Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Patrulleros fluviales en la Península Ibérica

Aunque obviamente muy lejos de las potentes flotas fluviales con las que cuentan algunas naciones “hermanas” como Brasil, Colombia o Perú al otro lado del Atlántico, tanto España como Portugal cuentan con patrulleros destinados a la protección de sus relativamente modestos tramos de ríos navegables. El principal escenario en la Península Ibérica  es el río Miño, que marca la frontera entre España y el norte de Portugal, operando desde el lado español el patrullero fluvial de la Armada Cabo Fradera (P-201) y desde la orilla sur el NRP (Navio da República Portuguesa), que lleva el inequívoco nombre del cauce fluvial en portugues, Rio Ninho (P370).

El pasado día 23 de noviembre, estos poco mediáticos patrulleros, fueron el escenario donde los alcaldes de los ocho municipios españoles ribereños del Tramo Internacional del Río Miño firmaron el Acta de Reconocimiento de la Frontera, junto con sus homólogos portugueses. La firma anual de este documento, establecida en el Tratado de Límites entre España y Portugal, tiene por objeto examinar de manera conjunta la parte fluvial fronteriza.

Este año, la iniciativa conjunta de la Armada y la Marinha Portuguesa ha posibilitado plasmar la rúbrica en un acto en el que todos los responsables ribereños presentes han cambiado su trabajo habitual en los despachos por las aguas del Río Miño. Los alcaldes españoles, que zarparon desde la Comandancia Naval del Miño en Tuy (Pontevedra), navegaron a bordo del Cabo Fradera para abarloarse en medio del río al NRP Rio Ninho.

El pequeño patrullero Cabo Fradera (28 toneladas y 17,85 metros de eslora (largo)) es el segundo buque más antiguo de la Armada, tras el buque escuela Juan Sebastián de Elcano.  Este navío fluvial se construyó en Cádiz entre 1961/1962 por parte de la Empresa Nacional Bazán (hoy Navantia), y dadas sus características, especialmente su bajo calado de solo 86 centímetros que le hacen muy apto para su misión fluvial pero para navegar en la mar, motivo a que se transportase hasta Galicia, bella región española donde esta sita Tuy, a bordo del buque de transporte Almirante Lobo.

Al otro lado del Miño, opera en similares funciones de presencia, vigilancia, fiscalización…, el NRP Rio Ninho (P 370), un navío un poco mayor (70 toneladas y 22.4 metros de eslora y solo 80 centímetros aproximadamente de calado), aunque más moderno, ya que fue construido en 1991 en los astilleros del Arsenal de Alfeite y utiliza hidrojets para impulsarse, está armado con una ametralladora de 7,62 mm. Además, la Marinha Portuguesa cuenta con pequeños patrulleros que realizan funciones de Policía Marítima, que vigilan los tramos finales de ríos como el Duero (Oporto), Tajo (Lisboa), etc, pero que no fueron diseñados expresamente como fluviales.

Tampoco en el caso de la Armada queremos dejar de mencionar el patrullero de vigilancia costera P-101, que con base en Ayamonte (Huelva) tiene como misión básica la de vigilancia marítima y de pesca en las aguas fronterizas con Portugal. Siendo la Zona de actuación desde Punta Umbría hasta la frontera del Sur con Portugal en la desembocadura del río Guadiana, que delimita las dos naciones. (Texto y fotografía: Julio Maíz Sanz)

Fotografías.

·El patrullero fluvial “Cabo Fradera”  en Tuy

·El navío portugués NRP “Rio Ninho”.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.