Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Vuelve la piratería al Cuerno de África

Tras cinco años sin asaltos a los navíos que transitan en el golfo de Adén y las aguas de Somalia, desde el pasado mes de marzo se están volviendo a registrar ataques. El 14 de marzo se hacía público que los piratas somalíes habían secuestrado un navío comercial, tras cinco años sin producirse ningún asalto con éxito.  La víctima fue el petrolero Aris 13,  tripulado por ocho ciudadanos de Sri Lanka,  que fue abordado por dos docenas de hombres armados mientras navegaba cerca de la costa norte de Somalia, tras acercarse al buque con la excusa de pedir agua potable. Si bien el navío fue liberado poco después, a principios de abril un nuevo barco fue secuestrado: el pequeño dhow de la India Al Kausar con 11 tripulantes a bordo a unos 50 kilómetros al sur de la ciudad portuaria de Hobyo.

A estos se sumaba consecutivamente el secuestro del carguero OS 35 con bandera de Tuvalu (una nación de la Polinesia), asaltado en las costas norte de Somalia, el 7 de abril. En esta ocasión la reacción internacional fue inmediata y el destructor de la Marina de la India Mumbai comenzó a seguir al OS 35, vigilando muy de cerca sus movimientos con la ayuda del veterano helicóptero Alouette III que lleva  abordo. La mañana del día 9 la misión la completaba la fragata china Yulin (569) del tipo Tipo 054A, que ponía en acción un total de 16 miembros de las fuerzas especiales que se integrán en la dotación del navío.  Gracias a dos lanchas de tipo rhib y al helicóptero Harbin Z-9 (versión china del Airbus Helicopters AS365) que también operan desde el moderno buque de escolta, los comandos chinos tomaban rapidamente mediante un asalto combinado el OS 35, liberandolo junto a sus 19 tripulantes, tras neutralizar a los piratas, sin dar más detalles los marinos asiaticos.El rescate ha sido ampliamente difundido por los medios chinos, sin mencionar la participación del navío indio y su helicóptero, lo que ha causado un gran malestar al Gobierno de Nueva Delhi.

Las patrullas antipiratería de las marinas occidentales (encuadradas en la EUNAVFOR y la OTAN) se han reducido mucho en el último año, dado que se han tenido que reasignar los navíos a la operación EUNAVFOR Sophia en el Mediterráneo Central, y/o aumentar la presencia en el Mar Negro y el Báltico cara a la escalada de presencia ante el expansionismo de Rusia. Obviamente siempre existen excepciones, y ese es el caso de España, que mantiene su presencia permanente en la zona desde 2008, materializada actualmente con la presencia del navío de la Armada LPD Galicia, desde donde asume el mando de la operación Atalanta el contralmirante español Rafael Fernández-Pintado Muñoz-Rojas.

La otra consecuencia de la falta de presencia occidental es la cada vez mayor protagonismo de las referidas marinas de la India y China. Para la Marina del Ejército Popular de Liberación de China la operación se ha convertido en un magnifico campo para testar su capacidad de proyección y aumentar su experiencia. Así, desde el año 2008, que empezaron a desplegarse los navíos militares chinos en el Golfo de Adén, se han realizado un total de 26 relevos de la fuerza (compuesta por una media de dos a tres escoltas y un navío logístico), que han protagonizado la escolta de 6.337 barcos, principalmente chinos. (Julio Maíz Sanz)

Fotografías:

·La fragata “Yulin”, al fondo el mercante OS 35. Foto: Marina de China

·Comando chinos durante el rescate del mercante OS 35. Foto: Marina de China


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.