Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las necesidades de las unidades de operaciones especiales, según el Comandante del Mando Conjunto de Operaciones Especiales

El General de División Jaime Iñiguez Andrade, comandante del Mando Conjunto de Operaciones Especiales (MCOE) del Ministerio de Defensa participara en el evento Land ISR & C2 Battle Management que tendrá lugar en Londres entre el 29 y el 31 de mayo en el que se analizarán las tendencias actuales de las fuerzas de operaciones especiales (SOF por sus siglas en inglés) en lo que respecta a Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR) y Mando y Control (C2).

Durante su intervención, el general Iñiguez expondrá las características y capacidades del MCOE además de sus misiones actuales en el marco de la OTAN así como la integración de una unidad como esta en el resto del organigrama y las diferentes ramas de las Fuerzas Armadas, especialmente el Ejército de Tierra y como las unidades de Fuerzas Especiales pueden contribuir en misiones como el reconocimiento, realizando acciones directas o proporcionando asistencia militar.

Sin embargo el general ha adelantado algunos aspectos del MCOE y de las necesidades de unidades de fuerzas especiales en lo que a soluciones tecnológicas se refiere en el marco de una entrevista con el medio organizador del evento, Defence IQ.

Para el general Iñiguez, las tecnologías emergentes que pueden cambiar las reglas del juego para las Fuerzas de Operaciones Especiales estarán siempre supeditadas al aspecto humano ya que “los humanos son más importantes que el hardware”. Dicho esto, los miembros de las unidades de élite necesitan estar siempre al tanto de la tecnología de vanguardia para evitar quedarse atrás de sus adversarios. En líneas generales se demandan siempre soluciones más ligeras y portátiles, equipos de comunicaciones tácticas resistentes a las perturbaciones (jamming), equipos de presentación de datos visuales del tipo Head-Up Display (HUD), para mejorar la conciencia situacional, tecnología para incorporar la realidad aumentada y la información procedentes de redes de mando y control, tecnología de sensores incluyendo visión nocturna, capacidad para ver a través de los muros o más allá de las esquinas, medios para la identificación precisa en situaciones de combate, medios de alerta con capacidad de análisis predictivo y en general medios con los que aumentar la supervivencia del operador.

En resumidas cuentas, una mezcla de hombre y máquina con interfaces adecuados que evite la sobrecarga de información y mejoren la eficacia de la misión. Algunos sistemas basados en las tecnologías citadas ya están en fase de pruebas en diferentes unidades. De hecho a menudo las unidades de operaciones especiales actúan como banco de pruebas para diferentes equipos que una vez demuestran su utilidad son empleados por el resto de unidades de las Fuerzas Armadas.

Cuidar a los operadores

Por otra parte, el general recordó la importancia de la atención a los miembros de unidades de fuerzas especiales dado el especial desgaste en su salud por las misiones y entrenamientos a los que son sometidos. Desde los saltos en paracaídas, la navegación en embarcaciones de alta velocidad, helicópteros o la exposición a explosiones, es necesario conocer los efectos de esa “carga acumulada” para mantener las condiciones físicas y psicológicas de los operadores y mejorar su salud a largo plazo. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·El general Iñiguez durante una visita al  Mando Componente de Operaciones Especiales de Polonia (EMAD)

·Logotipo del evento Land ISR & C2 Battle Manegement (Defence IQ)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.