Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Planes y necesidades en el ámbito de ala rotatoria para las Fuerzas Armadas de Chile

El Ejército de Chile carece de medios de ataque a tierra y tendría la intención de lograr esa capacidad. Al respecto se puede mencionar que recibió a principios de diciembre de 2016 el décimo helicóptero de categoría pesada H215M. El fabricante lo ofrece para desarrollar misiones de ataque a tierra mediante coheteras de 68 mm, cañones de 20 mm y ametralladoras. Constituyendo una aeronave claramente polivalente, se puede pensar en realizar un esfuerzo por aumentar su número y armarlos para efectuar ataque a tierra. No obstante, la compra de helicópteros exclusivamente destinados a este tipo de tareas parecería poco probable.

El Proyecto “Gaviota” de la Armada de Chile, por su parte, debería materializarse durante 2018. Este proyecto busca renovar la flota de helicópteros livianos que opera la Aviación Naval. La meta original era obtener unidades nuevas, que serían seleccionadas de las ofertas presentadas por Bell Helicopter, Agusta Westland y Airbus Helicopters, de acuerdo al panorama que se presentaba durante FIDAE 2016. Las realidades presupuestarias obligaron a reducir el número de unidades hasta un mínimo de cuatro, todas ellas usadas. De este modo se reemplazarían los UH-57, permaneciendo en operación los BO-05 "Bolkow". El monto del proyecto estaría cercano a los USD 10 millones, lo cual permitiría incorporar helicópteros de la década del 2000 y comienzos del 2010. La Armada no renovará aún sus Super Puma, pero se puede esperar una modernización del radar Varan con el cual llegó a Chile a inicios de los años 90.

La Fuerza Aérea de Chile (FACH) recibirá, a partir de agosto de 2018, seis aeronaves Sikorsky S-70i Black Hawk fabricados por la estadounidense Sikorsky Aircraft Corporation, en su filial polaca PZL Mielec. Este helicóptero destaca por el importante impulso que dará a las Capacidades Polivalentes. Podrá efectuar tareas como evacuaciones aeromédicas, rescate de tripulaciones, operaciones de búsqueda y salvamento aéreo (SAR), así como el traslado de pasajeros ante un desastre natural, entre otras. Su aspecto netamente militar puede ser potenciado en el futuro. En cuanto a armamento[1], podría dotarse del sistema Battlehawk de Sikorsky,  disponible en tres versiones. La primera utilizada en Colombia, consta de torreta de vigilancia bajo la nariz, cañones tipo gatling y cohetes no guiados. La segunda versión agrega misiles de guiado óptico o laser, tales como TOW, Spike y Hellfire, así como cohetes guiados por láser. La versión tres agrega un cañón montado en una torreta con un arco de fuego de 180 grados.

Fotografía: Airbus Helicopter ofrece una versión con armas del H215M (Foto de Airbus Helicopters)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.