Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Maxam ha realizado ya el 90% de las voladuras de la ampliación del Canal de Panamá

La multinacional española Maxam ha realizado ya el 90% de las voladuras necesarias en las obras de ampliación del Canal de Panamá, habiendo acumulado hasta 3.500 voladuras realizadas en distintas fases de la obra. Este proyecto está resultando uno de los más desafiantes en términos de tecnología ya  que las exigencias en términos de respeto al medio ambiente y precisión son muy elevadas. Además muchas de las explosiones se han realizado cerca de estructuras existentes, con lo que los riesgos debían ser mínimos.

Como confirman desde la empresa, hasta ahora no se ha producido ninguna reclamación económica por daños imprevistos. Además se añade la dificultad de que durante los trabajos no se ha podido interrumpir el incesante tráfico naval a lo largo del Canal. El éxito de esta tarea deja claro por qué Maxam es líder mundial en el sector de explosiones controladas en minas y obra civil.

Maxam se incorporó al proyecto de ampliación del Canal de Panamá en 2008 al ser contratada por la empresa belga Dredging International, especialista en dragados. Maxam se encarga desde entonces del denominado paquete de Profundización y Ensanchamiento de la Entrada Pacífico y Canal Sur de aproximación al Tercer Juego de Esclusas. Esta tarea requería la realización de detonaciones submarinas, para entre otras cosas, preparar el canal de acceso al nuevo juego de esclusas. Tras la fase de excavaciones submarinas, MAXAM empiezó a realizar las voladuras en superficie (a cielo abierto) en el Tercer Juego de Esclusas, con GUPC (Grupo Unidos por el Canal), incluyendo la Presa Borinquén, y del PAC-4, con el consorcio FCC-ICA-MECO.

La empresa española llegó a Panamá con una inversión de 1 millón de euros, pero actualmente da empleo a 40 personas no solo en la obra del Canal, sino también en canteras civiles a todo lo largo del país.

Maxam es desde 2012 el único suministrador de servicios de voladuras de la obra y para ello ha desarrollado una tecnología de carga a granel propia de sensibilización in situ que se basa en la utilización de una mezcla de componentes clasificados como no explosivos durante el proceso de bombeo, just después de la perforación, lo que ofrece un elevado grado de seguridad a la operación. Tras la mezcla de estos componentes, se obtiene el RIOFLEX, un explosivo de alta potencia energética, flexibilidad y seguridad. Además de las voladuras, la empresa es responsable de la provisión de servicios técnicos como el diseño de las voladuras, la monitorización y control de vibraciones y el control de calidad de la fragmentación y de medio ambiente.

Maxam cerró el último ejercicio con una facturación de casi 1.115 millones de euros, de la que el 90% corresponde a exportaciones. Del total, el 80% corresponde a la fabricación de explosivos para el sector civil como obras públicas, minas o canteras, mientras que el 20% restante corresponde a la fabricación de cartuchería militar o explosivos y municiones militares. El 55% del accionariado está en manos del presidente, José Fernando Sánchez-Junco y otros 165 directivos y técnicos de la empresa, mientras que el 45% restante lo ostenta el fondo de inversión estadounidense Advemt International.

El grupo Maxam cuenta con otras unidades de negocio  entre las que se encuentra la unidad de negocio de defensa que encabeza EXPAL.

La Autoridad del Canal de Panamá inició las obras de ampliación en 2007 y ya se han realizado el 96% de las obras, por lo que está previsto que esta se inaugure durante este año. Maxam realizó la última voladura en septiembre del año pasado.

Estas obras pretenden aumentar el tráfico anual de buques y permitir la circulación de buques de mayor tamaño que los actuales, los denominados “post-Panamax” (los Panamax son los de mayor tamaño que permiten las actuales esclusas).

Para ello se está construyendo un tercer juego de esclusas formado por dos complejos de esclusas, uno en el lado del Atlántico y otro en el del Pacífico, que requieren nuevos cauces de acceso e instalaciones para la reutilización del agua desplazada tras la apertura de las esclusas. Además se está realizando el ensanche y profundización de los cauces actuales y la elevación del lago Gatún en hasta 16 metros. La construcción del tercer juego de esclusas ha requerido la excavación de 133 millones de metros cúbicos de material, de ahí la necesidad de las voladuras que han llegado a requerir de una vez hasta 32 toneladas de explosivo Rioflex. Las obras tienen un coste estimado de 5.250 millones de dólares. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Tareas de preparación de voladuras en el Canal de Panamá (Maxam)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.