Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La adjudicación de PEMEX a Navantia: un contrato de cerca de 150 millones de euros y carga de trabajo para 30 meses

(defensa.com) Con la adjudicación de uno de los dos floteles del concurso de la mexicana  PEMEX, Navantia garantiza carga de trabajo para 30 meses y soluciona temporalmente la falta de trabajo desde la marcha del casco del buque Adelaida a Australia. Los dos buques están valorados en 298 millones de euros, siendo el otro flotel construido por Hijos de J. Barreras.

Aunque estaba previsto que la decisión se conociera el 30 de diciembre, la empresa Pemex Exploración y Producción (PEP), filial de la petrolera mexicana Pemex, decidió aplazar la decisión sobre la adjudicación de los dos floteles que mantenía en vilo a los astilleros gallegos. La decisión del aplazamiento (el cuarto desde el inicio del concurso) se conoció el día 30 tras la reunión de la empresa en México, siendo la fecha del 28 de enero la del anuncio definitivo.

Al concurso se presentaron nueve astilleros mejicanos, el constructor español Dragados, a través de su filial Dragados Offshore y los astilleros Hijos de J. Barreras y Navantia, estos dos ofreciendo sus instalaciones en Vigo y Ferrol respectivamente dentro de una oferta conjunta de PMI, la filial internacional de PEMEX.

Se da la circunstancia de que PEMEX adquirió este año el 51 % del accionariado del astillero Hijos de J. Barreras, por lo que se creía seguro que al menos uno de los dos buques sería adjudicado a dicho astillero. Navantia, que tiene parte de sus gradas vacías, esperaba que uno de los dos buques le fuera adjudicado, gracias en parte a la mediación de la Xunta de Galicia y a que su propuesta era la mejor valorada técnicamente y la segunda desde el punto de vista financiero.

Los floteles son buques hotel donde reciben acomodo los trabajadores empleados en instalaciones petrolíferas, por lo que además de la construcción de los dos buques, se contempla la provisión de servicios de hostelería. El de Navantia tendrá un desplazamiento de 7.000 toneladas, una eslora de 131,20 metros, una manga de 27 metros, sistema de posicionamiento dinámico y capacidad para albergar hasta 700 personas. En un contrato separado PEMEX adjudicado a la estadounidense PMI Norteamérica S.A. de C.V. se determinaba el servicio de hospedaje y alimentación en estos dos buques, que tendrá una duración de diez años hasta 2.026 y que algunos medios han confundido como parte de la construcción de los buques.

La noticia supone un balón de oxígeno para la empresa pública y garantiza 30 meses de trabajo en los que se incluye 130.000 horas de ingeniería y un millón de horas de trabajo. Además, calma en parte, pero sólo en parte, la intranquilidad manifestada por la Armada por el hecho de que el principal fabricante de sus buques estuviera sin carga de trabajo. De hecho desde el gobierno no se tenía claro que Navantia obtuviera el contrato y se trabajaba en un plan alternativo para proporcionar carga de trabajo que pasaba por dos opciones que se han ido barajando en fechas recientes.

Por una parte se contemplaba la fabricación de la sexta y definitiva fragata de la serie F-100, basada en la F-105, última de la serie y que incluye mejoras de diseño. Que exista un cañón almacenado en las instalaciones del astillero en Ferrol y que se afirmara que ciertos sistemas ya habían sido adquiridos junto a los de la F-105 no hacía más que alimentar el rumor. Máxime si durante el discurso de investidura como presidente del Gobierno, Mariano Rajoy afirmó que dicha fragata se construiría.

La otra opción pasa por la fabricación de un segundo buque del tipo LHD como el Buque de Proyección Estratégica Juan Carlos I de la Armada española. Si bien por un lado la Armada contempla la adquisición de un segundo buque, ahora mismo no hay presupuesto para ello, afirmaciones ambas recogidas por el Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA), el almirante general Jaime Muñoz Delgado, durante el pasado encuentro con la prensa del pasado 16 de enero.  La adjudicación presupuestaria que sacara adelante la construcción de este segundo LHD debe ser, no obstante, una prioridad.

Por otra parte, Navantia fue elegida junto al astillero local Sedef en diciembre del año pasado para construir un buque de asalto anfibio del mismo tipo para Turquía, sin embargo Navantia suministrará el diseño, los motores, las turbinas y el sistema de gestión de la plataforma, mientras la parte principal del buque será fabricado en Turquía por Sedef. (J.N.G.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.