Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La pistola Walther P99 MiIitary

Son pocas las pistolas semiautomáticas concebidas para un uso netamente militar, pues la dureza del trato que reciben y la exigencia de una fiabilidad a toda prueba desaniman a las empresas armeras a la hora de diseñar, producir y comercializar un modelo específicamente castrense. Carl Walther Gmb. aceptó ese reto y en su catálogo ofrece la P99 “Military’. Veamos, sin más preámbulos, cuales son las características técnicas y prácticas de esta semiautomática de calibre 9x19 mm OTAN (1).

Si en el mundo de las pistolas de polímero la Glock 17 fue la primera en lograr un éxito comercial clamoroso, la Walther P99 Military aportó toda una serie de mejoras, como la adopción de un indicador visual de armado y el dispositivo destensador de la aguja. También, innovaciones en el ajuste del tiro a la hora de tomar puntería mediante un alza con corrección lateral y diversos puntos de mira desmontables (del número 3 al 6) que, a diferencia de sus competidoras, se fijan mediante un tornillo. (Algo destinado a imposibilitar que éstos salten como consecuencia de las vibraciones producidas por los disparos).
Cabe señalar, igualmente, los avances en el diseño ergonómico visibles en las líneas de su armazón y de la corredera, muy estilizadas y romas, así como los diversos tipos de lomo que pueden acoplarse de forma muy sencilla y rápida. De esta forma se mejora el empuñe con cualquier tipo de mano y se incrementa la adherencia en las húmedas, pudiendo señalarse que otras empresas han asumido, posteriormente, esta solución para sus pistolas como es el caso de la FIK P2000 o la Beretta Px4.

El arma
Con la Walther P99 Military el modelo base, más bien pensado para un empleo policial (o civil), fue adaptada a unas necesidades netamente militares, cambiándole el color al armazón, de negro a verde OTAN. Esta semiautomática resulta muy resistente a la acción de cualquier tipo de agresivos, tantos químicos como atmosféricos, merced al empleo de polímeros y al tratamiento superficial anticorrosivo que reciben las piezas de acero y que es conocido como Tenifer. Por lo que hace a la fiabilidad quedó más que demostrada al ser capaz de disparar todo tipo de cartuchería de 9 mm. (puntas blindada, semiblindada, de teflón, troncocónicas, huecas, etc.), alimentando la recámara del cañón desde el cargador sin problemas. Ello es muy importante puesto que, como resulta de sobra sabido, la pistola es el último recurso cuando el arma principal (fusil de asalto o arma de apoyo) se encuentra fuera de servicio (descargada o encasquillada).
Por último, cabe señalar la simplicidad de los mecanismos. Todos fueron reducidos a la mínima expresión, sin que ninguna pieza superflua suponga un movimiento parásito o provoque una interrupción. En especial los mecanismos de disparo, percusión o seguridad, los cuales veremos con detalle dentro de poco.

Foto: El impactante aspecto de la Walther P99 “Military’
Cabe recordar que el acerrojamiento es del tipo SIG-Petter de bloqueo entre la recámara del cañón y la corredera, asegurándose así una notable expulsión de las vainas, gracias al tamaño de la primera.
En cuanto al cañón, mide 102 mm. y dispone de un estriado convencional —seis estrías a dextrogiro con una vuelta completa en 250 mm.—, más que adecuado para impulsar una bala FMJ de 124 gr. de forma precisa. A la vez, contribuye a contener la longitud del arma (180 mm.) y al estar fabricado en acero cromo-níquel-molidegno incrementa la robustez. El valor representado por la robustez siempre deseable en un arma militar lo refuerza el empleo de cargadores de chapa metálica, capaces de alojar 16 cartuchos y sujetados en el armazón con un retén ambidextro. Éste, junto a la palanca de fijación de la corredera y la tecla de desmontaje del arma, conforman la totalidad de los mandos ubicados en el armazón.
La disposición y tamaño de los mismos, al igual que las líneas del diseño del arma, fueron pensados para que resulten de fácil acceso y eliminar de paso los problemas de enganches, tanto a la hora de desenfundar la pistola como a la de enfundarla. Hay que tener en cuenta, al respecto, la complejidad de los atalajes existentes hoy día (chalecos de combate y antifragmentación), que incomodan, haciendo que resulte primordial disponer del arma de forma rápida y segura.
Por último, el conjunto recuperador lo componen un eje-varilla de material plástico y un muelle laminar plano, que absorben el retroceso de la corredera al disparar cartuchería potente (2) sin incrementar el peso del arma, lo que siempre agradece el combatiente.
En el apartado de seguros permanecen los mismos: el del disparador, el del percutor, el de caída y, por último, el de desmartillado. El primero, impide que se produzca el desenganche de la aguja percutora hasta no haber completado de forma voluntaria el recorrido del disparador. El segundo, actúa bloqueando el percutor mientras no se accione totalmente el disparador y la corredera esté acerrojada. El tercero, evita el disparo fortuito por un golpe sobre la aguja percutora. El último, controla que al destensar ésta pueda incidir sobre el pistón del cartucho.
Todas las características expuestas hacen de la Walther P99 Military, un arma muy apta para las funciones expuestas. Su ligereza, no reñida con la robustez necesaria para el trato duro que ha de recibir, unido a una más que demostrada precisión y, sobre todo, a una fiabilidad a toda prueba, le hacen ideal para su empleo castrense en todo tipo de circunstancias.

Accesorios

La consideración de este modelo de Walther como sistema de defensa, implica emplear complementos que van desde varias clases de miras a accesorios de iluminación, pasando por un supresor de sonido.
Como los entornos operativos militares en ocasiones son de escasa o nula visibilidad, se emplean auxiliares y elementos de puntería de alta resolución. Así, encontramos miras metálicas (las originales son plásticas), más resistentes al trato duro y otras de Tritium (3) o de fibra óptica reflectante (4) de la casa italiana LPA, ideales para el combate urbano (Close Quarters Battle o CQB en inglés). Todas son del tipo Three Points Síghts (miras de tres puntos).
En el capítulo de auxiliares de puntería hay un designador láser comercializado como Laser Magnum Power Point, el BA-7 y el Universal

LAS/TAC III (de 3ª clase). También el Mod. M6, de lnsight Technology, y el Laser Blast, acolando ambos un láser y una luz blanca. Todos son de montaje rápido y sumamente efectivos para operativos nocturnos de fuerzas especiales o CQB.

Walther comercializa una serie de fundas tácticas en material plástico muy resistente (polímero), similares a las afamadas Fobus, bajo la denominación P99 belt y P99 paddle (la más apropiada para acoplar a un ceñidor militar), las cuales se complementan con portacargadores del mismo material, tanto simples como dobles. Al objeto de facilitar el empuñe con manos mojadas o sudorosas, fue ideada una faja elástica granulada: la Derma Grip.
Para concluir, tenemos que destacar el Impuis II, un conjunto reductor de sonido (mal llamado silenciador) compuesto por un cañón (algo más largo que el estándar) con rosca en la boca, una tapa protectora para ésta y un tubo cilíndrico de 117 mm de longitud, que atenúa el ruido del disparo cuando excede los 33 dBa.

El disparador

Aunque el modelo civil se comercializa con tres variantes de disparador —los Anti-Stress (AS), Quick Action (QA) y Double Action Only (DAO)—, la P99 Military trae de serie el AS. Es el más adecuado desde mi punto de vista para el uso militar, puesto que confiere máxima seguridad al prevenir el disparo fortuito ante una situación crítica de alta tensión nerviosa (rehenes, combate prolongado, emboscada).

Tras montar la pistola, alimentando la recámara del cañón con un cartucho, nos cabe la opción de destensar la aguja percutora, pulsando la tecla ubicada en la parte superior izquierda de la corredera (delante del alza) y dejar así el arma en máxima seguridad. Con lo cual, si se desea efectuar el disparo, hay que vencer una resistencia de 40 N durante 14 mm. de recorrido del disparador.
La otra alternativa es disparar inmediatamente tras montar el arma. El primer tiro saldrá entonces salvando una tensión de 20 N, con un desplazamiento del disparador de 14 mm. El resto de disparos, se efectúan con idéntica resistencia pero con tan sólo 5 mm. de carrera.

En acción
Al tener la oportunidad de evaluar detenidamente un ejemplar de la P99 Military, traída para nosotros desde Alemania por Borchers, no dejamos escapar la ocasión de efectuar con ella todo tipo de pruebas.
De entrada, con una dotación de cartuchería de la empleada antes y ahora por las FAS españolas (Santa Bárbara, Fiocchi Munizioni o la M882 de Winchester), además de la Leed LessW, de UMC Remington, evaluamos la fiabilidad y la precisión de esta semiautomática que, en ambos casos, resultaron sobresalientes. Consumimos un cargador tras otro, municionados con los cartuchos de las marcas reseñadas —en algunos casos, intercalándolos—, sin que se produjera interrupción alguna.

Foto: Desmontaje de campaña de la Walther P99 “Military” en el que se puede apreciar perfectamente la simplicidad de componentes de la misma.

En cuanto al empuñe de la Walther P99 Military destacaremos que se adapta perfectamente a cada tipo de mano, según se emplee un tipo de lomo u otro. Su ángulo de empuñadura facilita sujetarla con agrado por manos pequeñas o medianas, pues permite acceder de forma cómoda a todos sus mandos, tanto con una mano como con dos. Al cogerla, percibimos una sensación de naturalidad, a la vez que de total control, más aún en tiro rápido, al disponer de un eje del cañón muy bajo (apenas 24 mm.) con respecto a la mano. De forma especial hay que señalar que el cambio de cargador es muy rápido, gracias a su doble palanca de retén y a un brocal mejor diseñado.

(1) Sobre el modelo base de esta pistola, la P99 y sus variantes, ya publicamos un trabajo en el núm. 282 de DEFENSA. También se escribió sobre productos Walther en los nº 222 y 248.

(2) Conviene tener en cuenta que la cartuchería de arma corta de empleo militar sirve también para los subfusiles, los cuales requieren mayores presiones para accionar sus mecanismos.

(3) Material fluorescente capaz de emitir una mínima luz muy visible en un entorno totalmente oscuro.

(4) Éstas aprovechan la mínima luz (artificial o natural) para reflectarla hacia nosotros y crear un contraste (rojo o verde) muy visible.

(5) Aún sigue en servicio en muchos países que se resisten a sustituirla, como es el caso de Portugal.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.