad de intervención de Francia en la región se triplicará: el Grupo Aéreo Embarcado (GAE) que operará desde el navío alinea un total de 26 aviones de combate, de los que 18 son Dassault Rafale de su versión M o Marine (en lugar de los 16 previstos) a los que se suman 8 Super Etendard Modernisés (SEM), que contaran con el apoyo de dos aviones de alerta temprana y control Grumman E-2C Hawkeye 2000.  

Actualmente París tiene desplegados seis Dassault Rafale, que están basados en la denominada BA-104 una instalación militar permanente de Francia en la zona sita en Al-Dhafra (Emiratos Árabes Unidos), a los que se añaden otros tantos cazabombarderos Mirage-2000D basados en el aeródromo Azraq, que pertenece a la Fuerza Aérea de Jordania.                 

                                                                                      

El GAE se completa con cuatro helicópteros: dos SA365 Dauphin 2 y un veterano Alouette III, así como un Airbus Helicopters EC-725R2 Caracal del Armée de l’Air, que otorga a la fuerza la capacidad de poder realizar misiones de Combat Search and Rescue (CSAR), en caso de que hubiera que recuperar alguna dotación aérea que fuera derribada en una zona tan hostil.            

 

La llegada de estos aparatos de combate, que pertenecen a la aviación naval francesa, la oficialmente denominada Aeronavale, hará pasar la fuerza de aviones de ataque francesa en el teatro de operaciones de los 12 actuales a 38, con lo que se más que triplicara la capacidad de castigar a los terroristas.   

 

Otro de las ventajas es que el portaaviones podrá acercarse más a las zonas de operaciones, lo que reducirá el tiempo que destina los aviones para llegar a los objetivos, y posibilitará lanzar varios turnos de salidas de ataques diarias, y aumentar la capacidad de carga de armamento que llevan a la zona de operaciones. Actualmente, si bien los aludidos Mirage-2000D no tienen mucha distancia a sus objetivos, los Rafale deben de realizar un largo trayecto desde su base de Al-Dhafra, que requiere de los reabastecimientos en vuelo, ya sea a cargo del cisterna Boeing  C-135F, que tiene desplegado en las misma base, otros aparatos de esta categoría de la Coalición Aliada que opera en la zona.    

 

El Charles de Gaulle salía desde su base de Tolón camino de la zona de operaciones,  el pasado día 18 de noviembre, acompañado de un submarino nuclear de ataque y el navío de logístico y de mando Marne. En lo referente a la escolta, han salido también del citado arsenal sito en el Mediterráneo y la fragata antiaérea, la Chevalier Paul, así como otros tres navíos de escolta de la misma categoría procedentes de la base de Brest, la antisubmarina  Motte-Picquet y  las dos modernísimas de la clase FREMM, Aquitaine y  Provence.


Así mismo al grupo se integrarán otros tres navíos extranjeros, la fragata belga Léopold I, uno de escolta británico de la Royal Navy, y un tercero de la Royal Australian Navy (RAN), que se incorporaría ya a la zona de operaciones. (Texto y Foto Julio Maíz Sanz)

Foto: Cazabombardero Dassault Rafale M de la Aeronavale.


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.