Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Asociaciones de ex legionarios contra la retirada del nombre de la calle Millán-Astray

Cientos de miembros de las hermandades de ex legionarios y otras asociaciones de ex militares se concentraron en la Plaza mayor de Madrid para protestar contra la retirada del nombre de la Calle General Millán-Astray, que recuerda la figura del fundador de la Legión española. La protesta tuvo como objetivo evitar la considerada inadecuada aplicación por parte del Ayuntamiento de Madrid de la Ley de memoria histórica que, recordemos, en una primera fase ya cometió errores, como la retirada de una placa en honor a ocho seminaristas asesinados por las milicias republicadas del Frente Popular en agosto de 1936.

A la manifestación, que fue debidamente autorizada por la Delegación del Gobierno de Madrid, han acudido ex militares así como simpatizantes de múltiples hermandades y asociaciones, que han cuestionado la intención de retirar el nombre de la calle del barrio de La Latina dedicada al fundador de la Legión.

Los manifestantes recordaron que el general Millán-Astray, a lo largo de su dilatada carrera militar, fue uno de los miembros del Ejército más condecorados de la época, tanto por su actuación en Filipinas en 1896, como en sus participación en la larga Campaña de Marruecos, donde fue herido cuatro veces perdiendo un brazo y un ojo.  Aunque si por algo será recordado es por la creación de la Legión española en 1920, que enseguida se convirtió en una de las unidades de élite del Ejército, condición que hoy en día se sigue manteniendo, destacando su eficaz participación en las operaciones de paz internacionales.

Una de las claves de que la Legión sea una de las mejores fuerzas de la OTAN, se debe a su código moral y espíritu de cuerpo, cuyo ideario es obra inicial de Millán-Astray, siendo una de las más condecoradas, en misiones que han ido desde la Guerra de Marruecos, a las modernas operaciones en Afganistán, Líbano, Malí, o en Irak contra el terrorismo yihadista.

En el marco de la concentración, Guillermo Rocafort, secretario general de la Asociación de Caballeros Legionarios, ha definido de «felonía» el cambio de nombre de la calle Millán-Astray acordado por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid. Recordó también que el nombre de la vía no se debe un homenaje de la época del franquismo, sino que es previó, motivado por su condición de artífice de la creación del Tercio de Extranjeros (nombre inicial de la Legión), y por sus actos heroicos en Filipinas y Marruecos.

Así mismo indicó que en las diferentes ocasiones en que se han reunido con los integrantes de la Comisión de la Memoria Histórica creada por el Ayuntamiento, han comprobado que "las alegaciones que ha hecho la Comisión navega entre el desconocimiento absoluto y la mala fe" porque, "los argumentos que se utilizan son inapropiados"

En este sentido se debería de citar que la calle se bautizó con el nombre del militar en 1927, y que la II República no lo retiró a su llegada en 1931, así mismo no se cumpliría lo que estipula la propia Ley de Memoria Histórica, ya que en 1936 Millán-Astray no era un militar en activo y ni siquiera estaba en España, vivía en Argentina, por lo que no intervino en la sublevación, que dio origen a la Guerra Civil.  Posteriormente, cuando ya en pleno conflicto volvió a España, no participó en operaciones militares y ningún tipo de represión, siendo sus principales aportaciones al bando franquista la creación de Radio Nacional de España y la fundación del Cuerpo de Caballeros Mutilados, participando ya en la dura posguerra en varias iniciativas sociales, incluido la fundación de la Ciudad de los Muchachos de Madrid. (Texto y fotografía: Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Manifestación contra la retirada de la calle Millán-Astray.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.