Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


La quinta columna actúa en Cataluña

En noviembre de 2016 publicábamos un trabajo en la revista Defensa que con el título “Estado Islámico ¿La estrategia de la quinta columna?” alertaba del peligro que para Europa representa la presencia en su suelo de grupos yihadistas de creciente tamaño y actividad. El párrafo final de aquel artículo nos sirve como punto de partida y enlace para éste. Entonces, acabábamos con las reflexiones y conclusiones que a continuación transcribimos:

«De la combinación de todos estos factores: proselitismo yihadista, existencia de minorías descontentas, masiva llegada de refugiados y disensión en el seno de la UE podrían derivarse dos peligrosas consecuencias, una cuantitativa y otra cualitativa. En primer lugar, desde el enfoque de la cantidad, por mera inferencia estadística, podemos deducir que el número de posibles simpatizantes de la yihad tiende a aumentar y por ende el riesgo de posibles ataques o atentados. Por otra parte, desde el punto de vista cualitativo, el desorbitado crecimiento del número de refugiados puede provocar el deterioro e incluso el colapso de ciertos servicios y beneficios sociales. Todo ello provocará, a la postre, un mayor descontento y desafección de las comunidades más marginales cuyos miembros más inestables podrían caer en la tentación de escuchar los cantos de las sirenas yihadistas que invitan a formar la quinta columna. »

En aquel artículo también se hacía expresa referencia al  atropello como forma de acción terrorista en auge. Así mencionábamos el llamamiento «La máquina de segar definitiva» publicado en la revista Inspire donde la propaganda yihadista exhorta a emplear vehículos a motor como instrumentos de muerte. Leamos la traducción de un fatídico párrafo del referido llamamiento: 

«La idea es utilizar una camioneta (pickup) como maquina segadora, no para cortar el césped sino para segar las vidas de los enemigos de Alá […] Elige el lugar y momento cuidadosamente. Busca lugares donde se concentre la multitud. Los sitios estrechos son mejores porque ofrecen a la gente menos posibilidades de huída […] Para conseguir la mayor matanza, necesitas alcanzar tanta velocidad como te sea posible […] La localización ideal es un lugar donde se concentren el máximo número de peatones. De hecho si puedes acceder a las zonas “exclusivamente peatonales” que existen en algunas áreas del casco urbano (centro de la ciudad) sería fabuloso […] »

En aquel entonces – hace un año -  hacíamos un repaso a la situación en Europa (ver cuadro 1); situación que no se presenta a fecha de hoy mucho más halagüeña (ver cuadro 2). Si comparamos los datos hay dos aspectos que nos llaman la atención: las estadísticas de población y el aumento de los atentados.

Respecto a los datos creemos que las cifras encontradas en la web sobre la distribución de la población musulmana en Europa no son muy fiables (en cualquier caso no se trata de estadísticas oficiales pues no existe ninguna que aborde este asunto). Según www.muslimpopulation.com  la población musulmana en Europa no ha sufrido incremento sensible entre 2014 (cuadro 1) y 2016 (cuadro 2), por lo que cabe deducir que los más de tres millones de refugiados musulmanes llegados a Europa en ese periodo no están computados. Cuestión que parece ser confirmada por las cifras que sobre Alemania ofrece esta web, según la cual el porcentaje de población musulmana en el país germano habría decrecido; cosa que se antoja imposible teniendo en cuenta que Alemania ha sido, con diferencia, el principal receptor con casi un millón y medio de peticiones de asilo (sin contar entradas irregulares). Por ello insistimos en que los datos o no son buenos o no se ha contabilizado la avalancha de solicitantes de asilo provenientes de países islámicos (principalmente Siria, Irak y Afganistán).

Respecto a los atentados, el número no para de crecer a pesar de los muchos esfuerzos efectuados en prevención y las descomunales inversiones en seguridad. En el año 2017 el país peor parado ha sido el Reino Unido que ha sufrido un total de siete atentados. Cuatro ataques que podrían considerarse menores, ya que solo se produjeron heridos, y otros tres mucho más importantes y mortíferos: el atropello del puente de Londres (05MAR17) con 5 muertos y 29 heridos, el hombre bomba del concierto de Manchester (22MAY17) con 22 muertos y 119 heridos y un nuevo ataque en Londres (03JUN17), esta vez a cuchilladas, con un saldo de 8 muertos (uno de ellos español, Ignacio Echeverría) y 48 heridos. El otro aspecto significativo al que debemos referirnos es que lamentablemente se ha producido el alta de dos nuevos países de la Unión Europea en este lúgubre club. Finlandia (18AGO17) con un apuñalamiento que dejo 2 muertos y 6 heridos y España con los atentados de Barcelona (17AGO17), 15 muertos y 135 heridos y Cambrils (18AGO17) con 1 muerto. Precisamente este es el propósito del presente artículo, analizar los antecedentes y la ejecución y gestión de los atentados que este mes de agosto golpearon Barcelona y Cambrils.

ANTECEDENTES: EL CALDO DE CULTIVO.

España no se ha visto tan afectada por la ola de refugiados como otros países de la Unión Europea; según los datos de Eurostat, en el periodo 2014-2016, solo recibió un número relativamente pequeño de peticiones de asilo (36.150), insignificante si lo comparamos con las cifras de Alemania (1.424.300). Por tanto, en el caso español, no puede establecerse correlación directa entre crecimiento de la comunidad islámica provocado por la llegada de refugiados de oriente medio y el surgimiento de grupos radicales que acaban cometiendo atentados en nombre del yihad. El crecimiento de la comunidad islámica en España y muy en particular en Cataluña tiene otra historia. España es receptor natural de población musulmana del norte de África (en particular de Marruecos); Ceuta y Melilla y Andalucía eran, por razones geográficas, las zonas naturalmente elegidas.  En Cataluña el asentamiento musulmán no es tan natural. El periodista Ignacio Cembrero lo explica bastante claro en su libro “La España de Alá”  (2016, ISBN 978-84-9060-679-7) dedicando un capítulo cuyo contundente título “MINARETES Y ESTELADAS” resulta muy ilustrativo. El capítulo consta de cuatro apartados donde se resume la política de la Generalitat con total claridad y extrema elocuencia: (1) Marroquíes, benviguts a Catalunya (2) Desterrados al polígono (3) El escollo del islam en las aulas y (4) En busca del voto inmigrante.

No obstante y para mayor abundamiento, transcribimos a continuación algunas líneas de la obra de Cembrero:

«Si es en Cataluña donde más musulmanes hay en España – medio millón y aproximadamente el 7 por ciento de la población – no es por casualidad. […] En España la inmigración está casi exclusivamente en manos del Ejecutivo central. La Generalitat ha utilizado, sin embargo, con cierto éxito todos los resortes a su alcance para escoger a quienes se han asentado en sus dominios. Desde el Govern, [Artur Mas] dijo, “pretendemos intervenir en todo lo que afecta a la inmigración, en lo que tenemos competencias y en lo que legalmente no tenemos”.»

Una vez que había quedado claro que, como de costumbre, la Generalitat iba a hacer lo que a bien tuviese (saltándose la legislación estatal), Artur Mas intento atraer a Cataluña a trabajadores polacos abriendo una oficina en Varsovia (2002). Para sorpresa del Sr Mas, los polacos preferían Alemania o Reino Unido y muy pocos eligieron Cataluña por lo que la Genralitat tuvo que rebajar sus expectativas abriendo una oficina similar en Casablanca (2002) para captar marroquíes. Citaremos de nuevo a Cembrero en relación con las iniciativas del Sr.  Mas :

«Su primera apuesta fue atraer a los polacos. Artur Mas, entonces conseller en cap de la Generalitat, inauguró en noviembre de 2002, en Varsovia, la primera oficina de la red de información y selección laboral en origen […] El vivero de trabajadores polacos se agotó pronto […] La siguiente apuesta de la Generaltiat fue Marruecos. Mas viajo a Casablanca en enero de 2003 para inaugurar una ofician similar a la de Varsovia. […] “Desde la oficina de Casablanca se informaba a los marroquíes de las posibilidades de emigrar, se daban clases gratuitas de catalán y se les prometía un apoyo administrativo para instalarse en Cataluña e incluso para obtener la nacionalidad española” [Fernando Arias-Salgado, embajador de España en Marruecos, citado por Cembrero] […] “La Generalitat ha primado a aquellos inmigrantes de países donde no se habla español para favorecer su adhesión al proyecto soberanista frente a España” [Francisco Martínez, Secretario de Estado de Seguridad, citado por Cembrero].»

En sus cálculos la Generalitat consideraba que una comunidad marroquí suficientemente numerosa y convenientemente adoctrinada podría servir a sus propósitos independentistas: ora como títeres en las movilizaciones ora como votantes. Teniendo en cuenta que en los procesos electorales de la Generalitat puede votar quien y como convenga, medio millón de votos en una región que cuenta con algo más de siete millones de habitantes podrían ser decisivos. El objetivo independentista necesitaba cantidad y no calidad. El número era lo importante y la falta de educación o cultura se consideraba una ventaja a la hora de modelar fervientes catalanes. Los recién llegados serían más fácilmente manipulables cuanto menor fuese su educación y más débiles sus convicciones. Otras consideraciones como el choque cultural y religioso, el surgimiento de guetos, el aumento de la conflictividad, los costes laborales y sociales o la posible radicalización y acción de células terroristas carecían de interés. Sin embargo, la Generalitat estaba subestimando que en la idiosincrasia del musulmán el factor religioso tiene un peso determinante y el Govern ha pasado por alto que el Estado Islámico también usa sus mismos métodos - manipulación y adoctrinamiento - para radicalizar a determinados sectores de población.  

La Generalitat es responsable del flujo migratorio pero también de la frustración y descontento de la comunidad musulmana-catalana. Desde la oficina de Casablanca se anunciaba abundancia y felicidad en un paraíso integrador pero la realidad es bien otra, las autoridades catalanas vienen desarrollando las políticas más nacionalistas y excluyentes de toda Europa. En la obra de Cembrero se cita a Abdenur Prado, fundador de la desaparecida Junta Islámica Catalana (se disolvió en 2011), que en repetidas ocasiones ha señalado que la Generalitat «desarrolla un discurso a favor del multicultrualismo, pero sufre una contradicción absoluta a nivel práctico porque no respeta los derechos básicos de los musulmanes».  En esta misma línea también se cita a Angel Colom que en una mesa redonda celebrada en la Universidad de Barcelona (21 de enero de 2016) daba la razón a las quejas de Abdenur Prado «Muchos musulmanes pueden sentirse frustrados porque pasan los años y su identidad no es acogida con normalidad». En fin que en los últimos quince años la Generalitat se ha empleado en atraer musulmanes y una vez aquí en frustrar sus expectativas provocando el desencanto y la desafección preparando el caldo de cultivo para el surgimiento de grupos terroristas. Un grupo terrorista no tiene ninguna posibilidad de éxito si no dispone apoyos. Estos apoyos solo podrán ser efectivos si existe una red operativa que echa raíces cuando encuentra el adecuado sustrato: comunidades descontentas con afinidad ideológica (en este caso el vínculo religioso es muy fuerte). Así lo afirmábamos en un trabajo publicado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos:

 «La actividad terrorista resulta muy difícil, por no decir imposible, si no cuenta con el apoyo de un sector – más o menos amplio – de población (autóctona o inmigrante). Este principio que establece la relación existente entre la actividad subversiva y el apoyo de la población ha quedado recogido en las diversas publicaciones militares que tratan el tema. Por citar algún ejemplo podemos mencionar desde las antiguas “Orientaciones de Lucha Guerrillas y Contraguerrillas” de 1979 a las más recientes publicaciones doctrinales como la titulada “Contrainsurgencia” de 2008». El Govern catalán conscientemente, pero haciendo gala de una gran inconsciencia, ha estado abonando el terreno para lo que tarde o temprano habría de suceder.

EJECUCIÓN Y GESTIÓN

En este apartado describiremos de forma simple y breve el desarrollo de los sucesos y analizaremos la gestión de la Generalitat y sus mossos d’escuadra.

16AGO17;  Alcanar.  

El 16 de agosto por la noche se producía una tremenda explosión en una vivienda de la localidad de Alcanar. La célula terrorista llevaba varios meses en el inmueble en calidad de “OKUPA” y había establecido una especie de cuartel general y base de operaciones. Allí se estaba planeando el atentado y se estaban fabricando explosivos para perpetrar el ataque.

Veamos a continuación como se gestionó el incidente. Nos apoyamos por ejemplo en la noticia que La Vanguardia publicaba el 17 de agosto (13:57) en su edición digital:

«Los Mossos no descartan que haya una segunda víctima mortal entre los escombros de la casa que anoche se derrumbó como consecuencia de una virulenta explosión en Alcanar Platja.

Según ha confirmado hoy el intendente de la región policial en las Tierras del Ebro, Josep Maria Estela, los Mossos trabajan "para comprobar si hay otra persona entre los escombros o no". […]

Estela ha avanzado que la casa donde se produjo la explosión "todo apunta a que podría ser una vivienda propiedad de un banco y que estaba siendo, ocupada aunque aún no se puede confirmar". "Todavía estamos en la inspección ocular, en busca de indicios", ha añadido.[…]

"Ahora es demasiado pronto para determinar las causas exactas, pero sí pensamos que podría ser gas por el estado de los escombros". Entre los restos se ha encontrado decenas de bombonas de gas butano, un hecho, que, según ha reconocido Estela, "sorprende".

En cualquier caso, los Mossos han subrayado que aún "es muy pronto" para determinar si se trataba de algún tipo de laboratorio de drogas o si las bombonas se utilizaban con alguna otra finalidad.»

La casa se volatilizó y, según varios expertos consultados, a la vista de los escombros, la explosión fortuita de gas debió descartarse desde el primer instante. Además en las ruinas de la casa había más de cien bombonas de gas, así como enormes cantidades de acetona y ácido sulfúrico (fácilmente reconocibles por su olor) que son los ingredientes básicos para la fabricación de uno de los explosivos favoritos de la yihad: “la madre de satán”.  Algunas informaciones (que a fuerza de ser sinceros no hemos podido contrastar) señalaron que el día 17 por la mañana, la Jueza que se personó en el lugar de la explosión advirtió a los mossos que la cosa no parecía una simple explosión de gas. A pesar de todas estas circunstancias, el Intendente Josep María Estela debió pensar que en una Cataluña Estelada nada podía ocurrir y no iban a ser sus mossos los que dijesen lo contrario; por tanto no había motivo de preocupación. Veamos cuan equivocado anduvo Estela y los estelados.

17AGO17;  Barcelona. 

El 17 de agosto sobre las cinco de la tarde, Younes Abooyaaqoub al volante de una furgoneta entra sin ningún problema en la zona peatonal de las ramblas y atropella a la multitud allí congregada. Los mossos activaron la operación «jaula 1» para impedir la huida del terrorista, cosa que no consiguieron ya que ​ Younes  cruzó el mercado de la Boquería, recorrió media ciudad a pie y finalmente, en la zona de la Universidad, asesinó a Pau Pérez para robarle el coche y huir de Barcelona.  El balance de la tarde, 15 muertos y 131 heridos.

Hablemos de la gestión. El incidente de Alcanar había precipitado el ataque; sin embargo no se había dado ninguna alerta ni activado ningún protocolo porque la explosión se había considerado un accidente doméstico. Por otra parte existían muchas advertencias, genéricas y específicas, que fueron obviadas e incluso negadas. Con carácter genérico toda Europa está blindado las zonas peatonales con obstáculos de diverso tipo (bolardos, jardineras, vehículos…) para impedir estos ataques. Sin embargo la Rambla de Barcelona estaba abierta y expedita ya que, a juicio de sus autoridades, la única y mejor protección es la que brinda la omnipresente “estelada”. Respecto a las advertencias específicas podemos citar las provenientes de Bélgica o de Estados Unidos. En 2016  la policía belga alertaba a los mossos de la peligrosidad de Abdelbaki es Satty del que se sabía había decidido trasladarse a Cataluña a principios de 2017. La policía autonómica considero que Satty no era peligroso y así el individuo acabo como Imán de Ripoll y jefe de la sanguinaria célula (todo ello ante la pasividad de las autoridades catalanas que no consideraron la advertencia). Por otra parte el 25 de mayo (a menos de dos meses del atropello), la CIA advertía que el Estado Islámico planeaba atentar durante el verano en «zonas turísticas muy concurridas» de Barcelona, y «específicamente en la Rambla». Carles Puigdemont (presidente de la Generalitat); Joaquim Forn (consejero de Interior) y el inefable Mayor Trapero (jefe de los mossos) negaron tales advertencias hasta que la prensa les obligo a reconocerlas publicando imágenes del documento original. La operación “jaula 1” tampoco acabo funcionando muy bien ya que el terrorista se escapó y en su huida acabo asesinando a otra persona e hiriendo a una más.

18AGO17;  Cambrils. 

El 18 de agosto, sobre las una de la madrugada, cinco miembros del grupo terrorista se dirigieron a Cambrils para dar continuidad a su acción en el paseo marítimo de la localidad. En esta ocasión consiguieron atropellar a cinco viandantes y una mossa. El coche acabó volcando y los cinco terroristas salieron del mismo armados con un hacha y cuchillos para atacar al compañero de la mossa herida, sin embargo cuatro de ellos perecieron en el intento y el quinto se dio a la fuga. Posteriormente fue localizado y abatido. El balance de lanoche, una persona muerta y cinco heridas (no contamos los terroristas).

En este caso parece que la gestión del incidente no estuvo del todo mal, pero hemos de hacer alguna consideración importante. Reconocemos la heroicidad y buena punteria del mosso que al ser atacado acabó con la vida de cuatro de sus cinco atacantes. Sin embargo no podemos compartir la eliminación del quinto hombre y ello por dos razones. En primer lugar, la muerte de este último terrorista fue grabada por numerosos teléfonos móviles y a la vista de las imágenes la acción más podría calificarse de ejecución que de empleo proporcionado de la fuerza. El terrorista estaba rodeado por numerosos efectivos y según parece no muy bien armado, incluso llego a tirarse al suelo, a pesar de lo cual los disparos continuaron hasta acabar con su vida. En segundo lugar el terrorista capturado es tremendamente más útil que el muerto tanto a efectos propagandísticos como operativos. El error es doble porque el muerto se convierte en mártir y el vivo podría haber proporcionado interesante información. Si mis admirados guardias civiles o policías nacionales hubiesen actuado tan expeditivamente, hubiesen llovido las críticas, peticiones de dimisiones a mansalva y a buen seguro alguna que otra denuncia de organizaciones pro-derechos humanos.

21AGO17;  Subirats. 

El 21 de agosto un amplio operativo de mossos se traslada a Subirats y Younes Abouyaaqoub[ ,​- el presunto autor material de los atropellos de Barcelona – es eliminado. Según informaciones aparecidas en la prensa un vecino de Subirats alertó a la policía sobre la presencia de un joven sospechoso. El vecino, una tal Agustín (ignoramos si el nombre es verdadero) informó que el sospechoso, al ser sorprendido, había salido huyendo hacia unos viñedos y que parecía drogado o borracho. Inmediatamente se organizó un gran dispositivo y se aisló la zona. Poco tiempo después la policía autonómica informó a través de un  twitt: "El sospechoso lleva un cinturón explosivo atado a su cuerpo, el individuo ha muerto a tiros". Posteriormente se matizó que el cinturón era falso.

En este caso nuestra crítica es aún mayor. Para comenzar no podemos reconocer la heroicidad de ningún mosso en particular ya que se trató de una acción colectiva donde participaron un enorme número de efectivos. Además creemos que la acción en su conjunto no puede valorarse muy positivamente. Reiteramos nuestra preferencia – expresada anteriormente – que nos lleva a inclinarnos más por la captura que por la ejecución. En primer lugar porque se podría estar liquidando a la persona equivocada. En segundo lugar por razones éticas relacionadas con el respeto a los derechos humanos (incluso los terroristas tienen derecho a juicio). En tercero porque, como venimos manteniendo, un terrorista capturado es mejor que uno ejecutado, el vivo se convierte en fuente de información y el muerto en mártir al servicio de la propaganda yihadista (esta última opinión es compartida por la mayoría de fuerzas policiales y servicios de inteligencia del mundo civilizado). Pues bien en el caso de Subirats, el terrorista, tras varios días deambulando sin rumbo ni cobijo, estaba débil, desorientado (drogado o borracho según el vecino que le localizó) y no muy combativo (huyó al ser descubierto por un simple ciudadano). Pero además, según parece, iba desarmado; hemos tenido acceso a imágenes del cadáver (bastante desagradables por cierto) y no se ven ni armas ni cinturones explosivos. Sin duda, si las hubiese habido,  habrían sido profusamente fotografiadas y expuestas. En fin que cuesta creer que una policía tan eficiente como los mossos no sea capaz de capturar a un fugitivo en tan precarias condiciones; sobre todo teniendo en cuenta que en el dispositivo participaron decenas  de agentes (incluidas sus unidades de élite). Si mis admirados guardias civiles o policías nacionales hubiesen actuado tan expeditivamente, hubiesen llovido las críticas, peticiones de dimisiones a mansalva y a buen seguro alguna que otra denuncia de organizaciones pro-derechos humanos.

ANALISIS

Antes de entrar en el análisis propiamente dicho recordemos brevemente la cronología de los hechos: día 16 (Alcanar), aviso en forma de explosión, pésima valoración y caso omiso; día 17 (Barcelona) una masacre que igual pudo haberse evitado si se hubiesen instalado los obstáculos pertinentes y si se hubiesen considerado todos los indicios y advertencias; día 18 (Cambrils) ¿primera ejecución inútil?; día 21 (Subirats) ¿segunda ejecución inútil?; día 22 el Parlamento catalán concede la medalla de honor a los mossos d'esquadra.

Pues el análisis es bien simple, el problema viene de hace mucho tiempo. Desde hace mucho tiempo los mossos d’escuadra no tienen como primera prioridad la seguridad de sus conciudadanos, su prioridad es aparentar una autosuficiencia – de la cual carecen – para que la Generalitat pueda argumentar tramposamente que autosuficiencia e independencia son prácticamente lo mismo. Desde hace mucho tiempo la Generalitat viene adoctrinando a sus mossos para convertirlos en una especie de policía política al servicio de sus insensatas pretensiones y prácticas totalitarias. En esta línea y para ampliar información remitimos al artículo “Heil Carles” (http://www.defensa.com/el-recorte/heil-carles) donde se analiza la actuación de los mossos el 1-O (intento de golpe de estado a través del referéndum ilegal); comparándola con el empleo que Adolf Hitler hizo de su pseudo-policía política, la Sturmabteilung (SA) durante el Putsch de Munich (intento de golpe de estado protagonizado por el partido nazi – NSDAP - en 1923).

Para concluir queremos dejar constancia de los siguientes extremos:

  1. El análisis de la gestión de los atentados se ha efectuado sobre la base de las informaciones disponibles en fuentes abiertas por lo que pudiérase haber reproducido o considerado alguna información parcial, subjetiva o tendenciosa. De haberse producido tal circunstancia estamos abiertos a admitir el posible error siempre que así quede acreditado.
  2. El sentido crítico de algunas de las consideraciones expuestas sobre la actuación de los mossos ha de entenderse dirigido a la institución y muy en particular a los responsables de su perniciosa politización; en modo alguno a los agentes que sin duda los habrá excelentes.

Esteban López


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.