Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejercito del Aire pretende dotarse con tres Airbus C295 para vigilancia marítima: “una prioridad tremenda”

La carencia los aviones de vigilancia marítima y MPA (Maritime Patrol Aircraft) que afecta al Ejército del Aire español podría solucionarse con la adquisición de tres aparatos Airbus Defence and Space (DS) C295, según comentó el Jefe de Estado Mayor del Aire (JEMA), general del aire Salto Martínez-Avial, en un encuentro con los medios.

En el campo de los aviones de patrulla marítima “tememos un problema tremendo” aseguró el general, que expuso la situación de la flota actualmente en servicio. Precisó así que se hicieron 8 aparatos VIGMA (Vigilancia Marítima), o D.4 según su designación militar, que se basaron en una plataforma que ya era “antigua”, los transportes Airbus DS CN235. Con dicha fuerza se ha de cubrir las tres inmensas áreas de búsqueda y rescate o SAR (Search and Rescue), de las que España es responsable, que se corresponde con  los FIR (Flight Information Region)  de Madrid, Barcelona y Canarias, manteniendo 24/7 un aparato listo en el seno de los tres Escuadrones de Fuerzas Aéreas, que realizan la labor, que son el 803, 801 y 802 respectivamente.

Además “tenemos” otro D.4 en Sigonella (Sicilia-Italia) destinado a la operación EUNAVFOR “Sophia”. Con este panorama el general ha desvelado que se recibió una petición para destacar un VIGMA en Bulgaria, “que no hemos podido dar” por carencia de material.  Además, los cuatro aviones en permanente servicio están destacados en cuatro bases diferentes, lo que unido a que es un material muy antiguo, ofrece realmente una media de disponibilidad operativa de 2,5 de la flota de 8. Este ratio tan bajo obedece también a ser  un modelo (el CN235) que ya no se construye, por lo que, como nos dijo el JEMA,  es mucho más difícil obtener repuestos. Resumiendo: en el campo de la Vigilancia Marítima reforzar la capacidad es “una prioridad tremenda”.

Paralelamente, en el campo de los aviones de patrulla marítima, MPA, sólo quedan operativos tres polimotores Lockheed Martin P-3M Orion, un sistema que se lleva queriendo dar de baja desde principios de siglo pero que no ha podido ser renovado. Aunque el general define al P-3 como una “plataforma extraordinaria”, se deberán relevar.

Obviamente el Ejército del Aire está buscando soluciones, nos cuenta el JEMA. Se ha centralizado el mantenimiento de los D.4 en la Base Aérea de Villanubla (Valladolid), e incluso se está pensando en basar toda la flota allí y hacer la misión SAR desde allí para aumentar el ratio de operatividad. Dicha decisión se basaría, con la cercana Base Aérea de Matacán (Salamanca), en los 8 CN235 asignados a la flota de la Escuela de Transporte, que  mantiene un ratio de operatividad de 5 aparatos, aunque estamos ante aeronaves bastante menos sofisticadas, dado que no incorporan el sistema FITS (Fully Integrated Tactical System) de Airbus y los sensores asociados, que llevan los VIGMA.

La otra solución podría venir de las negociaciones entre la Secretaria de Estado del Ministerio de Defensa y la industria. El general Salto nos confirmaba que se reunía quincenalmente con el SEDEF (Secretario de Estado de la Defensa), Agustín Conde, y que uno de los temas que se está tratando es la posibilidad de adquirir tres Airbus DS C295 de nueva construcción. Esos aviones, que según el general se podría comprar por un “buen precio”, se pondrían en función VIGMA tras incorporarlos los sensores y el FITS, con lo que se “resolvería el problema”. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Uno de los D.4 VIGMA aterrizando en Getafe (Madrid), una de las cuatro bases en las que operan. Foto; Julio Maíz/defensa.com


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.