Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La campaña Antártica argentina comienza con medios limitados

Tras haber fracasado la licitación internacional para el alquiler de medios navales y aéreos para enfrentar la campaña antártica 2016/17, el Ministerio de Defensa argentino inició el esfuerzo logístico únicamente con los medios propios que puedan aportar las Fuerzas Armadas. El responsable de la cartera, Julio Martínez, dio la orden de zarpada de un Aviso Clase NEFTEGAZ, el ARA “Puerto Deseado”, para dar comienzo a esta compleja campaña logística que implica llevar miles de toneladas de abastecimientos,  a nada menos que trece bases en el continente blanco.

Ante la imposibilidad de lograr el concurso de un buque polar, un rompehielos pesado y los helicópteros correspondientes, provocada por los fracasos licitatorios, se presenta ahora  la obligación de llevar adelante la presente campaña con los buques propios de la Armada Argentina, un par de envejecidos cargueros, el ARA “San Blas”,  ARA “Cabo de Hornos” y el ARA “Canal Beagle”, de la Clase Costa Sur, que fueran construidos en astilleros nacionales, más la participación de los recién incorporados remolcadores de altura Clase Neftegaz, que han sorprendido a los militares y funcionarios, por su simplicidad, robustez y capacidad, aunque consideramos que existen excesivas esperanzas en lo que puedan hacer dichos buques.

La falta de un rompehielos pesado implica que no se podrá llegar por vía marítima a la lejana Base Belgrano II, ubicada a mil trescientos kilómetros del Polo Sur. No se podrá llevar carga ni tampoco retirar centenares  de toneladas de basura acumulada, que por directrices del Tratado Antártico deben ser retiradas del continente blanco. El escaso tiempo disponible obliga a efectuar una contratación directa, una forma contractual que, aunque legal, trae siempre dudas a propios y extraños.

Deberá apelarse nuevamente a los servicios de los aviones rusos IL-76 Candid que por medio de aerolanzamientos abastecerán a este acuartelamiento nacional.  Tiempo atrás se contrataron a la firma ALE (Antartic Logistics & Expeditions LLC) las tareas de abastecimiento a dicha base por medio de estos fantásticos cargueros rusos, además también se realizó la evacuación del personal por medio de aviones Basler BT-67 hasta la pista de hielo que se encuentra ubicada a no menos de ocho kilómetros de Belgrano II, como vemos todos es distancia y dificultades.

La incorporación de algún otro barco como el Oceanográfico ARA “Puerto Deseado” o quizá el petrolero de flota ARA “Patagonia”, permitirá llevar a feliz término una campaña demasiado complicada por temas burocráticos y políticos. Como tantas veces, el esfuerzo y el peligro lo vivirán los uniformados, que deberán expandirse para lograr los objetivos fijados por el MINDEF con escasos medios y no siempre adecuados, deberán transportar miles de toneladas de valiosa carga de suministros a la Antártida para mantener vivas dichas instalaciones, que según los comentarios del gobierno forman parte de una gran política de Estado respecto al continente blanco, política que, hasta el momento, no se trasunta en hechos concretos. (Luis Piñeiro, corresponsal de Grupo Edefa en Argentina)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.