Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Guardia Civil se queda sin chalecos blindados por un fallo administrativo

La Jefatura de Asuntos Económicos de la Guardia Civil ha anunciado el acuerdo de desistimiento del contrato de adquisición de al menos 21.000 chalecos blindados que tenía en marcha y del que informamos en  enero. Según ha podido saber defensa.com, el contrato, que tiene una dotación presupuestaria de 9,5 millones de euros, ha incurrido en un fallo administrativo en relación al DEUC, el Documento Europeo Único de Contratación presentado por uno de los candidatos, concretamente de la británica VestGuard UK que sin embargo ha sido detectado en un momento en el que no puede subsanarse.

Así, el pasado 21 de mayo se anunciaba el acuerdo de desistimiento, una terminación anormal de un proceso de licitación que finaliza sin la selección de ningún licitador. En la documentación publicada no se hace referencia a la próxima apertura del proceso o de una nueva licitación, pero podría probablemente procederse así.

La mesa de contratación se reunió el pasado 7 de marzo y concretó entre las empresas que habían cumplido los requisitos expuestos en el Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares (PCAP) estaban las españolas FEDUR y FECSA, la búlgara MARS Armor, la polaca NFM Production SP z.o.o., la india MKU a través de su filial alemana MKU GmbH. y la citada británica VestGuard UK. En esa misma reunión se abrió un plazo para que otras dos empresas subsanaran los defectos de su documentación concretamente la Unión Temporal de Empresas formada por la holandesa Cooneen Protection y la española TEDISA y la israelí Source Vagabond System.

El 14 de marzo se produce otra sesión de la mesa de contratación para comprobar la documentación y posteriormente admitir a la UTE formada por Cooneen Protection y TEDISA y posponer la decisión sobre la documentación aportada por la firma Source Vagabond System. El 21 de marzo se decide la exclusión definitiva de Source Vagabond System por las deficiencias presentadas en la confección del DEUC y por no acreditar debidamente la solvencia exigida.

Sin embargo  tras analizar la documentación administrativa presentada, se detectan deficiencias subsanables en la confección del DEUC de la empresa VestGuard UK. Dado el momento procedimental del expediente estas no pueden ser objeto de subsanación, lo que constituye una anomalía en el seguimiento del expediente.  Es por ello que resulta imposible continuar con el procedimiento de adjudicación y se acuerda desistir de la celebración del contrato.

Los chalecos blindados

El expediente contemplaba el suministro de los chalecos en tres anualidades de 7.000 unidades entre 2017 y 2019. El chaleco antibalas, denominado modelo “seguridad ciudadana” estará formado por dos paneles balísticos para proteger la zona del tórax y la espalda y tres fundas exteriores en color “verde Guardia Civil”, además de una bolsa para su transporte.

En lo que se refiere a los requisitos técnicos, el chaleco es de categoría III según la Norma UNE EN 240:2004, estando diseñado para la protección contra el impacto de proyectiles y armas blancas. Concretamente deberá resistir el impacto de proyectiles de revólver del calibre .357 Mágnum semibilindados y con punta de plomo o de pistola del tipo 9 mm. Parabelum con proyectil blindado con envuelta bimetálica a distancias de cinco metros con impactos máximos específicos sobre la plastilina de medición que se usa para valorar el daño en el cuerpo del usuario.

Además, deberá resistir el ataque con armas blancas y deberá ser compatible con el empleo por parte del agente de armas cortas o largas, teniendo un peso máximo de 2,2 kg para el modelo de la talla M. Los paneles protectores irán fijados mediante velcro y tendrán un grosor máximo de 6 mm. incluyendo la funda en que se alojan. (José Mª Navarro García)

Fotografía: La Guardia Civil adquirirá nuevos chalecos de protección (G.C.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.