Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Defensa estudia “reciclar” los sistemas electroópticos de limpieza de rutas comprados para Afganistán destinándolos a la defensa de la costa canaria

(defensa.com) En junio del año pasado, el Ejército de Tierra encargó a Thales España cuatro sistemas de vigilancia Gecko-C como parte de los equipos para limpieza de rutas a desplegar en Afganistán para la protección del destacamento español, especialmente durante la delicada fase de repliegue de los medios. Se compraron cuatro de estos sistemas, valorados en 300.000 euros, en un contrato que incluye mantenimiento y que está valorado en 1,2 millones de euros.

Se trata de cuatro torres retráctiles instaladas en la parte posterior de sendos vehículos protegido contra minas y explosiones (MRAP) RG-31 que incluyen una cámara térmica de largo alcance Suzie y un telémetro láser para la detección de amenazas. La idea era emplear estos sistemas electroópticos para escoltar los convoys de vehículos al estilo de los sistemas empleados por los equipos route clearance estadounidenses.

Sin embargo estos equipos han llegado cuando ya se ha concluido dicho repliegue por lo que tras su llegada hace escasas semanas, han sido emplazados en las instalaciones del Regimiento de Ingenieros nº 1 (RING 1) de Burgos, donde se encuentran el resto de medios que se adquirieron para esa misión. Estos son los vehículos especializados Husky dotados de radares de penetración en el suelo o los RG-31 dotados de rodillos y brazos telescópicos de la empresa española Proytecsa, información que fue recogida en el número 420 de abril de 2013 de FDS en el artículo “Limpieza de Rutas en Afganistán. ¿Puente de plata?).

Aunque permanecen en Burgos a la espera de que se decida su destino y empleo, dos de estos vehículos podrían ser destinados a la costa de Canarias, donde se emplearían en reforzar la seguridad de las islas. Aunque se estudia también su viabilidad para emplearlos como medios de vigilancia perimetral para instalaciones sensibles o fronteras “calientes”.

Aunque es de aplaudir que se encuentre uso a estos equipos especializados que supusieron una importante inversión, no hay que olvidar que estos sistemas fueron adquiridos para la creación de una capacidad de limpieza de rutas vital durante el despliegue en misiones internacionales. A pesar de la retirada de Afganistán es probable que se vuelva a tomar parte en misiones internacionales donde la presencia de dispositivos explosivos improvisados seguramente vuelva a constituir una seria amenaza y donde estos medios volverán a demostrar su utilidad. (J.N.G.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.