Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

¿Dejar escapar Hispasat?

Hispasat es el noveno operador de satélites del mundo, líder en contenidos en español y portugués, facturó el año pasado 229 millones de euros y obtuvo un resultado bruto de explotación de 175 millones de euros. Tiene seis posiciones orbitales, ocho satélites operativos y tiene programados dos lanzamientos. Pero además posee el 43 % de Hisdesat, el operador de servicios gubernamentales que actúa en las áreas de defensa, seguridad, inteligencia y asuntos exteriores.

Resulta obvio que Hispasat es, por motivos económicos y de seguridad, lo que llamaríamos un activo estratégico, de ahí que esté protagonizando no pocos titulares después de que su futuro se presente incierto tras la posible compra de la empresa Abertis, propietaria del 90,74 % de sus acciones, por el grupo italiano Atlantia.

Y es que Atlantia lanzó a mediados de mayo una Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre todo el capital de Abertis, valorada en 16.341 millones de euros, con el objetivo último de convertirse en el principal operador a nivel mundial de autopistas de peaje. Dado el carácter estratégico de Hispasat, y temiendo el veto del Gobierno español, la dirección de Atlantia quiere reunirse con el Gobierno español para negociar los detalles de la compra y del papel de Hispasat. Y es que el Gobierno puede negarse a esta OPA precisamente por el componente estratégico del proveedor de servicios satelitales aunque el grupo italiano llegue a un acuerdo con los accionistas de Abertis, algo que ahora parece darse por hecho.

Conscientes de esta situación, Atlantia estaría dispuesta a dejar fuera del acuerdo Hispasat, por ejemplo vendiendo su participación a un tercero que gozara del favor del Gobierno español. A mediados de este mes está previsto que el grupo italiano presente en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el folleto de la OPA, plazo a partir del que comenzará el análisis de dicha operación que no se prevé se resuelva en el próximo trimestre.

Hispasat e Hisdesat

En el accionariado de Hispasat destaca principalmente el 90,74 % que posee Abertis, después de que ya con los primeros rumores de compra por parte de la empresa italiana, Abertis se hiciera con el 33,69 % que poseía Eutelsat por 302 millones de euros. El resto se reparte entre el 7,41 % de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y el 1,85 % del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), con lo que de venderse Abertis a Atlantia, la participación española en Hisdesat sería inferior al 10 %. Independientemente de su carácter estratégico, el montante de la operación no es desdeñable, puesto que según la memoria del año pasado de Abertis, la participación del 57,05 % que poseía entonces estaba valorada en 502 millones de euros. Una simple regla de tres nos da un valor de Hispasat por encima de los 910 millones de euros.

Hisdesat opera en el área de productos y servicios gubernamentales, siendo la red de comunicaciones empleada por el Gobierno y las Fuerzas Armadas en sus misiones en el exterior. Además tiene la consideración de infraestructura crítica por el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas (CNPIC).

Hispasat posee el citado 43 % de Hisdesat, donde el Gobierno ya está presente a través de ISDEFE, que tiene el 30 %, junto a otras empresas del sector aeroespacial y de defensa como son Airbus Defence and Space (15 %), Indra (7 %) o Sener (5 %).

La posición del Gobierno

Hispasat opera en el sector de la Defensa, por tanto es considerada estratégica, lo que implica que la OPA sobre Abertis requerirá la aprobación del Consejo de Ministros para que en última instancia la CNMV autorice la operación.

El Gobierno se ha mostrado firme en sus declaraciones pero no ha dado pistas de sus intenciones. Por ejemplo el ministro de Fomento afirmó que “el Gobierno tiene claro que por encima de cualquier cosa hay que defender el interés general”. También el ministro de Economía Luis de Guindos valoró que “se analizará Hispasat que es un activo estratégico para el Gobierno y que tiene su normativa específica”.

Otra cosa es que realmente el Gobierno quiera parar esta OPA y mantener el control nacional sobre un recurso estratégico. En este sentido hay que recordar que en marzo el propio Tribunal de Cuentas valoró negativamente en un informe de fiscalización la salida de la SEPI en Hispasat cuando vendió las acciones a Abertis en 2013. El propio informe cuestiona que el Consejo de Ministros no explicó el fin perseguido con la privatización de la participación del 16,42 % que poseía el INTA, criticando que solo se habría buscado obtener liquidez para el Ministerio de Defensa.

Hispasat y a través de esta, Hisdesat, constituyen un importante pilar de la industria espacial española y tienen un gran papel en las comunicaciones gubernamentales no solo españolas. Es por ello que de no controlarse la operación, podrían caer en manos de empresas o gobiernos de un tercer país las comunicaciones que a través de la red de satélites se gestionan.

Con esta situación a la vista hay que recordar que en 2006 el Gobierno italiano impidió que fuera precisamente la española Abertis la que comprara Atlantia al alegar que concesiones del Estado pasarían a estar controladas por una empresa española. El Gobierno español por entonces no pudo evitarlo y por el contrario, permitió que la empresa pública italiana Enel tomara el control de la eléctrica española Endesa. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Uno de los centros de control de Hispasat (Hispasat)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.