Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Frente a las costas de Libia “se habla muchas veces sólo en español”

Así nos lo contaba un piloto que participa en los dispositivos de vigilancia de las costas de Libia para el control de los migrantes que intentan llegar a Italia, aludiendo a la alta participación española, cuyos pormenores eran explicados in situ a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, el pasado fin de semana.

Desde la puesta en marcha de las operaciones internacionales que tienen como objetivo fundamental interrumpir las redes de tráfico ilícito de seres humanos en el Mediterráneo central, España está realizando un importante esfuerzo en el marco de las operaciones EUNAVFORMED “Sophia” y “Tritón”. Estas acciones, que protagonizan en el caso español la Armada, el Ejército del Aire y la Guardia Civil respectivamente, han sido foco de atención en el primer viaje de la nueva ministra de Defensa a una misión de las Fuerzas Armadas en el exterior.

El periplo se ha desarrollado en Sicilia (Italia), la gran base de operaciones de los dispositivos puestos en marcha por la UE para intentar controlar el masivo paso de migrantes. En el puerto de Catania Cospedal visitó la fragata de la Armada Navarra.  La misión de este navío se resume con las  duras cifras estadísticas tras las que se hayan vidas humanas: 1.805 migrantes rescatados y la neutralización de 29 embarcaciones de las usadas por los delincuentes que gestionan el tráfico humano. En los muelles del puerto de Catania, vigilado por el imponente volcán Etna, también se encontraba el navío oceánico del SEMAR (Servicio Marítimo de la Guardia Civil) Río Segura. El navío de la Benemérita, al igual que el de la Armada, patrulla las aguas internacionales aledañas a Libia en el marco de la operación “Tritón”, que puso en marcha el FRONTEX (Agencia de fronteras de la Unión Europea) en noviembre de 2014.

Cospedal se trasladó  después a la cercana base aérea de Sigonella, donde visitó el Destacamento “Grappa” del Ejército del Aire y saludo y departió con los efectivos del SEAR (Servicio Aéreo de la Guardia Civil), que también operan desde esta gran base de utilización conjunta italiana y estadounidense.  Actualmente el destacamento “Grapa” está constituido por 38 militares entre tripulaciones de vuelo, técnicos de mantenimiento y resto de personal, que operan un Airbus Defence and Space (DS) CN235, aparato que anteriormente realizaba misiones de transporte y que posteriormente fue transformado a la versión VIGMA (Vigilancia Marítima).

La Guardia Civil opera otro aparato de este modelo, construido directamente por Airbus DS como MSA (Maritime Surveillance Aircraft). La vital vigilancia aérea del Canal de Sicilia está cubierta hoy principalmente por  aeronaves españolas, dado que el Fairchild SA227 Merlin III de Luxemburgo que les daba relevos está paralizado tras accidentarse uno similar en la cercana Isla de Malta.

Así no le faltaba razón al piloto español cuando nos decía que, ciertamente, en las inmediaciones de las costas del país magrebí, en muchas ocasiones, sólo se oyen las comunicaciones que emiten los navíos y aeronaves que aporta España para aliviar un desastre humanitario sin precedente desde la Segunda Guerra Mundial. (Texto y fotografías: Julio Maíz Sanz. Enviado especial a Sicilia)

Fotografías:
·El avión CN235 VIGMA que emplea el Destacamento “Grappa”.
·La ministra Cospedal, posa junto a buena parte de la dotación de la fragata “Navarra”.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.