Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Un misterioso y veterano aparato WB-57F de la NASA en Rota

(defensa.com) La corta escala realizada el pasado día 10 de noviembre en la base aeronaval de Rota (Cádiz) del Martin/General Dynamics WB-57F “Canberra”, matriculado N926NA, nos da pie a analizar la discreta e interesante labor que llevan a cabo estos aviones en Afganistán. El birreactor aterrizó en la base aérea procedente de Italia, partiendo, tras repostar, a la Base Aérea de Lajes (Azores-Portugal).

Posteriormente, el día 11, el “Canberra” partía desde la instalación lusa, de utilización conjunta (USA-Portugal), camino de los Estados Unidos, realizando una última escala para llenar los depósitos de combustible en el aeropuerto de Bermudas. Se ha de recordar que este veteranísimo  aparato no tiene capacidad de ser reabastecido en vuelo.  

Actualmente, la NASA (National Aeronautics and Space Administration/administración nacional de aeronáutica y espacio) opera, entre otras aeronaves, una pequeña flota de aviones Martin/General Dynamics WB-57F Canberra. Estamos ante una variante de reconocimiento del bombardero Martin B-57, la versión de estadounidense del clásico aparato británico English Electric Canberra, cuyo primer vuelo tuvo lugar en el lejano 1949.    

Tras varios años de servicio en el seno de la USAF, en los años sesenta la empresa General Dynamics transformó 21 bombarderos B-57 en RB-57F, una variante de reconocimiento estratégica. A finales de los años sesenta y principios de los setenta, tres de estos aparatos re-designados como WB-57F, fueron transferidos a la NASA, que durante estos años ha utilizado  dos de estos Canberras (NASA 926 y NASA 928), dejando el tercero en reserva, para realizar misiones de ensayos atmosféricos a gran altitud.

Estas misiones científicas se empezaron a compatibilizar a partir de 2012, según varias fuentes abiertas estadounidenses,  con las de su utilización como plataformas de comunicaciones en el teatro de batalla de Afganistán, utilizando un nuevo sensor, que se sitúa bajo el fuselaje, designado como BACN (Battlefield Airborne Communications Node/nudos de comunicaciones aerotransportados en el campo de batalla).   

Las capacidades de los BACN son muy demandadas en el país de Asia Central, donde los Canberra de la NASA empezaron a operar desde la Base Aérea de Kandahar, para llevar a cabo misiones con las que asegurar las comunicaciones entre los diferentes sistemas de mando y control y aeronaves con las tropas que operan en la montañoa y difícil orografía afgana que dificulta mucho las trasmisiones.  Este complejo sistema, cuyo desarrollo encabezó Northrop Grumman, se configura en el campo de batalla como un “universal translator” que compatibiliza los diferentes sistemas de datalinks usados por las diferentes plataformas (LINK16/SADL/FDL).                                                                        

En 2011, para poder cumplir las misiones con los BACN, la NASA determinó que el tercer WB-57 fuese recuperado de los depósitos al aire libre dependientes del 309th AMARG (Aerospace Maintenance and Regeneration Group/grupo aeroespacial de mantenimiento y regeneración) sitos en la Base Aérea de Davis-Monthan (Arizona). En esta zona desértica del sur de los Estados Unidos el aparato llevaba almacenado desde junio de 1972.  Así, tras los oportunos trabajos por parte de la empresa aeronáutica Sierra Nevado Corporation en el aeropuerto Centennial de Colorado, este aparato, designado NASA 927 y matriculado N927NA, volvía en agosto de 2013 a volar y al servicio activo, 41 años después.  Actualmente los tres Canberra tienen su sede en Ellington Field, un aeródromo sito en Texas con el estatus de Base Aérea Conjunta de la Reserva, desde donde operan todas las aeronaves de la NASA. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El WB-57 “Canberra” matriculado N926NA en la plataforma de la base aérea de Lajes (Azores-Portugal). Foto: USAF.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.